5 de enero de 2010 07:52 AM
Imprimir

Caerá producción de girasol en 2010

La producción de girasol podría caer al registro más bajo de los últimos 27 años en la campaña 2009/10, debido a la baja rentabilidad del cultivo y a una sequía que golpea a numerosas zonas productoras.

La Argentina es el segundo exportador mundial de aceite de girasol, pero en la actual temporada la oleaginosa podría registrar una caída en su producción a entre 1,9 millón y 2 millones de toneladas, el nivel más bajo desde la temporada 1982/83, cediendo más terreno a la soja.

El área del girasol, cuya cosecha acaba de comenzar, sería de sólo 1,16 millón de hectáreas, según la cámara que agrupa a toda la cadena del grano.

«El girasol quedó relegado a zonas marginales y, entre la sequía y los altos derechos de exportación (retenciones), la campaña estará un 42% debajo de la expectativa inicial de 2 millones de hectáreas», dijo Carlos Feoli, coordinador técnico de la Asociación Argentina de Girasol (ASAGIR).

Una amplia porción de las hectáreas que el girasol perdió en los últimos años pasó a dedicarse a la soja, que, favorecida por los elevados valores internacionales y los bajos costos, se expandió a lo largo de las regiones agropecuarias más fértiles, desplazando a otros cultivos e incluso a la ganadería.

En la actualidad la soja ocupa cerca del 70% del total del área agrícola.

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, la superficie implantada con girasol 2009/10 sería de 1,52 millón de hectáreas, mientras que la Bolsa de Cereales estimó su área en 1,26 millón, ambas cifras muy lejanas a los 4,24 millones récord establecidos hace diez años.

«Yo hasta el año 2005 era netamente girasolero, no hacía soja nunca. Pero a partir de entonces empecé. Acá, cada vez hay más soja», dijo Omar Souto, productor agrícola de la localidad de Salliqueló, al oeste de Buenos Aires, provincia donde se produce más de la mitad del girasol de todo el país.

Cabe recordar que la producción de girasol 2008/09 fue de 2,44 millones de toneladas.

Una prolongada sequía, que en algunas regiones se remonta a 2008, provocó importantes pérdidas en la actual campaña, pero para muchos representantes del sector el nivel de los impuestos a la exportación de girasol son un engranaje más en el avance arrollador de la soja.

«La tasa de exportación es muy alta para un cultivo que en muchas zonas tiene expectativas de producción bajas y precios que, si bien no están mal, están muy por debajo de la soja», dijo Feoli.

Las retenciones a la exportación del girasol son del 32%, 3 puntos porcentuales por debajo de la tasa de la soja, pero muy por encima del 20% que paga el maíz y del 23% que paga el trigo.

Finalmente, desde ASAGIR se mostraron esperanzados en que el Gobierno recorte en el corto plazo los impuestos a las exportaciones del girasol.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *