11 de noviembre de 2011 12:57 PM
Imprimir

Revisión de los problemas entéricos producidos por Escherichia coli en porcino

La bacteria es una causa importante de diarrea en maternidad y transición en todo el mundo.

John M. Fairbrother hace un repaso del problema de las diarreas por colis en cerdos en maternidad y transición. El especialista recomienda vacunar a las madres durante la gestación y hace hincapié en la utilización de vacunas vivas por vía oral en los lechones.

Un artículo* del canadiense John M. Fairbrother publicado el mes pasado hace un repaso del problema de la diarrea causada por Escherichia coli en porcino maternidad y transición. E. coli es una causa importante de diarrea en estas fases en todo el mundo, con pérdidas econó­micas importantes debido a la morbilidad, la mortalidad y la disminución de la ganancia de peso. Las cepas del patotipo más importante para los cerdos, E. coli enterotoxigénica (ETEC), producen enterotoxinas respon­sables de los síntomas clínicos de diarrea. La gravedad de la clínica y la prevalencia de la enfermedad pueden estar muy influenciadas por factores de riesgo como estrés, destete, bajo nivel de lácteos en la dieta y presen­cia de otras infecciones.

La detección e identificación de la bacteria permite un diagnóstico temprano y preciso de la enfermedad y la elección adecuada del tratamiento antimicrobiano, frente a los cuales se viene observando un aumento de las resistencias. Un diagnóstico preciso también ayuda en la toma de decisiones para poner en marcha las estrategias más efectivas y apropiadas para la prevención y el con­trol de futuros brotes, para reducir la dependencia de las terapias antibióticas.

En cerdos neonatos los programas de prevención deben incluir bue­na higiene, temperatura ambiental adecuada, correcto aporte de calostro y elevado nivel de inmunidad mediante la inmunización materna con vacunas co­merciales dirigidas a los antígenos de unión ETEC.

En lechones destetados, los programas de prevención deberían incluir una desinfección concienzuda entre lotes y un estrés ambiental mínimo. Para ayudar a reducir el número de E. coli patógena y prevenir la diarrea se pue­den implementar medidas alimentarias como la restricción del consumo de pienso o dietas con alto contenido en fibra, o la complementación del pienso con ingredientes como ácidos orgánicos, óxido de cinc, prebióti­cos, probióticos o arcillas minerales naturales y modificadas. Se han utili­zado diversas estrategias para conferir inmunidad pasiva para la prevención de diarrea posdestete, con resultados variables. Esto puede hacerse com­plementando el pienso con plasma porcino desecado o huevo en polvo de gallinas vacunadas.

Hay pocas vacunas comerciales disponibles para la prevención de la diarrea posdestete en transición. Últimamente se ha de­mostrado que una vacuna viva administrada por vía oral puede prevenir eficazmente la diarrea causada por ETEC:F4 en los virotipos de E. coli más frecuentes, y está disponible en varios países.

*John M. Fairbrother. Prevención de diarreas por Escherichia coli en lechones. Suis 81, octubre 2011, pp. 14-22

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *