26 de noviembre de 2011 23:44 PM
Imprimir

Otro sueño hecho realidad: la cosechadora de caña verde

El prototipo diseñado en el INTA Reconquista finalmente fue construido en Tucumán, donde ya está siendo usada por productores cañeros de escala reducida. La herramienta permitirá cumplir con la meta de erradicar la quema en el proceso de cosecha.

La cosechadora de caña de azúcar para productores de pequeña escala diseñada en el INTA Reconquista comenzó a construirse en Tucumán y ya está siendo utilizada en campos de esa provincia por cañeros asociados a la Cooperativa San Antonio de La Tuna Ltda. del departamento Simoca.

La máquina fue desarrollada en 2009 por el ingeniero Orlando Pilatti -también creador de las cosechadoras de algodón “Javiyú” y de granos “La Reconquista”- y construida por el Consorcio Metalmecánico de Tucumán (integrado por los Talleres González & Fortini, Mecánica y Mecanizados Mesón y Metalúrgica Col-Ixon Metal SA.) con el financiamiento del gobierno tucumano.

Aunque tiene modificaciones con respecto al prototipo original, “todavía se considera un modelo preindustrial en función de las etapas de ajuste y confiabilidad que seguirán en evaluación al inicio de la próxima cosecha, ya en predios de los productores”, explico el Ing. Agr. Carlos Aragón, Jefe de la AER Aguilares del INTA Famaillá.

La cosechadora es un equipo que va acoplado al tractor y realiza el despunte, corte basal y pelado de la caña para enviarla a un carro de transporte que tiene un sistema con posibilidad de vuelco. “Parte de la innovación fue adaptarla a los tipos de terreno y a la altura de los surcos que tenemos en los predios de los cañeros de la Provincia”, señaló Aragón.

Todos contentos

Durante el acto de entrega, el 27 de octubre, el Presidente de la Cooperativa San Antonio de La Tuna Ltda., Felipe Romero, dijo que “la máquina va a ser una gran cosa para nosotros porque hasta ahora siempre hemos hecho todo manual y estos últimos años ha sido un retroceso porque ya no hay gente para hacer este tipo de trabajo”. En ese sentido, anticipó que “si mañana se hace el no quemado de caña estaríamos quedando en el aire; pero con esto, gracias a Dios y a la gente que de una u otra forma nos ha colaborado, creo que vamos a salir de este aprieto”.

Por su parte, el Ing. Horacio Jáñez, director del Centro Regional Tucumán-Santiago del Estero del INTA -presente durante la ceremonia- destacó la gran expectativa y alegría que genera haber llegado, después de 3 o 4 años de trabajo, a concretar el proyecto. “Se trata de una máquina desarrollada para los pequeños productores y no adoptada de ninguna otra tecnología; con principios técnicos que no tienen nada que envidiarle a otras maquinas que claramente no responden a las necesidades del pequeño productor cañero”.

El Ing. Miguel Cerviño, Secretario de MIPYME y Empleo del gobierno tucumano, destacó la respuesta que implica la máquina a las problemáticas del sector cañero, sabiendo que hay una ley en la provincia que permite la quema hasta el 2011 y, por lo tanto, el apuro de generar una tecnología adaptada al pequeño productor que vaya en el sentido de la conservación del medio ambiente y de mejorar su trabajo. Destacó la labor de los técnicos del INTA Reconquista y agradeció al Consorcio Metalmecánico de Tucumán, un grupo de empresas pequeñas y medianas que tomaron la posta de volver a hacer una máquina de estas características en la provincia.

Después de la entrega de la 1º máquina, ya se encuentran en construcción un segundo y tercer modelo que serán destinados a las Cooperativas Los Barrientos y 20 de Junio, dando continuidad al proceso iniciado con el desarrollo de la cosechadora.

 La construcción estuvo a cargo del Consorcio Metalmecánico de Tucumán, un grupo de empresas pequeñas y medianas.

 CAMPO_P4_2.JPG

 Fácil descarga. Una característica del carro es el vuelco lateral de la caña.

CAMPO_P4_3.JPG

 El prototipo. Así lucía en mayo de 2009 la máquina construída en los talleres del INTA Reconquista. Foto: Archivo/Juan Manuel Fernández

 Algunas modificaciones

Carlos Aragón, Jefe de la AER Aguilares del INTA Famaillá, comentó a Campolitoral que la máquina se construyó en Tucumán bajo la supervisión del ingeniero Orlando Pilatti del EEA Reconquista, y que se le practicaron algunos cambios para robustecer su estructura, mayor confiabilidad y evitar roturas tempranas. “Como dicen los productores debe ser cañera, robusta”, afirmó. Al respecto, precisó que una vez terminada pesó 2400 kg, 600 más que el prototipo original.

Aragón detalló que se le modificó el sistema despuntador, que “continúa en desarrollo” porque cambia su buen desempeño en caña verde cuando se cosecha un lote helado, situación que se dio esta zafra en Tucumán. Además se simplificó el sistema de soplado. Y “en lo que hace al corte basal -agregó-, se ha modificado los brazos que regulan altura de corte, posibilitando ingreso en surcos mas elevados”.

No obstante, aclaró que le seguirán haciendo diversas pruebas y adaptaciones. “Por ello hablamos de un modelo preindustrial, donde en el proceso constructivo se continuará con el estandarizado de piezas y sistemas, necesidad de los talleres para su línea de producción también”.

Respecto a capacidad de cosecha, el directivo expresó que el modelo se desempeñó entre 140-180 tn/día en surcos cortos, en sistema de descarga en callejón y posterior cargado a carro de transporte con cargadora.

Finalmente aclaró que el modelo todavía no se encuentra en el circuito comercial. “Para ello -adelantó- el Consorcio se encuentra en la elaboración de las pautas definitivas exigidas por el INTA para esta etapa posterior”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *