25 de noviembre de 2011 11:46 AM
Imprimir

El pueblo alemán que se autoabastece de bioenergía

Jühnde, en Baja Sajonia, produce gas y energía eléctrica

Se pudo ver mucho en Agritechnica 2011 sobre bioenergía en base a biorreactores que transforman la biomasa (maíz planta entera picado fino, más los efluentes de cerdo o tambos), primero en gas y luego en electricidad para ser colgada en la red.

En Alemania, el kilovatio (kW) verde obtenido de motores generadores de electricidad movidos por biogás es pagado unos 0,60 euro/kW, mientras que el kW normal vale 0,30 euro (o sea, el kW verde duplica el valor del kW de red).

En algunas zonas, el área productiva para bioenergía es del 30 por ciento del área sembrable; las plantas biorreactoras alquilan campos por un valor de 1.200 euros/ha/año. Se pican campos de maíz de 1.500 kg/ha para introducirlo en un mixer y luego ser transformado en gas dentro de un biodigestor; en invierno utilizan centeno y otras pasturas picadas para producción de biomasa.

 

Los técnicos del Inta realizaron una visita al pueblo bioenergético Jünhnde, en la Región de Bajo Sajonia, Göttinger (www.bioenergiedorf.de;

info@bioenergiedorf.de).

Jühnde es el primer pueblo del mundo que posee autoabastecimiento de gas (calor) y electricidad con biomasa. Agricultura, ecología y calidad de vida en zonas rurales. La idea original fue de una serie de técnicos investigadores de la Universidad de Göttinger.

La temperatura durante muchos meses está por debajo de los cero grados y en algunos días por debajo de 15ºC.

La idea fuerza fue desarrollar un pueblo que se abastezca de calefacción y electricidad provista totalmente de energía renovable. El primer gran desafío fue convencer al pueblo a abandonar la energía tradicional por esta nueva propuesta.

Jühnde es un pueblo agropecuario de 750 habitantes; allí se demandaba muy poca mano de obra y la gente sólo dormía en el pueblo porque trabajaba en grandes ciudades. Un pueblo con tendencia a desaparecer si seguía en esas condiciones. Hoy es un pueblo con fuerte actividad turística, lo visitan 3.000 personas por año, muchos extranjeros como el caso de la delegación Argentina.

En la actualidad el pueblo está abastecido bioenergéticamente mediante un equipo de gente que con el alcalde y una cooperativa que ya devuelve ganancia de un proyecto muy ambicioso que comenzó en el año 2000, para comenzar a construirse en 2004.

En septiembre de 2005 ya se autoabastecía de electricidad obtenida de biomasa. El proyecto tuvo un costo total de 5,3 millones de euros, con subsidios del Estado, aporte provincial y el aporte de 140 socios con 1.500 euros y 50 socios extra población, o sea inversores.

Así se conformó una cooperativa con devolución de parte de las rentas. El aporte fue realizado de la siguiente manera: 1,3 millones de euros lo aportó un subsidio del Ministerio de Agricultura, 200.000 euros la región, 1,5 millón lo aportaron los socios por la red de calefacción y el resto crédito de bancos privados.

Con el pueblo bioenergético se generaron unos cuatro nuevos empleos directos más otros tantos indirectos; dos agricultores compraron equipos y brindan el servicio a la planta de la captura de la biomasa y el efluente de la actividad pecuaria. Además llevan y distribuyen el fertilizante biológico que devuelve nutrientes al suelo. A estos empleos hay que sumarle el consejo de la cooperativa que son unas cinco personas más que cobran un sueldo simbólico de 400 euros mensuales.

El concepto fundamental del uso de la biomasa como energía está fundamentado en que la biomasa es un sistema natural de almacenar energía solar acumulada en las plantas.

Sembradoras

Distribuidores. Una tendencia que marcará un antes y un después es la presencia de al menos 15 marcas distintas de sembradoras de grano grueso y fino con motores eléctricos que mueven los distribuidores. Así, eliminan el tren cinemático a cadenas, cajas de cambios y actuadores hidráulicos y mecánicos para la densidad variable de semilla, o bien para provocar respuestas de cortes para los programas que evitan superposiciones de siembra o fertilización

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *