21 de noviembre de 2011 18:43 PM
Imprimir

Preocupación en industria salmonera ante posible riesgo sanitario

CHILE : Sin embargo, existe un reglamento que fija restricciones para proteger a las especies hidrobiológicas de enfermedades.

La crisis en la industria salmonera detonada hace tres años por el virus ISA mantiene en alerta al sector. Debido a ello, vigilan con cuidado cada señal en los mercados externos y en la propia competencia interna. De hecho, hay un grupo que se muestra preocupado ante la intención que tendrían algunas empresas de traer barcos desde otros países para operar dentro de un breve plazo en la zona sur de Chile.

Lo que complica, principalmente a las empresas pequeñas, es que las naves provendrían de países como Canadá y Noruega, donde aún existen enfermedades de alto riesgo, alguna de las cuales ni siquiera han sido detectadas en aguas nacionales. Es el caso de la enfermedad del páncreas (Pancreas Disease, PD), que ha provocado elevadas pérdidas económicas para la industria del salmón en el país escandinavo.

De acuerdo al presidente de la Confederación Nacional de Federaciones de Pescadores Artesanales (Confepach), Hugo Arancibia, está la opción de incluir dicha preocupación a la nueva Ley de Pesca. “Una de las cosas que vamos a hacer es tratar de restringir la posibilidad que buques y tecnologías extranjeras dañen el medio ambiente, desde el punto de vista que ingresen nuevas enfermedades que no sean compatibles con lo que tiene Chile”.

Reglamento sanitario


El pasado 19 de octubre se desarrolló en la ciudad de Puerto Varas, el taller “Implementación de las Modificaciones del Reglamento Sanitario (RESA)”. En la oportunidad, el jefe de la unidad de gestión sanitaria y plagas del Departamento de Acuicultura de la Subsecretaría de Pesca, Eugenio Zamorano, explicó que el artículo 47 del Reglamento Sanitario establece claras restricciones para proteger el ecosistema nacional.

El texto señala que en caso de requerir internar materiales y equipos usados para ser destinados a acuicultura, deberán presentarse los antecedentes técnicos, de modo que se verifique la ausencia de riesgo en la operación.

Además, prohíbe la internación de materiales, equipos o instrumentos usados provenientes de zonas o centros con enfermedades. También restringe el ingreso de materiales, equipos o instrumentos que hayan sido utilizados en cuerpos de agua fuera del territorio nacional.

Al explicar los alcances las restricciones, Zamorano señaló en el taller que éstas también se aplican para el ingreso de wellboats (buques que transportan peces), lo que impide la operación de estas naves en la industria acuícola.

La aprensión de las empresas es que la flexibilización de las medidas de bioseguridad ponga en riesgo la incipiente recuperación de los niveles productivos de las salmoneras presentes en el país. Ello llevaría a algunas a rigidizar sus planes de crecimiento como señal de cautela ante posibles peligros sanitarios.

“Hay que refundar, reestablecer y fortalecer los principios del artículo 47”, afirmó Arancibia.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *