4 de enero de 2010 14:11 PM
Imprimir

El Gobierno cumplió solo uno de los 14 reclamos centrales del campo

En medio de pedidos de las bases más combativas para que se lance un nuevo paro agropecuario y del gesto oficial para los trigueros de Entre Ríos, por el que el Gobierno anunció el último día hábil de 2009 un acuerdo con exportadores para la compra de de 240.000 toneladas del cereal durante enero a precio justo y el otorgamiento de créditos a tasa subsidiada para que el productor retenga el trigo, la mesa de enlace rural tendrá mañana su primer encuentro 2010, con la mirada puesta en una revisión integral de los problemas que aquejan al sector.

Con el balance de los objetivos del año anterior, y sobre todo lo logrado, los líderes nacionales de las gremiales del campo trazarán la estrategia para reposicionar sus reclamos ante el Gobierno y, a la vez, ante el Congreso, donde el sector cuenta con una decena de referentes surgidos de las entidades.

El salto de la política gremial a la política nacional fue, sin dudas, el mayor logro de los dirigentes rurales en 2009. Y tal vez el único, en un año signado por la profunda sequía y que terminó con inundaciones, que generan dudas para la cosecha que vendrá.

Ese triunfo político se contrapone con lo logrado en los reiterados intentos de diálogo que las cuatro entidades rurales llevaron adelante con el Poder Ejecutivo. Porque ese balance es contundente, por lo negativo.

Según un informe elaborado por el Instituto de Estudios Económicos de Sociedad Rural (SRA), de los 14 puntos centrales que el campo adoptó como agenda sectorial, solo uno de los pedidos fue cumplido. Se trata de la declaración de emergencia y/o desastre agropecuario para las zonas afectadas por la sequía, que obtuvieron exenciones impositivas.

Un reclamo, histórico, del agro cumplido a medias fue la creación del Ministerio de Agricultura. No obstante, SRA hizo hincapié en que “no tiene espacio político suficiente para la toma de decisiones por sobre la intervención” del mercado desde la Oncca y de Comercio Interior.

Ernesto Ambroseti, economista jefe del instituto de SRA, expuso que entre los muchos asuntos que quedaron sin respuesta por parte del Gobierno, los más acuciantes siguen siendo la falta de mercado para el trigo y el incumplimiento de la promesa de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de reintegrar las retenciones de trigo y maíz para los pequeños y medianos productores.

“Hace 3 meses que la Presidenta anunció la devolución y todavía sigue sin reglamentarse”, indicó Ambroseti. En cuanto al trigo, explicó que esta semana estarán disponibles entre 3,5 millones y 4 millones de toneladas del cereal del sur bonaerense para el cual no hay precio. “No existe mercado para el trigo. No sirvieron los acuerdos para darle el precio pleno al productor y generar competencia en el mercado”, puntualizó.

Las cuentas pendientes del Ejecutivo contabilizadas por el informe van desde la negativa a eliminar las intervenciones de Comercio Interior en el mercado de la carne, los lácteos y los granos; hasta el rechazo a discutir una disminución o eliminación de los derechos de exportación; pasando por la falta de cumplimiento de promesas para incentivar la ganadería, la siembra de maíz y la producción láctea.

Sobre esa base, los líderes rurales discutirán sus próximos pasos. Desde Confederaciones Rurales (CRA), que dirige Mario Llambías, se enfatizó que “a pesar de que fue un año extremadamente duro, desde lo climático, productivo y político. “Nos trabaron, nos prohibieron comercializar, nos quitaron, nos culparon. Así y todo no estamos de rodillas. Estamos mas enhiestos que nunca, dispuestos a dar una nueva muestra del potencial que tiene el campo”, enfatizó la entidad.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *