5 de enero de 2010 06:54 AM
Imprimir

España  –  Adiós a un 2009, nefasto

La agricultura "nunca ha estado peor" en los últimos 20 años, pero si hay algo positivo, eso es la unidad con la que el sector se ha defendido. Gracias a ella, ha llegado a Moncloa desde donde no se ha hecho nada en 2009, pero sí, confiamos en 2010

BALANCE 2009: El año agrícola 2009, ha sido "nefasto", ni un sólo sector se ha salvado. Cada año, cuando toca hacer el resumen anual, apuntamos que unos productos agrarios han estado mal, otros regular y otros bien, pero en este 2009, tendríamos que esforzarnos mucho para encontrar uno en positivo. Así las cosas, dice Ignacio Senovilla, secretario general de Agricultura de UPA, que el sector agrario "nunca ha estado peor".

El Gobierno, también reconoce que ha sido un "año difícil", porque han pasado algunas cosas "que no son buenas para casi ninguna actividad económica", incluido el sector agrario, que lo ha notado más, por las oscilaciones "tremendas" de precios que, en algunos casos, arrastraron a los precios de los insumos, "a mi modo de ver", añade el subsecretario del Ministerio de Medio Rural, Santiago Menéndez de Luarca, "por encima de lo que debieran haber subido".

"Muchísimo más", añade Senovilla, que en cualquier año normal, por lo que en ningún producto se han dado precios que justificaran ni muchísimo menos los costes de producción. Por eso, ha sido uno de los peores años de los últimos 20.

EL VIENTO NO HA SOPLADO A FAVOR

A la crisis de precios hay que añadir los efectos del cambio climático, que se hacen notar y confunden a los agricultores que ven cómo está adelantando unas campañas y retrasando otras. Lógicamente también el 2009 ha hecho sus estragos, especialmente por la fuerte sequía, que ha afectado a las cosechas de los principales productos, cereales y hortalizas, disminuyendo sus producciones.

En los primeros, Antonio Catón, responsable del departamento de Herbáceos de Cooperativas Agro-Alimentarias, define el año 2009 en tres palabras, "sequía, volatilidad y semilla". Ha sido un año muy seco, que ha dejado una producción más baja que la media de los últimos años, unos 16 millones de toneladas, con los que no afrontamos el consumo español, cercano a las 28 millones de tn.

El tiempo sólo se ha portado bien con la remolacha y la patata, que han traído buenas cosechas pero la venta, uno de los lastres de todos de los productos en 2009, en el caso de la patata, no ha llegado ni a cubrir ni el 50 por ciento de los costes de producción, apunta Senovilla.

Además, la comercialización de cereales también ha sido "complicada" marcada por la volatilidad que ha producido la incertidumbre de los precios día a día. La campaña empezó en enero con unos precios muy altos que han ido cayendo hasta el día de hoy, tanto, que ya están recuperándose.

DE NORMATIVAS Y ACUERDOS

Pero si la climatología no ha acompañado, tampoco lo han hecho los efectos colaterales de la crisis: la desaparición de la superficie cultivada y la falta de rentabilidad de las explotaciones, expone Alejandro García Gasco, responsable de Producciones Agrarias de COAG.

A esto hay que sumar, la restrictiva nueva Ley de fitosanitarios, aprobada nada más comenzar el año, los productores están de acuerdo en seguir ofreciendo y mejorando cada vez más la calidad de los productos, pero "no cabe duda de que cuanto menos productos fitosanitarios utilicemos, menos produciremos y por tanto muchos sectores, están abocados a dejar de producir", comenta Senovilla. Pero el verdadero problema, es que aunque la ley es para todos, las autoridades no exigen su cumplimiento por igual, sino dependiendo del país y eso es de lo que "más nos cabrea" porque se trata de una competencia desleal, aclara García Gasco.

Tan desleal como la que trae el acuerdo de Marruecos, "una muerte anunciada", denunciado por España durante todo el año, por incumplimiento por parte del reino alauita, pero finalmente la Unión Europea ha aprobado un nuevo acuerdo, en unas condiciones que empeorarán aún más la situación, ya que si sigue entrando producto por debajo de los precios mínimos fijados, veremos un hundimiento mayor de los precios del producto español. La única solución: el control férreo de las importaciones, para evitar que entre más producto del permitido a bajo coste. En definitiva, el problema no es el acuerdo en sí, sino que Marruecos lo cumpla y en eso todas las OPAS muestran pocas esperanzas.

A la competencia de terceros, hay que añadir la autóctona, la Unión Europea aprueba en 2009 nuevas normas de comercialización de frutas y hortalizas que permiten la venta de producto deformado, "otra gota que colma el vaso", dice García Gasco, porque no podemos estropear la imagen que tenemos y que ofrecemos a los consumidores porque al final lo que conseguimos es que haya un retraso en nuestros productos.

Y de un acuerdo malo a otro peor: el del banano, que trae una reducción de aranceles que llevará a la producción canaria a una situación límite y es que "este año, nos ha debido de mirar un tuerto", lamenta Senovilla.

Tanto darle vueltas y al final, este año ha entrado en funcionamiento el nuevo Reglamento del Vino, que en opinión de García Gasco "no arregla la rentabilidad" de los viticultores porque elimina todos los mecanismos de intervención, cuando hemos visto, que lo único que hace su eliminación es dejar al mercado más vía libre a la hora de especular con el producto. También ha traído una pérdida de presupuestos, ya que de los 214 millones de euros de España, sólo se han utilizado 196 millones, con los que se podía haber hecho, por ejemplo, una destilación de crisis, para aliviar el volumen, porque aunque estamos en una campaña bastante corta, en torno a los 37 millones de hectolitros, la realidad es que "seguimos teniendo problemas y precios bastante por los suelos", complementa Senovilla.

De hecho, en UPA están barajando una pérdida de renta del sector de entre un 20 y un 25 por ciento, aunque es un problema, que no afecta por igual a todos, quizá sea más concentrado en Castilla-La Mancha o en Extremadura, porque posiblemente alguna denominación de origen como puede ser Ribera de Duero o La Rioja, que aún teniendo también una pérdida muy importante, todavía se están salvando de la crisis.

No menos controvertida ha sido la marca Viñedos de España, aprobada por el Gobierno español, a pesar de que la Unión Europea la rechaza. En este capítulo, unos a favor y otros, en contra. COAG ve bien "cualquier herramienta" que sea buena para vender vino pero siempre que se exija que esa mención se controle, para que ningún industrial ni la distribución pueda aprovechar esa mención y embotellar un mal producto, con esa mención, porque sino "nos cargaremos la imagen, no de una botella, sino de todos los vinos de un país".

Además, ha sido el primer año donde se han producido simultáneamente dos cosas: hemos superado muy ligeramente una cifra un poco mágica, los 7.000 millones en ayudas de todo tipo, que llegan a representar el 30 por ciento de la renta agraria, según Menéndez de Luarca; y se trata de la primera vez que tenemos que emplear parte de las ayudas del pago único "para entendernos, para vivir, y para pagar parte de nuestros gastos y esa es la realidad en la que hemos funcionado y nos guste o no nos guste", ese fue también uno de los objetivos de la reforma de la PAC.

Aunque, matiza el subsecretario del MARM, "hemos pecado de ingenuidad" en las reformas de la PAC en donde se pensaba que el mercado lo iba a arreglar todo. El mercado no lo arregla todo, y "sostengo que algún tipo de OCM, donde pueda permitirse algún tipo de intervención, a veces, tampoco es tan desechable" para evitar las "despensas vacías, que lo que traen es fragilidad".

LA UNIÓN HACE LA FUERZA

En el año que acaba de finalizar, hay muchas noticias agrarias que han podido protagonizar las portadas de los diarios nacionales, pero lamentablemente, sólo dos, han llevado el campo a ese lugar, la denuncia de la Comisión Nacional de Competencia al sector productor, y la otra noticia o más bien, el hecho "histórico" que ningún tipo de prensa podía olvidar trasladar a la sociedad, la de que miles de agricultores, colapsaron el centro de la capital con gritos desesperados a su situación. La unidad de las organizaciones agrarias con Cooperativas Agro-Alimentarias, es "lo bueno" que podemos destacar de 2009, que consiguió llevar al sector a la Moncloa, dos días antes de cerrar el año, el pasado 29 de diciembre.

Tras muchos meses sin prestar atención a las demandas del sector agrario, en el último momento, José Luis Rodríguez Zapatero, reaccionó, presentando un Plan de Estímulo que convence a las organizaciones agrarias, siempre y cuando se ponga en marcha, inmediatamente y no con la demora con la que lo anunció el presidente.

Aunque ha sido lo único realmente positivo, también 2009 ha traído una buena noticia, la  titularidad compartida, que otorga un reconocimiento a la mujer trabajadora y otra, semipositiva, el Gobierno está devolviendo el impuesto especial de Hidrocarburos a más tardar en ocho o 10 días tras la presentación de la factura, pero es "semi" porque no ha aprobado la tarjeta demandada por el sector, para su devolución automática, ni ha revisado el IVA.

¿Y DEL FUTURO?

Así las cosas, o cambian en 2010 o "vamos a tener una situación bastante cruda", denuncian las OPAS, aunque el Ministerio, cree "que no va a ser peor que este". Lo que sí será "es un año duro en cuanto a trabajo" dice Menéndez de Luarca, porque toca la presidencia española en la Unión Europea, "donde vamos a tener un ministerio donde mayoritariamente nos responsabilizaremos de la temática de medio ambiente biodiversidad, agricultura y pesca".

Los deseos: que llueva cuando tiene que llover, porque la climatología es el 50 por ciento del negocio; que puedan negociar los precios, para saber a qué atenerse; un plan de choque; y llevar hilvanada a la presidencia de la UE una nueva política comunitaria a partir de 2013 en la que pueda mantenerse o aumentarse la partida presupuestaria, aunque matizan, "no queremos ayudas, lo que queremos son precios, que es al final, donde tiene que venir nuestra rentabilidad y porque además con arreglo a unos precios, "podremos hacer nuestras inversiones y mejoras".

Pero si algo hay que hacer, es resaltar el valor del campo, es lo que esperan que la ministra Espinosa, lleve a la presidencia de la Unión Europea, y que tenga presente que la agricultura es el sector primario y que de ella depende nuestra alimentación y "es que las personas, tenemos el defecto de comer tres veces, como mínimo, al día", concluye el responsable de COAG.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *