18 de noviembre de 2011 12:44 PM
Imprimir

Soja: la fijación biológica de nitrógeno, en la raíz del rendimiento

Permite a las plantas alcanzar una adecuada nutrición, acorde a su capacidad productiva. Prácticas con diferentes insumos.

De la mano del ingeniero agrónomo Martín Díaz Zorita, gerente de Investigación y Desarrollo de nuevos productos, la empresa Nitragin –dedicada a la producción de inoculantes y tratamientos de semillas– dio a conocer recomendaciones para alcanzar altos rindes a través de un eficiente crecimiento radicular y mejoramiento de la nutrición del cultivo.

–¿Qué importancia tiene la fijación de nitrógeno y crecimiento temprano de las raíces en la planta de soja?

–La fijación biológica del nitrógeno en cultivos de soja es un proceso de gran importancia porque le permite a las plantas lograr una adecuada nutrición acorde a su capacidad productiva, independizándose en gran medida de la disponibilidad del nutriente en el suelo. El nitrógeno es el nutriente que es requerido en mayor medida por este cultivo, necesita unos 80 kilos para lograr producir una tonelada de granos, y su abastecimiento desde el suelo es insuficiente. Asimismo, el eficiente crecimiento inicial de las raíces ayuda a una mejor colonización del sitio de producción para la eficiente captación de diversos nutrientes y agua como así también para interactuar con los microorganismos del suelo y consecuente establecimiento de sinergias en el establecimiento de procesos biológicos de mejora productiva.

 

–¿Cuándo comienza el proceso de absorción de nutrientes? ¿Qué componente o producto colabora en la eficiencia de estos procesos?

–La captación de nutrientes por las plantas es simultánea con su crecimiento y se incrementa con el avance de los estadios fenológicos al ritmo de la acumulación de biomasa. A mayor crecimiento, mayor demanda. Son múltiples los elementos del sistema productivo que intervienen en la eficiencia del proceso de captación y de transformación de nutrientes. En la medida que el crecimiento de las plantas es más activo, más eficiente es la capacidad de captación y de aprovechamiento de los nutrientes. Al mejorarse la exploración del suelo por las raíces se evidencian mejoras en la captación de agua y de nutrientes, por lo que todas las acciones de manejo del cultivo que contribuyan al mejoramiento en el crecimiento de las raíces conducen a una mejor capacidad de nutrición de las plantas y, consecuentemente, a una mayor eficiencia productiva.

–¿Qué es un principio bioactivo? ¿Qué rol cumple la presencia de los principios bioactivos? ¿Qué relación ejerce con la planta?

–Los principios bioactivos son sustancias de orígenes biológicos, derivados de plantas o de microorganismos, que participan en procesos vinculados directamente o a partir de acciones derivadas con el crecimiento de las plantas.

–¿Aportan algún beneficio al cultivo de soja? ¿Cuál es el porcentaje de incremento en el rendimiento frente a las plantas no inoculadas? ¿En qué estudios se basan estos resultados?

–En el caso de soja, y en particular en procesos vinculados con la identificación entre las plantas y los rizobios –microorganismos que en simbiosis, relación de mutuo intercambio de recursos, aportan directamente a la fijación del nitrógeno– los principios bioactivos participan estableciendo la señalización molecular que dará origen a la formación de los nódulos donde ocurrirá el proceso de fijación del nitrógeno. Como resultado de esta señalización, se evidencian mejoras en la proliferación de pelos radicales y en el crecimiento de las raíces que conducen una mayor capacidad en la exploración del suelo y en la captación de recursos tales como agua y nutrientes. Estudios en condiciones extensivas de producción sobre 77 casos muestran mejoras de siete por ciento en la respuesta productiva de soja con respecto a prácticas tradicionales de inoculación con rizobios y de 11 por ciento con respecto a la ausencia de uso de inoculantes.

–¿Cómo se pueden tratar las semillas? ¿Qué es un centro de tratamiento de semillas?

–Las prácticas de tratamiento de semillas en términos simples es el mezclado con diferentes principios activos, tal el caso de inoculantes, aditivos de protección, fungicidas, etcétera, pudiéndose realizar tanto en condiciones extensivas en los lotes de producción próximos al momento de la siembra o bajo condiciones controladas de uso y aplicación de los insumos. En un estudio sobre más de 1.500 casos de uso de tratamientos biológicos sobre semillas de soja se observó que bajo condiciones complejas de manejo (tratamientos con más de un insumo, próximos a la siembra, en los lotes de producción) se lograban resultados eficientes en la aplicación de estos sólo en menos del 45 por ciento de los casos. Estos resultados son sensiblemente mejorados al establecerse pautas de manejo controladas y supervisadas, tal como ocurre en los centros de tratamientos de semillas. En estos, es posible la incorporación de diversos tratamientos de semillas manteniendo una alta eficiencia de resultado, tanto sobre la aplicación de los principios activos deseados como sobre la calidad de las semillas tratadas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *