23 de noviembre de 2011 09:31 AM
Imprimir

La industria alimentaria se estancará y destruirá empleo en 2011, según FIAB

ESPAÑA : La facturación puede quedar en 80.700 euros y el empleo bajar en un 3,73%.

La Industria de Alimentación y Bebidas prevé cerrar 2011 con un estancamiento de la facturación sectorial en 80.700 millones de euros (+0,04 %) y un descenso del número de empleados en el sector del 3,73 %, según las estimaciones bajo el escenario “más probable” realizadas por su patronal.En cuanto a la balanza comercial, se prevé que las exportaciones compensen la “atonía” en el mercado interno, tras registrar un repunte del 12,5 % entre enero y agosto de 2011, hasta los 12.148 millones de euros, con un saldo positivo para la compraventa exterior de 933 millones de euros.

La industria de la Alimentación y Bebidas prevé mantener su cifra de negocio y cerrar 2011 alcanzando una facturación total de 80.700 millones de euros, lo que supondría un 0,04% más que el año anterior. Los resultados de 2011 permitirían mantener la tendencia positiva sostenida durante los últimos 20 años. Este dato se desprende de la tercera oleada del Barómetro del Sector de Alimentación y Bebidas, elaborado por FIAB con el patrocinio de la Caixa. Los positivos resultados del sector, que contribuye a la economía con un 7,6% del PIB, refuerzan su papel como motor estratégico al mismo nivel, o por encima, de otros sectores como el de la automoción (6,2%), las TIC (7%) o el sector de la moda (3,2%). La industria de alimentación y bebidas solamente se ve superada por el sector turístico que supone el 10,3% del PIB. De hecho, un aspecto a tener en cuenta es que la gran aceptación de los alimentos y bebidas españoles fuera de nuestras fronteras podrían convertir a España en un líder mundial del trinomio alimentación-gastronomía-turismo. “La industria española de alimentación y bebidas juega un papel determinante dentro de la economía nacional y puede contribuir a la salida de la complicada situación actual. Para ello, es imprescindible que el Gobierno asuma una serie de compromisos y promueva actuaciones que sirvan de plataforma para impulsar el crecimiento del sector. En esta línea, FIAB ha presentado recientemente un decálogo de medidas para poder consolidar nuestro posicionamiento como uno de los motores estratégicos de la economía española”, apunta Horacio González Alemán, secretario general de FIAB quien ha mostrado su “predisposición a trabajar cuanto antes con el nuevo Gobierno”. Las exportaciones siguen cobrando cada vez más un papel relevante para el sector y actúan como mecanismo para compensar la atonía en el mercado interno. Entre enero y agosto de 2011 (últimos datos disponibles del ICEX) se registró un crecimiento del 12.5% hasta alcanzar los 12.148 millones de euros. En una comparativa con datos macroeconómicos y otros sectores importantes, se puede apreciar que mientras la balanza comercial española tiene un déficit del 12,5%, la alimentación y bebidas tienen un saldo positivo de 933 millones de euros, lo que le sitúa como uno de los pocos sectores con una balanza comercial positiva junto con otros sectores como la automoción y los productos semifacturados. “Aunque los países de la UE siguen reuniendo prácticamente el 80% de las exportaciones, para conocer el verdadero potencial de la industria es necesario estar atentos a lo que sucede en nuevos mercados donde la entrada de los productos de alimentación y bebidas está creciendo rápidamente. Es el caso de los países emergentes como China + Hong Kong o Brasil que registran tasas del 82% y 74% respectivamente. Sin embargo, hemos visto como dos importantes mercados de nuestras exportaciones, EE.UU. y Japón, han ralentizado su demanda de productos españoles durante los seis primeros meses del año”, afirma González Alemán. Desde julio de 2011 se viene registrando un modesto avance en Índice de Producción Industrial de la alimentación, que se espera se mantenga hasta noviembre, si bien se prevé un retroceso en diciembre. De esta forma, bajo el escenario más probable, el IPI de la industria de la alimentación experimentaría una caída del 3,26% en diciembre de 2011 respecto al dato de diciembre de 2010. Esta contracción sería más intensa en el escenario pesimista (-7,72 %), mientras que en el escenario optimista se observaría un incremento interanual del 1,20%. En cuanto al comportamiento del IPI de la fabricación de bebidas, tras un repunte en junio y julio, registró en agosto una caída que se recuperó en parte en septiembre. En términos de crecimiento interanual, bajo el escenario más probable en diciembre de 2011 se experimentaría un retroceso del -9,63% respecto al dato computado en diciembre de 2010. Según las predicciones realizadas bajo el escenario más probable el empleo en el sector seguirá reduciéndose en términos absolutos durante el tercer y cuarto trimestre del año (con caídas del 0,65% y del -1,64%, respectivamente). De esta forma se produciría un descenso del 3,73% en el número de empleados del sector a final de año. Así pues, aunque la evolución del mercado laboral en España se espera sea desfavorable en los próximos trimestres, el sector de la alimentación y bebidas presentará un comportamiento relativamente moderado.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *