24 de noviembre de 2011 22:22 PM
Imprimir

Ramón Nasarre ha hecho un exhaustivo repaso de la normativa de bienestar animal aplicable el 1 de enero de 2013

El representante del Gobierno de Aragón también ha recordado cómo funcionan los planes de erradicación y control de la enfermedad de Aujeszky en la comunidad autónoma, así como los de vigilancia de PPA, PPC y enfermedad vesicular porcina, en la conferencia que ha clausurado el VII Congreso de la AVPA.

Ramón Nasarre, del Gobierno de Aragón, ha cerrado el programa de ponencias del Congreso AVPA 2011 con la conferencia Programas y pautas de actuación en porcino en Aragón.

Ha hecho referencia a la buena situación de la enfermedad de Aujeszky en Aragón. Respecto a esta enfermedad ha afirmado que los factores de bioseguridad más importantes para haber conseguido controlarla han sido la ordenación de explotaciones, la distancia mínima entre ellas y el control del trasiego de animales.

Nasarre ha aconsejado abordar la calificación de las granjas como oficialmente indemnes sin vacunación (A4) sólo si es necesario de cara a la exportación. Si no, recomienda mantenerse en A3, indemne con vacunación, para no correr riesgos de seroconversión. Además, ha explicado que hay que buscar la calificación de forma coherente: primero las granjas de abuelas y madres, y luego ir bajando por el árbol productivo hasta los cebos. O, en todo caso, todas las explotaciones de una unidad productiva al mismo tiempo.

Se ha referido asimismo a los planes de vigilancia de PPA, PPC y  enfermedad vesicular porcina. Ha profundizado en este último, comentando el caso especial de los cerdos que se exportan a Italia para producción de jamón de Parma.

El representante del Gobierno aragonés ha hecho mucho hincapié en todo lo que implica la entrada en vigor el 1 de enero de 2013 para todas las explotaciones porcinas del Real Decreto 1135/2002 sobre bienestar animal. Cree que en Aragón la situación es ventajosa, ya que desde 2003 todas las nuevas granjas han tenido que construirse adaptadas al RD 1135/2002 y hay parte del camino andado.

Además, en Aragón se han dado facilidades para adaptar las explotaciones antiguas sin reducir censos, permitiendo construir las instalaciones estrictamente necesarias siempre que no se aumente el censo de la explotación y se respete la distancia mínima entre explotaciones, y entre explotaciones y núcleos urbanos. Si se hace bajo estas condiciones, la construcción de las nuevas instalaciones necesarias se califica como “modificación no sustancial” de la granja y tiene una tramitación administrativa muy sencilla.

La ronda de preguntas y el debate posterior a la charla han mostrado el gran interés de los veterinarios de porcino por los temas que ha tratado Nasarre, con numerosas intervenciones sobre todo acerca de la enfermedad de Aujeszky y la normativa de bienestar animal.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *