2 de enero de 2010 09:41 AM
Imprimir

Ahora, duro contra el picudo

Qué se puede hacer para combatir a esta plaga que afecta a la producción, en un momento estratégico.

El picudo algodonero trae sus dolores de cabeza, pero los productores no se entregan, en la lucha por defender un cultivo estratégico para varias regiones.

"Lo que está ejecutando la Fundación de Lucha contra el Picudo Algodonero (FULCPA) en estos momentos es la segunda etapa de un proyecto que se aprobó en Ciencia y Técnica", manifestó el Ing. Marcelo Polak, responsable de la Fundación.

"La primera etapa se concluyó con un rotundo éxito: se logró importar el principio activo para fabricar las feromonas, se fabricaron las feromonas y se evaluaron a campo la efectividad de los dispenseres de feromonas fabricados en argentina versus los totalmente importados. Además, se evaluaron estadísticamente los resultados, con una especialista de la Facultad de Agronomía de la UNNE, que determinó que la efectividad de las feromonas nacionales es igual a las importadas, con la ventaja de que las nacionales tienen un costo menor".

Esta etapa del proyecto fue muy importante, ya que las feromonas representan el 80% de la estructura de costo del programa de monitoreo que realiza el Senasa, dijo.

"La segunda etapa que se desarrolla en estos momentos consta de lotes demostrativos de manejo del cultivo de algodón en zonas con picudo, utilizando como insumo las feromonas nacionales, y aplicación de insecticidas que FULCPA evaluó son altamente eficientes para el control de picudo. Para la realización de esta etapa se está asistiendo personalizadamente a los productores que participan del proyecto (tenemos lotes en Chaco y Corrientes)", destacó Polak.

En la lucha contra el picudo algodonero, nada mejor que tener en claro las estrategias de guerra y los consejos de la FULCPA que figuran en el Manual de Procedimiento.

Veamos algunas recomendaciones a tener en cuenta:

u Evitar el monocultivo de algodón: el control de picudo y otras plagas se simplifica si el cultivo antecesor es cualquier otro diferente al algodón.

u El perímetro de los lotes de algodón serán rodeados con trampas de feromonas 60 días antes de la siembra.

u Los lotes idealmente deberán tener entre 20 y 150 has (en lotes menores es muy alto el número de trampas por ha).

u Las trampas se colocarán a una distancia una de otra de 50 metros en los bordes del lote, si limitan con pastizales, monte o matorrales, y cada 100-200 metros, si limitan con campos de otros cultivos.

u Los cambios de feromonas de las trampas de picudo se realizaran cada 21 días, hasta la siembra del algodón y cada 14 días desde la siembra a la aparición de la primera flor blanca. Los recuentos se realizaran al menos una vez por semana.

u Si se detectan picudos antes de la siembra, se realizaran aplicaciones en el borde del lote, coincidiendo con el perímetro de las trampas, ya que los picudos son atraídos por las feromonas de las trampas y algunos quedan cerca sin llegar a entrar a las mismas.

u Las trampas deberán estar siempre en lugares soleados y sin vegetación a su alrededor. Si con las trampas se detecta alguna zona del lote con más capturas, se realizará más de una aplicación. La combinación de trampas en el perímetro del lote, aplicaciones de bordes y en todo el lote oportunamente programadas podrán diezmar las poblaciones de picudos con un gran ahorro de recursos que si las acciones se comenzaran, como recomiendan algunas publicaciones, cuando se detecten un 5 % de botones dañados.

u Los insecticidas usados deberán ser los que estudios previos hayan determinado que tienen una alta mortalidad en laboratorio, como por ejemplo Mercaptotion 1 litro/ha y Endosulfan 1,5 litros/ha.

u Las trampas destinadas al monitoreo y control deberán estar instaladas idealmente 60 días antes de la siembra, hasta la aparición de las primeras flores blancas en el lote. La oportunidad es ya

Desde la Fundación de Lucha contra el Picudo del Algodonero (FULCPA), Jorge Vartparonian manifestó que "hay una oportunidad única de atacar el picudo en este momento, ya que después de dos años de seca, su población es baja". Además, subrayó que "hacen falta trampas y feromonas en el Chaco para determinar donde sigue habiendo focos, para exterminarlos. La plata tiene que venir de Agricultura porque la provincia no tiene". "Es fundamental que el Senasa actúe allí, como actúa en el caso de aftosa con rifle sanitario, aplicando insecticidas que funcionen: no cipermetrina, sí malation o endosulfan, inteligentemente", indicó.

En tanto, concluyó que "si esta zafra se actúa inteligentemente, la plaga será controlada y después será fácil suprimir a los sobrevivientes. Si se permite que vuelva a crecer la población, la próxima cosecha será un gran problema". Y resaltó que "hace falta un toque de atención a nivel nacional, porque el algodón es estratégico para Chaco y Santiago del Estero, además de toda la industria textil del país y las desmotadoras que trabajan al 50%, pudiendo exportar y emplear mucha mas gente".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *