18 de noviembre de 2011 13:22 PM
Imprimir

Un “combo” de fondos provinciales

CORDOBA : Mientras el Gobierno nacional habilita fuertes ajustes en las tarifas energéticas, vía poda de subsidios, provincias como Córdoba y Santa Fe buscarán más recursos del agro mediante la creación o incremento de los “fondos específicos”.

Si “el modelo” enfila hacia un sinceramiento de precios cuya más reciente versión, la de esta semana, hace blanco sobre las tarifas energéticas y la quita de subsidios, ese destape mantiene por el momento relegado al tipo de cambio, una variable significativa para las commodities del agro.

Con el atraso que ya acumula, el “dólar agrario” se perfila con recortes adicionales, producto del nuevo reacomodamiento de costos. De por sí, el impacto de las retenciones y de las restricciones cuantitativas (cupos a las exportaciones), han determinado que los productores deban componérselas con un tipo cambio diferencial y volátil para alcanzar sus metas de competitividad.

Esta semana se agregaron otras novedades con impacto inmediato o cercano sobre las cuentas agropecuarias: una fue la exigencia del secretario de Comercio Interior a los proveedores de insumos para que frenen la importación de fertilizantes y agroquímicos en plena campaña gruesa (una receta que busca esterilizar la salida de más dólares).

 

Las provincias, por más. La otra es el avance de los proyectos en las Legislaturas provinciales para actualizar el impuesto Inmobiliario y otros tributos. La versión más “creativa” provino de un grupo de legisladores santafesinos, con un proyecto para gravar con Ingresos Brutos las exportaciones de soja y sus derivados.

Aunque también apelará al atajo de los “fondos específicos”, el proyecto se diferencia –tanto en la fuente como en el destino– de la ley impositiva que se apresta a sancionar la Legislatura cordobesa: en su caso, los santafesinos anuncian que buscarán en el agro recursos para atender el déficit habitacional y también para el fomento de la industria.

En Córdoba, en tanto, el mayor incremento del impuesto territorial propone engrosar un fondo de infraestructura, el de los gasoductos.

Las Bolsas de Comercio de Santa Fe y de Rosario salieron al cruce con notas a las Cámaras para advertir que la ley de coparticipación federal de impuestos no permite que las provincias graven con Ingresos Brutos a la actividad de exportación.

Entre otros argumentos, mencionan que el proyecto no sólo va en contra del principio universalmente aceptado de “no exportar impuestos” sino que, además, atentará contra la competitividad de las inversiones radicadas en la región.

Pero también lo cuestionan por cuanto tendrá un efecto cascada sobre los consumidores y un traslado a costos de los eslabones anteriores de la cadena, lo que terminará repercutiendo sobre el productor agropecuario.

Los productores santafesinos y cordobeses, además, están bajo el mismo intríngulis económico, que ha impactado sobre sus ingresos: el incremento mayor a un 30 por ciento en sus costos de explotación agrícola en dólares durante los últimos dos años (2009-2011), junto con otros aumentos, como los del transporte marítimo, según cálculos de la Bolsa de Rosario.

Inseguridad tributaria. Ayer, en su presentación en la audiencia pública de la Legislatura de Córdoba, la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez) hizo referencia a la “inseguridad tributaria”, que emerge de un sistema inestable, sin reglas de juego claras, porque impide saber cuál será el costo impositivo y tener un parámetro (inflacionario u otro) que sirva de guía al momento de decidir una inversión.

Por esto, la entidad propuso no sólo moderar el aumento del Fondo de Infraestructura y Gasoductos, como mínimo en un 50 por ciento, sino además que una parte sea derivada al fondo de mantenimiento de los caminos rurales, al Fondo Agropecuario y a infraestructura relacionada con el sector.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *