19 de noviembre de 2011 11:13 AM
Imprimir

En YCRT los corderos patagónicos piden el “diezmo”

Insólitamente nos enteramos que la empresa YCRT largó una licitación para comprar 2.500 corderos, a fin de obsequiar los mismos a cada trabajador, en las fiestas de fin de año.

 Lo grave del caso es que uno de los carniceros locales, denunció que tras ganar la oferta de precios, le pidieron una coima del 10%. Se negó y con artilugios de forma, que no estaban explicitados previamente en el pliego, le bajaron la adjudicación y se lo otorgaron a un frigorífico de Río Gallegos.

La empresa YCRT todos los años regala un cordero patagónico al personal, para lo cual llama a una compulsa de precios entre carnicerías locales y frigoríficos de Río Gallegos. Esta vez la apertura de sobre que se llevo a cabo en el Dpto de Abastecimiento tuvo los siguientes oferentes:

Carne Sur $ 1.077.600,00
Carnicería Leandro $ 1.092.000,00
Abasto Santa Cruz $ 1.152.000,00
Frigorífico Montecarlo $ 1.024.800,00
Carnicería San Cayetano $ 1.008.000,00

De acuerdo a la información suministrada por Fm Río Turbio en el programa del periodista Franco Paz, el ganador fue San Cayetano, carnicería local, cuyo propietario, el Sr Rivero, denunció que le pidieron el 10% de coima “y que si aceptaba al otro día hacían la compra, dijo el comerciante, quien señaló que a los 15 minutos de producirse la apertura del sobre, una persona perteneciente a YCRT (que no identificó) le hizo la propuesta.

Rivero dijo que extrañamente y a pesar de haber cotizado más bajo, la compra se la adjudicaron al Frigorífico Montecarlo de esta capital, aduciendo que San Cayetano no podía presentar certificación de la ONCAA y del Senasa. “Lo que nosotros le señalamos – dijo Rivero – es que los corderos los adquirimos en el Frigorífico Orenaike de Río Gallegos, nuestro proveedor habitual, empresa exportadora que tiene todos los certificados que pedían, pero no aceptaron”, remarcó.

Más adelante, el comerciante de Río Turbio dijo sentirse “estafado” porque “antes de la apertura del sobre y en las condiciones del pliego, no se especificaron estas exigencias; eso lo hicieron después, cuando nosotros ganamos y por supuesto nos negamos a darle ningún tipo de comisión a nadie”. Cuando el conductor le preguntó de cuánto era el retorno Rivero dijo “Imagínese, la venta era de 1 millón de pesos por 2.500 corderos, asique lo que me pedían estaba en no menos de 100 mil, porque era sobre el precio total, ni siquiera sobre mis ganancias”, aclaró.

En otro tramo de la conversación el carnicero aseguró que si tales requisitos se hubieran establecido antes de la compulsa de precios “ningún comercio de la cuenca podría haber participado, porque nadie tiene certificación de ONCA ni Senasa, como lo pidieron después de conocer el resultado”, se quejó.

Rivero también aseguró que ya tenían establecido cómo y de qué forma debían ser entregado los animales faenados, con un kilaje similar, embolsados, con el sello correspondiente, transportados en camión frigorífico, colgados (no apilados) y precintados.

Resaltó que su proveedor, el frigorífico Orenaike, es una firma con gran trayectoria y exportadora de carne, con lo cual dejó expresamente establecido que las condiciones de seguridad sanitaria estaban absolutamente garantizadas. Rivero llamó a la licitación “un circo armado”, remarcando que el personal de YCRT ya tenía definido cómo iba a manipular la adjudicación y reafirmó lo que a su criterio fue algo que no se podía dar de otra forma.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *