14 de noviembre de 2011 11:05 AM
Imprimir

Transparencia o derroches

SUBSIDIOS

La falta de transparencia en la política de subsidios puede generar derroches de hasta el 3,1% del Producto Bruto Interno (PBI), según reveló un estudio privado.
     Por el contrario, condiciones de mayor cristalinidad en la asignación de esos recursos, podría achicar el margen para eventuales actos de corrupción.
     El trabajo fue desarrollado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) que, durante casi dos años, analizó la información disponible sobre las transferencias de dinero hacia proveedores de gas, empresas de transporte de pasajeros (colectivos) y productores de alimentos de consumo masivo.
     “Para garantizar transparencia, la información debe ser visible, fácil de localizar –en Internet, por ejemplo–, verificable y utilizable”, planteó la directora del programa de política fiscal de CIPPEC, Luciana Díaz Frers. Ese requisito no es cumplido, en general, por las dependencias estatales consultadas.
     Las transferencias a empresas de colectivos mediante el fondo fiduciario del Sistema de Infraestructura de Transporte (SIT) y las hechas por la ya extinta Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) treparon a 5.609 millones de pesos durante 2009 (2,5% del gasto devengado de ese mismo año).
     La gestión de subsidios resulta más vulnerable a hechos de corrupción, generalmente por la combinación de tres elementos:
* Discrecionalidad.
* Asimetría de la información (favorece a los más poderosos con capacidad de lobby).
* Dificultades para ejercer un control del dinero destinado a los fondos fiduciarios.
     Los subsidios al sector privado representaron casi 14% del gasto público de acuerdo al presupuesto 2010, antes del anunciado recorte de 600 millones de pesos. A diferencia de lo asignado a salarios, jubilaciones y pensiones, servicios de la deuda y otros fondos, su ejecución está sujeta a una mayor discrecionalidad. Este año, superan los 70.000 millones de pesos.
     Otro elemento que favorece la vulnerabilidad son los intereses de determinados sectores o empresas en acceder y beneficiarse con estas transferencias, presionando para que subsista cierta “asimetría de información” en busca de excluir a potenciales beneficiarios.
     En algunos casos, como el que involucra a los proveedores de servicios públicos de transporte de pasajeros y gas, se suma un tercer factor: la administración a cargo de fondos fiduciarios.
     “La falta de transparencia perjudica, sobre todo, a los más pobres”, subrayó Eugenia Braguinsky, especialista de CIPPEC en acceso a la información, cuando presentó una página de Internet que ofrece los datos de la investigación (www.modelosubsidios.com.ar).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *