4 de enero de 2010 20:37 PM
Imprimir

Alerta sobre posibles ataques de peronospora en viñedos

La infección primaria ya se produjo dias pasados y si se producen condiciones de humedad la enfermerdad puede dispararse.

La Agencia de Extensión Rural Caucete del INTA alerta a los productores vitícolas de los departamentos 25 de Mayo, 9 de Julio y Caucete, sobre posibles ataques de Peronóspora

Cabe recordar que las condiciones necesarias para que se produzca la contaminación primaria son: oosporas maduras, temperaturas superiores a los 12 ºC y lluvias superiores a los 10 mm durante 6 a 8 horas nocturnas, dicha infección primaria ya se produjo días pasados.

Las condiciones para que se produzca la contaminación secundaria son: presencia de conidios y agua, en estado líquido sobre las hojas, por un tiempo superior a las 2 horas nocturnas. Esta situación se ha manifestando en algunas áreas de la AER. El tiempo entre el inicio de un ciclo y el final del mismo está ligado a la humedad relativa (superior a 75 %) y la temperatura (entre 12 y 28 ºC, siendo la óptima de 20 a 25 ºC).

En el caso de producirse temperaturas superiores a 35 ºC el ataque se detiene, pero el hongo no muere, sino que permanece dentro de la hoja, esperando que se presenten nuevas condiciones favorables a su desarrollo.

La importancia del ataque en esta época se debe a que la pérdida de hojas y posterior rebrote que afecta la producción de azúcares ocasionando una incorrecta madurez del fruto y disminución de las substancias de reserva causando una mal formación de yemas y deficiente brotación del año próximo. Es por eso que la A.E.R. Caucete recomienda a los señores productores, ante la presencia de condiciones predisponentes efectuar los tratamientos para su control, y aprovechar dicha aplicación para prevenir ataques de oidio. Además se aconseja disminuir los riegos y efectuar labores culturales (eliminación de: malezas, brotes de la cruz, etc.), que favorezcan la ventilación y disminuyan la humedad relativa ambiente.

TRATAMIENTO

Los tratamientos pueden ser preventivos y o curativos. Los primeros se efectúan ante la presencia de condiciones predisponentes con productos Cúpricos y/o orgánicos (en base a Dicarboximida).

Una vez aparecidos los síntomas deben utilizarse productos sistémicos (en base a Fosetil aluminio, metalaxil y otros) mezclados con productos orgánicos.

Para lograr un buen resultado no solo debe aplicarse en el momento y con la dosis correcta, sino que es necesario utilizar maquinaria adecuada y mojar muy bien toda las partes verdes de la cepa.

Para una correcta aplicación consulte en las AER del INTA o a su profesional de confianza.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *