15 de noviembre de 2011 11:09 AM
Imprimir

Argentina debe regenerarse moralmente

El ex ministro de Economía de Argentina Orlando J. Ferreres (foto), responsable de la compañía OJF, especializada en economía, negocios y finanzas, y columnista del diario La Nación, escribió ayer en ese matutino una columna titulada ¿Qué es lo urgente?, y ensaya algunas respuestas que él considera pasan por la mente del lector.

“Muchos dirán que lo urgente es dar una solución al problema del tipo de cambio pues hay pérdida de reservas y por lo tanto se debe tomar una decisión inmediata”; otros “que lo más urgente es la inflación, que es alta, y que es necesario volver rápidamente al 3-4% anual”; el “gasto público” que asciende a US$ 210.000 millones”. Todo estos temas “pueden ser” urgentes, contesta Ferreres.

Aún encontraremos quienes dirán que “lo urgente” es “dar una respuesta a la inseguridad, o la eliminación de los subsidios a los pudientes, o encontrar la solución a la crisis energética que nos obliga a importar, o el trabajo informal de unos 4 millones de personas, o arreglar con el Club de Paris”. “La lista de medidas urgentes es larga y podría serlo aún más, según las preferencias de cada uno”, asegura.

Sin embargo a renglón seguido es contundente al afirmar que “no estoy de acuerdo con esa lista de medidas urgentes”, y explica que según él cree “lo urgente es volver a que los argentinos tengamos un comportamiento moral. Lo que está bien, que esté bien y lo que está mal, mal”. “Desde hace mucho (los argentinos) no somos claros, conciliamos todo bajo el famoso cálculo de la conveniencia. Y eso tiene sus grandes costos: nos ha traído la decadencia relativa de la Argentina”.

“Necesitamos volver a un pensamiento razonado que permita contemplar el país del futuro pensando en los hijos y nietos, es decir pensar en el largo plazo. Requerimos tener una estrategia de país. Necesitamos ponernos de acuerdo por encima de las abstracciones de la ideología que no razona sino que instrumenta. Necesitamos llegar a ser esas personas que sean capaces de no ceder cuando se nos diga que la inteligencia está de más o que vale mentir para ser más exitosos”, reflexionó el economista.

Denuncia la presencia de “políticos que abandonan sus ideas y se cruzan de partido por el cálculo de mayores votos que incluso después no llegan pues el pueblo se da cuenta del engaño”, la “imposibilidad para ponerse de acuerdo para sacar alguna ley muy necesaria” y la que “inmoralidad y la conveniencia son las guías de nuestros dirigentes, pero no sólo de los dirigentes sino también de casi todos los argentinos”.

REGENERACION. Ferreres reclama “una regeneración moral” porque “todos los argentinos sabemos lo que está bien y lo que está mal y no parece importarnos. Nuestra falta de moral es llamativa. No nos atenemos a principios. El fin individual es nuestro objetivo. Los medios pueden ser de cualquier tipo, buenos o malos y eso aunque sepamos que obrar así es incorrecto”.

Agrega que arreglar los problemas de la lista de urgencias no será una solución verdadera si antes “no arreglemos nuestro problema moral y el de nuestros dirigentes”.

Por lo tanto, “lo más urgente” es “volver a la moral en política (…) todos necesitamos cambiar”. “No podemos seguir con nuestras almas tibias, conformistas, para las cuales todo está bien. Necesitamos gente que piense el futuro, gente apasionada para que este cambio no quede en palabrería o moralina y se convierta en realidad”, finaliza el reconocido economista y analista argentino.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *