16 de noviembre de 2011 12:48 PM
Imprimir

Quieren arruinar al sector remolachero español

La eliminación del sistema de cuotas conllevaría la desaparición del régimen de precios mínimos, haciendo totalmente inviable el cultivo de remolacha en los países con mayores costes de producción, caso de España.

 Dacian Ciolos falsea la realidad al sostener que “la eliminación de las cuotas mejorará las perspectivas del sector a largo plazo, porque podrá competir con los Países en Vías de Desarrollo –PVD-, que ahora disfrutan de exportaciones ilimitadas hacia la UE”. Esto no es cierto, ya que las importaciones desde los PVD (entre ellos Brasil, el mayor exportador mundial) siguen contingentadas; únicamente tienen acceso ilimitado las producciones de los Países Menos Avanzados –PMA-, cuyas exportaciones hacia la UE son mínimas.

– La totalidad del sector remolachero-azucarero español, productores e industrias, se ha posicionado claramente a favor del mantenimiento de las cuotas. En consecuencia, esta posición es una exigencia al gobierno que salga de las elecciones del 20-N. De no apreciar una voluntad inmediata del Ejecutivo en este sentido, no descartamos iniciar un proceso de movilizaciones.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) denuncia que, tras la supresión de las cuotas de azúcar el 30 de septiembre de 2015, se esconde el interés por desmantelar el tejido productivo de todo el sector remolachero-azucarero de nuestro país. La desaparición de las cuotas conlleva la eliminación del régimen de precios mínimos y, sin un precio atractivo, la producción de remolacha en España estará abocada a la desaparición, pues tiene mayores costes productivos derivados de sus necesidades de regadío.

Ambos instrumentos, cuotas y precios mínimos, han sostenido la estabilidad de la producción de remolacha y azúcar en la UE, y su supresión sólo puede interesar a determinados países productores. Para España, a pesar de estar a la cabeza europea en rendimientos, significaría el desmantelamiento total del tejido productivo asociado a dichas producciones, que son estratégicas para la economía y el empleo en amplias zonas de nuestros regadíos. Por su parte, el consiguiente riesgo de desabastecimiento de la industria tendría graves consecuencias, como la desaparición de numerosos puestos de trabajo o las evidentes repercusiones para los consumidores.

Las intenciones de la Comisión Europea, defendidas por el Comisario Dacian Ciolos, son aún más reprobables cuando además se justifican con datos sesgados o directamente falsos: no es cierto que los PVD disfruten de exportaciones ilimitadas hacia la UE, ya que las importaciones desde estos países, entre los que se encuentra Brasil, que realiza casi el 70% de las exportaciones mundiales de azúcar, siguen contingentadas. Únicamente tienen acceso ilimitado las producciones de los PMA, pero sus exportaciones en la UE son escasamente representativas, al margen de las que se realizan en el marco de los acuerdos preferenciales tradicionales que desde hace décadas se incluyen en el balance de aprovisionamientos de azúcar en Europa.

Para COAG, en consonancia con el posicionamiento conjunto de la totalidad del sector remolachero-azucarero español, es totalmente inaceptable la propuesta del Comisario Ciolos. En consecuencia, exigiremos al gobierno que salga de las elecciones del 20-N una posición de estado clara y rotunda en este sentido; es fundamental que el estado español defienda el mantenimiento del sistema de cuotas, con un reparto equitativo de las mismas, y con un sistema de precios mínimos mejorado. Es igualmente necesario que se mantengan las medidas de mercado destinadas a proteger el mercado interior de las fluctuaciones, así como la opción de concesión de ayudas al cultivo hasta 2020, con el objeto de favorecer el incremento de la productividad que asegure la rentabilidad de las explotaciones remolacheras.

COAG sostiene que, en caso de no apreciar por parte del gobierno la voluntad inmediata de defender este planteamiento unánime del sector remolachero-azucarero español, no descartamos exigírsela e iniciar un proceso de movilizaciones.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *