2 de enero de 2010 09:25 AM
Imprimir

El Gobierno no tiene un plan hídrico

Es lamentable el padecimiento de la población por los desbordes de los ríos y arroyos. Si bien son fenómenos naturales, el Estado en su carácter de garante del bien común tiene la obligación de destinar recursos tanto humanos como materiales a la prevención.

Los productores nos solidarizamos con los damnificados y, lejos de ser los responsables, somos sufrientes de la situación climática. En la última semana llovieron en la zona de Urquiza, Pergamino, 300 mm. Esto sobre un acumulado en el mes anterior de otros 300 mm. Los suelos se encontraban saturados por lo que las lluvias obligadamente corrieron sobre los campos buscando cursos naturales. En Pergamino, generalmente una lluvia de estas características hubiera inundado grandes zonas urbanas aledañas al arroyo Pergamino. Pero, gracias a una obra de profundización y terraplenes realizada por la Intendencia, esto en un principio se pudo evitar. El mal menor es que los productores rurales que están aguas abajo ven inundados sus campos con las consiguientes pérdidas de cosecha. Una muestra más de las decisiones aisladas. El gobierno provincial, lejos de tener un plan hidráulico, encuentra en los productores la responsabilidad de las inundaciones de San Antonio de Areco. En esta zona, las lluvias vienen siendo mucho más abundantes y por el tipo de suelos cada milímetro que cae corre buscando el río. No había más que ver los campos encharcados sobre la ruta nacional 8 y tener en cuenta los pronósticos climáticos de "El Niño", que no casualmente se manifiesta con mayor fuerza para la época de Navidad. Pero parecería que somos una población abandonada a nuestra suerte. Gracias a la incorporación del sistema de la siembra directa, que empezó a utilizarse en los diferentes planteos productivos, el agua en vez de correr, va siendo retenida en los campos, por lo que lejos de ser los responsables de la inundación los productores moderamos el efecto. Responsabilidades La responsabilidad es del gobierno provincial y nacional. Es la falta de previsión, la dejadez en la gestión. Leímos no hace mucho un plan millonario de compra de aviones para controlar a los productores. La mentalidad de esta gestión es de persecución, nada de prevención, nada de planificación. Hace tres años que las lluvias son deficitarias para la producción agrícola. Sólo a alguien que está disociado con la realidad se le puede ocurrir que los productores hacen canales y liberan sus campos de agua. Sin contar con la falta de financiación para un fin tan disparatado. No tenemos más que viajar por la ruta 31, cosa que hago a diario, para poner en juego nuestras vidas sin que ni siquiera se hayan señalizado los pozos. Por Francisco Z. Santillán
El autor es delegado de la Sociedad Rural Argentina (SRA)
Ganadería Según Nicolás Marín Moreno, del CREA Río Quinto, pensando en un retroceso gradual del agua "los productores podrían sembrar maíz tardío en enero con doble propósito: para alimentación de hacienda o para cosecha, según la evolución del clima en enero y febrero". Otra posibilidad es el sorgo para picado o pastoreo directo. Hay que suplementar a la hacienda en los sectores más altos y asegurarles un piso seco donde puedan dormir.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *