18 de noviembre de 2011 14:46 PM
Imprimir

Supersoja: ya ocupa el 65 por ciento

Finalmente, la superficie sembrada con soja alcanzó los 19 millones de hectáreas, lo que indica un incremento del 2 por ciento respecto de la campaña 2010/11.

El aumento del área sojera continúa sin pausa desde 1970 y ya alcanza el 65 por ciento en relación con el cultivo de cereales, según estiman los analistas. Los buenos precios internacionales y la no intervención del Estado en la comercialización de la oleaginosa se mantienen como la mejor opción para el productor, aun considerando la mayor siembra de cebada.

Las estimaciones del Ministerio de Agricultura y de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires coincidieron en el aumento de la superficie a sembrar con soja del ciclo 2011/12. Para el Gobierno, el clima favorable de las últimas semanas impulsó las perspectivas del cultivo, con una cosecha que podría ser de entre 52 y 53 millones de toneladas, pese a que persisten los temores de los agricultores a que el fenómeno climático La Niña provoque una merma de lluvias a partir de diciembre. «Gracias a las oportunas lluvias registradas en los primeros días de noviembre se ha generalizado la siembra de soja en las diferentes zonas productoras del país», señaló la cartera agropecuaria en su estimación mensual de producción.

Preocupación

No obstante, en el Ministerio de Agricultura persiste la preocupación por la resistencia a producir otros cultivos. «Lo importante son los coeficientes entre cereales y soja. Crece el número, pero no la relación. Ahora son 19 millones de hectáreas de soja, pero hay un millón más de maíz y sorgo que el año pasado», se entusiasmó ayer una fuente oficial ante la consulta de este diario.

Asimismo, desde la cartera agropecuaria se reconoció que «la única manera de que la relación cambie es que los niveles de ingresos sean iguales o superiores a la soja» para los cultivos alternativos.

En el mismo sentido, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires señaló en su Panorama Agrícola Semanal que las «mejores reservas hídricas en profundidad permiten prever una mayor área de soja a implantarse sobre rastrojos de trigo y cebada», lo que llevó a la entidad a aumentar en 250.000 hectáreas el área prevista para siembra de la oleaginosa, que ahora la entidad estima en 18,85 millones de hectáreas.

Para el director de Agritrend, Gustavo López, una de las explicaciones del fenómeno es que la soja «sigue siendo la mejor de las opciones desde la rentabilidad, y el productor esta más entusiasmado por ser el cultivo que tiene menos intervenciones del Gobierno, y tiene un precio muy competitivo».

Según el analista, a diferencia de lo que sucede con la comercialización del trigo, que tiene restricciones oficiales, en el caso de la oleaginosa «existe una competencia muy importante entre industriales. Los precios se anclan con un nuevo derivado que da mejor capacidad de pago, que es el biocombustible. López agregó que esos factores permiten que la soja sea «una moneda de inversión», y así el productor financia otros cultivos con la oleaginosa.

Pero las buenas noticias en lo comercial tienen como contracara la alerta en la sustentabilidad del sistema.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *