12 de noviembre de 2011 11:11 AM
Imprimir

Una agricultura cada vez mejor

En el exterior existe un alto concepto de la agricultura argentina. Esto lo pude comprobar durante un reciente encuentro realizado en Berlín, Alemania, del que participaron distintos integrantes de la cadena de valor de los alimentos de todo el mundo.

Coordinado por Croplife int., el “Stewardship dialogue” fue un excelente ámbito para explicar cómo trabajamos los agricultores argentinos.

¿Cuál es el significado ” Stewardship “? Simplemente se refiere al cuidado, custodia -y hasta una pizca de pasión también-, para hacer una agricultura cada vez mejor, poder demostrarlo y comunicarlo, transparentando cada vez más los procesos y permitiendo que se auditen y mejoren.

Se trata de respetar especialmente el medio ambiente en cada paso de la producción y a todas las personas involucradas en la cadena. Es un concepto tan fácil de entender, como también tan importante y crucial para la agricultura y toda la cadena de valor de los alimentos.

El stewardship implica incorporar la máxima responsabilidad en el uso de fitosanitarios y semillas, que son utilizados en nuestro país en grandes volúmenes, para luego continuar con esa misma responsabilidad en el almacenaje de los productos una vez cosechados, su posterior envasado si se requiere, distribución y transporte, hasta los consumidores nacionales o en el exterior.

Pero resulta fundamental que este proceso de cuidado sea promovido por la integridad de los miembros de la cadena de valor.

El concepto de ” stewardship ” complementa las regulaciones y legislación existentes. Y ahí está la primera gran diferencia: nace de los propios integrantes de la cadena y tiene que ser promovido por ellos, ya sean agricultores, distribuidores de insumos, laboratorios, o semilleros. Apunta a la búsqueda continua de los distintos actores de la cadena para mejorar los procesos continuamente y no esperar a la norma que nos lo indique. En definitiva, apunta a la búsqueda del mejoramiento continuo sin esperar que una norma lo exija, sino adelantándose a perfeccionar los procesos.

Como ejemplo de esto, me refiero a la búsqueda por un mejor equilibrio entre los cultivos manteniendo rotaciones, a una mayor difusión de la siembra directa, al correcto uso de fitosanitarios, a continuar avanzando con programas como Agrolimpio para la deposición final de envases de fitosanitarios y su posterior reciclado, y al perfeccionando del uso de los refugios para cultivos genéticamente modificados que así lo requieran.

Desde el principio

Diariamente crece la necesidad de conocer el origen de los alimentos que consumimos, cómo se producen, con qué tecnologías, el impacto que genera su producción en el medio ambiente y la sociedad. En definitiva, la pregunta del consumidor es y seguirá siendo ¿de dónde y de qué manera llegan los alimentos a mi mesa?

Bienvenida la demanda y la oportunidad que aparean estas necesidades para la Argentina. Tenemos al alcance de la mano la oportunidad de oro para que la Argentina se destaque como productor confiable de alimentos, con agricultores dedicados a un nuevo concepto, el stewardship , en toda su cadena de valor, desde la investigación y el desarrollo hasta el plato del consumidor.

Una palabra nueva, pero que abarca conceptos en los que tanto los productores, la industria, el gobierno y los consumidores ya estamos promoviendo. Un concepto que el mundo transita y en el que la Argentina puede hacer la diferencia en un mundo que lo demanda y lo necesita.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *