12 de noviembre de 2011 11:49 AM
Imprimir

ADP mostró las herramientas para transitar la autopista de la productividad

URUGUAY : Agronegocios del Plata exhibió su potencial tecnológico para simplificar un negocios complejo

El jueves 3 de noviembre pasado amaneció fresco y con sol, y luego se transformó en un día de cielo celeste y caluroso. Ese fue el marco de la Jornada de Trigo y Agronegocios 2011, que organizó Agronegocios del Plata (ADP) en El Bravío, en las afueras de Dolores.

“ADP es el GPS de la agricultura uruguaya”, sentenció el director de  la empresa, Marcos Guigou, a modo de síntesis de los propósitos que persiguen. En la jornada se intentó responder “hacia dónde vamos” con la certeza de que “el camino de la productividad se logra con la correcta combinación de elementos”.

El GPS, cada vez más utilizado en el campo uruguayo, fue mencionado por Guigou como una metáfora del momento que se vive. Por un lado, marcar el camino antes de iniciarlo deja energías para otras actividades importantes, como pensar hacia dónde va la marcha y cuáles son los objetivos. Por otro, si hay un desvío aparece la palabra “recalculando” para volver a la senda correcta. En un negocio complejo, hay que simplificar, es decir, usar el GPS.

En la cancha

Unas 900 personas disfrutaron de cuatro conferencias por la mañana, más un viaje en chatas y camionetas hasta las bases productivas, donde se apreció el estado de las distintas variedades de trigo, que será cosechado en las próximas semanas.

Luego la caravana se trasladó a otra chacra, donde se aplica la agricultura por ambientes, con herramientas como el avión no tripulado, que mide la calidad de los suelos y que sobrevoló el lugar en dos ocasiones.

Por la tarde, en otro predio, una muestra de maquinaria activa mostró lo último en tecnología John Deere para la producción agrícola. Como cierre de la jornada, de regreso en el galpón que cumplió el papel de anfiteatro con tres pantallas gigantes, el público compuesto por empresarios, técnicos y productores escuchó dos charlas sobre los mercados.

Al caer la tarde, los rostros sonrientes de los anfitriones y el agradecimiento de los visitantes bajaron el telón.

Investigación y testimonio

Philippe Lonnet, gerente de Investigación de semillero Florimond Desprez y creador de la variedad de trigo Nogal, abrió el fuego. Luego de contar la historia de la empresa, que cuenta con 800 empleados en Francia y factura US$ 20 millones al año, Lonnet dijo que el objetivo que persigue es seleccionar las variedades de trigo por productividad, calidad y resistencia a las enfermedades.

Lonnet, quien dijo a El Observador Agropecuario que vio “muy bien” los lotes de trigo Nogal que  después se vieron en la recorrida de campo, que en la selección por resistencia a enfermedades “estamos trabajando con marcadores moleculares que permiten detectar genes por el genoma de la planta”, aunque advirtió que eso “no elimina la observación visual”.

El segundo orador de la mañana fue el farmer estadounidense Robert Blair. Tiene su establecimiento en la localidad de Kendrick, en el estado de Idhao, en el noroeste de EEUU. En un inglés veloz que varias veces dejó por el camino a la traductora, Blair basó su testimonio en un aspecto clave de la producción moderna: la agricultura por ambientes y la agricultura de precisión.

Blair dijo que esta última comienza con la recolección de datos y sigue con el monitoreo del campo. “Hay que saber lo que tenemos. Somos administradores de nuestros campos, no solo propietarios”, aseguró.

Entre la artillería tecnológica, Blair utiliza en su campo estaciones meteorológicas, teléfonos inteligentes, riego por sensores remotos, avión no tripulados (como tiene ADP) para detectar la condición del suelo “y detectar problemas”, como una vez que ciervos le comieron cultivos de arvejas y de garbanzos.

Luego de reseñar todo lo que utiliza en su campo, Blair fue rotundo al decir que “la tecnología llegó para quedarse”, aseguró que en EEUU “20% de los agricultores ya la adoptó” y pronosticó que “ahora vamos hacia la robótica”.

Antes de realizar la recorrida por los cultivos, de comparar trigos regados versus no regados, y  escuchar las explicaciones técnicas sobre el trabajo del avión no tripulado, que entre otras cosas permitió a ADP saber un mes antes cuánto trigo cosechará, habló el empresario argentino Gustavo Grobocopatel.

Aunque le aburre que le digan que es “el zar de la soja”, el CEO de Los Grobo y socio de ADP desde 2003, dijo que Uruguay fue el lugar “donde ocurrieron los cambios más profundos” y recordó que la producción de granos “aumentó ocho veces en 10 años” pero advirtió que “la productividad estuvo estancada”.

Grobocopatel dijo que la agricultura por ambientes “es el nuevo paradigma de la agricultura” e instó a los presentes a incorporar la tecnología y agregar valor.

Un GPS para no perderse en el camino

 “Estamos en un escenario complejo –el agronegocio–, donde todo el mundo quiere estar y todo el mundo ofrece soluciones”, dijo el director de Agronegocios del Plata (ADP), Marcos Guigou, en un momento de su disertación en la Jornada de Trigo y Agronegocios 2011. “Cada vez hay más proveedores y más opciones”, acotó.

Guigou agregó que en ese contexto la propuesta productiva de ADP, de usar la tecnología disponible, busca que “en un mundo impredecible se minimicen los pronósticos y bajen los riesgos”.

¿Y por qué ADP es el GPS de la agricultura?, se preguntó. Y respondió: “Porque en un mundo cada vez más complejo provee, con más caminos y más velocidad, soluciones probadas, prácticas y sencillas. Porque ordena las ideas para que el que produce concentre sus energías en producir y ganar. Porque desarrolla y comparte tecnologías para bajar el costo por tonelada”.

Luego de reafirmar que “conocemos el camino”, Guigou remarcó que “la productividad será la solución a los problemas (de erosión) de suelo” y contó que en su campo lleva 24 años de cultivos sin pasturas y se lo ve “uniforme”. “Nos frustra la baja productividad”, dijo el director de ADP y recordó que en Uruguay el promedio de la soja es 1.600 kg/ha, en tanto en Río Grande del Sur (Brasil) es de 2.850 kg/ha.

Guigou reseñó que el GPS de ADP ofrece la adopción de conocimientos en trigo (jornada, genética, manejo), soja, uso del riego, la certificación RTRS, una web interactiva –el trabajo en red– y la agricultura por ambientes, el producto estrella que resume todas las variables en productividad por metro cuadrado.

De “zar de la soja” a “rey de las legumbres”

El empresario Gustavo Grobocopatel, CEO de Los Grobo en Argentina y socio de Agronegocios del Plata (ADP) en Uruguay, dijo que “más que zar o rey de la soja deberíamos ser reyes de las legumbres”. Grobocopatel, quien es considerado el mayor productor de soja de la región, recordó que la oleaginosa “es una proteína que en China, el principal comprador, se come como si fuera la carne vacuna o de pollo”. El empresario argentino alertó que India, el otro gigante que despierta al consumo, “tiene una población que es vegetariana y se estima que importará unos 20 millones de toneladas de alimentos al 2020. Ahí tenemos una oportunidad de diversificar la producción y venderle legumbres a India”.

En otro tramo de su disertación, Grobocopatel insistió en agregarle valor a la producción y remarcó que “hay que hacer las cosas bien en lo local e integrarse al mundo”. El empresario imaginó a ADP, “una empresa con valores familiares, fusionada con empresas profesionales que se guían más por la razón que por el corazón”.

Hacia una cosecha récord de trigo

Ningún lugar mejor que el corazón agrícola del país para anunciar la cosecha de trigo que comenzará en un mes. En total se recogerán 1,92 millones de toneladas del cereal, todo un récord.

Si bien ya se especulaba que el área de trigo había llegado a las 600 mil hectáreas, fue el representante de Agrosud SA Internacional Brokers, Fernando Villamil, quien confirmó los datos en el cierre de la 7a Jornada de Trigo y Agronegocios 2011 organizada el jueves pasado por la empresa Agronegocios del Plata (ADP).

El rendimiento promedio nacional será de 3.200 kilos por hectárea.

Villamil dijo que, tanto en área como en producción, la campaña triguera 2010/2011 será “la más grande de la historia”, o habría que remontarse “a algún año de la década de 1950”.

El especialista anticipó que “el principal destino de la cosecha de trigo será la exportación, un hecho que ocurrirá por cuarto año consecutivo”.

Del total del cereal, cuya cosecha fuerte comenzará en un mes, 465 mil toneladas serán para el consumo interno y 1.455.000 toneladas para la exportación.

Un dato interesante que mencionó Villamil fue que se consumirá este año el doble del grano para forraje de los animales que se utilizó el año pasado. Pasará de 5.000 a 10 mil toneladas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *