25 de noviembre de 2011 16:24 PM
Imprimir

Mortalidad de ganado ovino cae a 5,5% por la acción de perros ovejeros

CHILE : A través de un proyecto cofinanciado por FIA que se desarrolla en la comuna de San José de Maipo, también se logró incrementar la masa ganadera en un 55%. Se proyecta que en los próximos tres años, la mortalidad de ovinos se reduzca a 3,75%..

Un importante descenso de 5,5% registraron los índices de mortalidad de ganado ovino –por la acción de depredadores– entre enero y septiembre de este año, gracias a la implementación de un proyecto  que introdujo perros protectores de rebaños ovinos, en la zona cordillerana de la región Metropolitana.

La iniciativa, cofinanciada por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), se desarrolla desde el año 2009 con el fin de reducir la muerte de ovinos en la comuna de San José de Maipo, beneficiando a 16 crianceros de la zona que se ven afectados por la acción de depredadores como zorros, perros vagos y pumas. Hasta antes de la puesta en marcha del plan, la mortandad de animales alcanzaba  entre el 30% y 50%. En nueve meses de este año, la mortalidad fue de 1,86%.

“La efectividad de los perros está demostrada e incluso se espera que en los últimos tres años de ejecución de la iniciativa, la tasa de mortalidad baje a un promedio de 3,75%”, explicó Tomás García Huidobro, ejecutivo de innovación de FIA y supervisor del proyecto.  A esto se suma una disminución en el tiempo que dedican los ganaderos para proteger sus animales y en el acercamiento de perros de vecinos y también salvajes.

Para desarrollar el programa, FIA importó desde España –en septiembre del 2008–  cuatro perros de la raza Montaña de los Pirineos para cuidar a 1.500 ovejas, pertenecientes a pequeños crianceros, distribuidas en una superficie de 100 mil hectáreas. Dicha masa ganadera se elevó en 55% totalizando a la fecha más de 2.300 animales.

En tres años, agregó el proyecto se ha difundo a otras regiones y organizaciones, con la entrega de 7 cachorros a BioLeche, el Instituto de Innovación Agraria (Inia) de Aysén y la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, agregó Patricio Pérez, veterinario de la Universidad de Chile y coordinador del proyecto. También está prevista la entrega de otros 6 cachorros a dos pequeños productores y a Carnes Ñuble.

El profesional precisó que el trabajo con esta raza es positivo pues “no son violentos, son muy bien acogidos por el rebaño y cumplen más bien una tarea disuasiva por presencia, además de contar con un grave ladrido que ahuyenta no sólo a los animales depredadores, sino también a los ladrones de ganado que rondan el sector y que tradicionalmente son los responsables de gran cantidad de las pérdidas de ganados en la zona”. En efecto, el perro de Montaña está preparado para resguardar rebaños de oveja, pues nace y se desarrolla junto a ellos, lo que se refuerza con métodos de aprendizaje de los instintos de guarda.

Además del aporte que representa el trabajo de los perros, los encargados del proyecto destacaron también el mayor cuidado que han puesto los productores; el incremento del número de perros protectores y el manejo del rebaño en conjunto, lo que permite concentrar todos los esfuerzos en un solo blanco.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *