20 de noviembre de 2011 22:16 PM
Imprimir

Productores de ajo diseñan sus estrategias frente a la crisis

Productores quieren unificar ofertas, conservar la producción en finca y acceder directamente a los mercados como algunas de las estrategias. Desarrollan gestiones ante organismos oficiales.

Los principales referentes y protagonistas del sector ajero de San Juan, en general, y Calingasta, en particular, están preocupados por la falta de competitividad internacional.

U$S 10 mil dólares es el costo de producción por hectárea y U$S 15 el de la caja FOB San Juan.

Héctor Yanzón desde Tamberías indicó que “en el caso de los productores de San Juan hablamos siempre más que nada del ajo blanco argentino y según datos del Instituto de Desarrollo Rural de Mendoza ha indicado que San Juan contaría con un poco más 1.000 hectáreas de este bulbo. Los productores mendocinos habrían plantado otro tanto”.

Pero aclaró que “el ajo blanco no cuenta en esta campaña con buenos volúmenes en función de la reducción de su superficie en San Juan y los problemas de falta de agua para riego. Por este motivo, yo creo que va costar incluso satisfacer los cupos en la Unión Europea, donde se vende este producto”.

Los cupos

Se sabe que los europeos deben cubrir un cupo de 1.976.000 cajas de ajo que pueden importar anualmente de Argentina, fundamentalmente para evitar la quiebra stock del próximo ciclo. Por este motivo, hubo en las últimas semanas consultas de compradores franceses y españoles e incluso visitas a los galpones locales. En estos países los precios están iguales a los del año pasado.

“Nosotros, frente a un escenario confuso, donde se pretende mezclar la baja de precios del ajo chino en Brasil, desde Calingasta estamos defiendo el valor de nuestra cosecha por su calidad y sanidad. No es lo mismo que el de otras zonas. En otros términos, es como la diferencia existente entre la uva de la variedad Malbec y la Cereza”, ejemplificó el productor.

“Esta es una diferenciación válida y por eso apostamos al origen del ajo. Se trata de distintas variedades, distintas calidades y distintos mercados. Los mercados de Europa, Canadá y EEUU no tienen los mismos parámetros. Si se bajan los precios por debajo de U$S 1,40 que fue lo pagado el año, desaparecerá el cultivo de San Juan por la inflación de costos”.

Para Yanzón “la deuda del sector sigue siendo el comercio exterior. La infraestructura y la falta de disponibilidad de medios, el productor primario no puede pegar un salto integrador vertical y covertirse en exportador sin una política de incentivo específica para este tema. China en Europa tiene un cupo de 20 mil toneladas”.

Entre las estrategias a seguir Yanzón consignó que “hemos tenido una convocatoria con los productores y la idea es poder esperar el ajo, guardarlo. Para ello estamos trabajando en conseguir cajones y naylon. Hemos pedido una reunión con el intendente a fin de solicitar el apoyo financiero y avanzar”, reunión que se llevaba a cabo al cierre de esta edición.

En Mendoza

El ministro de Producción, Raúl Mercau, anunció el pasado 11 de noviembre dos líneas de financiamiento para los pequeños productores. Un crédito por fideicomiso de 5.000 pesos por hectárea a tasa cero y hasta l0 hectáreas, orientado a aquellos que sufrieron contingencias climáticas en los últimos cinco años. Para los que posean entre 10 a 35 ha, siempre que hayan sufrido contingencias en ese periodo, la tasa es del 5 %.

La otra línea anunciada fue para financiar la cosecha y retener stock. El crédito es de hasta 5.000 pesos por hectárea a una tasa fija del 6% anual. Es para productores que posean hasta 20 hectáreas y hasta un máximo de $100 mil a devolver en dos cuotas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *