3 de enero de 2010 16:14 PM
Imprimir

Un año con viento a favor, si "El Niño" no se porta mal

Los analistas de los mercados globales creen que durante el 2010 las condiciones serán favorables para las cadenas que producen alimentos y commodities. Pero plantean dos factores que podrían limitar -parcialmente- el desempeño de la agroindustria argentina. El debilitamiento de las cotizaciones, si se confirman las cosechas sojeras récord de la región. Y la amenaza de que El Niño se pase de rosca en el otoño, "inunde" los lotes y complique la cosecha de los granos gruesos (y la producción de leche y carne).

En los mercados mundiales, la evolución de los precios de los granos va a estar sujeta a cierta volatilidad. A partir de las buenas expectativas -la brisa a favor- que se espera para este año, el último informe de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) se plantea si es factible una nueva escalada de precios altos, similar a la de la etapa 2007/8, que rompió la leve tendencia a "la baja" que se mantuvo durante más de tres décadas.La conclusión es que no se registraría una tendencia tan acelerada. Los especialistas de la FAO determinaron que los stocks globales de cereales no son tan bajos como hace dos años. Se prevé que la utilización mundial de cereales va a aumentar rápidamente en 2009/10 -debido en parte al debilitamiento de los precios-, pero la expansión productiva todavía permitiría un pequeño aumento en el volumen de las existencias mundiales de cereales. Según los pronósticos, estás reservas alcanzarían el nivel más alto en ocho años, al cierre de las campañas que terminan en 2010.Además se estima que la demanda de cereales y oleaginosas para biocombustibles va a ser firme, pero sin el sorprendente vértigo del 2007. "En los Estados Unidos, el uso de maíz para etanol se incremento un 14% está ultima temporada, en cambio, en el clímax de la escalada de precios, el ritmo de crecimiento era del 40%", precisa el informe del Sistema Mundial de Información y Alerta sobre la Agricultura y la Alimentación (publicado en diciembre).Al margen de lo que suceda en el 2010, lo interesante es que el informe "Agricultura y precios de los alimentos", de la oficina de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, augura vientos favorables para los países de base agrícola durante los próximos diez años. "Las causas estructurales del aumento de los precios siguen vigentes y se espera que afirmen las cotizaciones en esta década", asegura este estudio.¿Cuáles son los factores estructurales? El crecimiento de la población y los mayores niveles de ingreso de las personas que viven en economías en desarrollo (con China y la India a la cabeza). Los factores temporarios, que también pueden tener un impacto significativo en los precios durante períodos cortos de tiempo, son las condiciones climáticas adversas en países exportadores de commodities, las restricciones y barreras en el comercio y la especulación bursátil. En estos últimos años, a partir de los biocombustibles, el precio del petróleo también tracciona o deprime las cotizaciones de los granos.Las oleaginosasLos productos del complejo sojero (porotos, aceite y pellets de soja) son la principal exportación de la Argentina. Como se explicaba, la FAO advierte que es posible un descenso en los precios si se concreta una importante cosecha en Sudamérica. No hay que olvidar que Brasil y Argentina son el segundo y el tercer productor mundial).En contraste, en el mercado de grasas y aceites la demanda va a seguir siendo apretada y debería impulsar los precios. Es una noticia importante para el país, que es líder mundial en producción de aceite de soja. "Las compras chinas son el factor más significativo del lado de la demanda", agrega el informe de la Comisión Europea.El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estima que la producción mundial de oleaginosas (soja, girasol y canola, entre otras) alcanzará las 428,6 millones de toneladas en 2009/10. Hay una caída relevante en la estimación de la cosecha de girasol. "Se proyectan 30,7 millones de toneladas, un millón menos que el mes pasado, por el descenso de las estimaciones de producción en Argentina y Rusia", afirman los técnicos del USDA."Las causas estructurales del aumento de los precios siguen vigentes y se espera que afirmen las cotizaciones en esta década", aseguran los técnicos de la Comisión Europea./// en relaciónEl mercado mundial lácteoRecuperación. El USDA estima que los tambos argentinos producirían 10.300 millones de litros de leche."Los precios de los lácteos están en subida otra vez", reconoce el último relevamiento de la FAO. Desde su reciente baja en febrero del 2009, el Índice Internacional de Productos Lácteos (que elabora este organismo internacional) ha crecido un 80% y así ha retornado a los niveles de agosto de 2008."La principal causa es la declinación de las exportaciones de la Unión Europea y de Estados Unidos", asegura la FAO. Lo interesante es que esto sucede a pesar de que el mayor líder global de ventas (Nueva Zelanda) está incrementando sus envíos. Otra vez, la demanda asiática -y de varios países productores de petróleo- es "la fuerza" que eleva los precios.Recientemente, se publicó el reporte anual del USDA sobre el mercado lácteo argentino 2010. Las expectativas son buenas. El USDA espera que los tambos argentinos produzcan 10.300 millones de toneladas de leche durante el 2010. Si esta cifra se alcanza, sería el valor más significativo de los últimos diez años (una cantidad similar a la que se había logrado en 1999). La recuperación se asienta en dos pilares. Las buenas lluvias para hacer reservas de silo y la capacidad ociosa que todavía puede aprovechar la industria láctea nacional.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *