27 de noviembre de 2011 00:16 AM
Imprimir

Medidas y desmedidas

En una desición sin precedentes, la AFIP publicó en el boletín oficial la cantidad de empleados que debe tener un tambo, un frigorífico y un molino.

De acuerdo con la Resolución 3220, en las explotaciones con ordeñadores separados en los cuales exista Contrato Asociativo de Explotación Tambera deberá haber un trabajador por cada 40 vacas en ordeñe para las tareas generales de la explotación a cargo del empresario titular y un ordeñador por cada 95 vacas en ordeñe a cargo del tambero asociado.

En el caso de los tambos con ordeñadores incluidos en los cuales no exista Contrato Asociativo de Explotación Tambera deberá haber un trabajador por cada 28,20 vacas en ordeñe o un empleado por cada 707 litros diarios de leche producida.

En tanto, la Resolución General 3218, fijó el número mínimo de trabajadores necesarios para un frigorífico, dependiendo de las toneladas de carne y de la cantidad de cabezas faenadas mensualmente.

Esta norma establece, por ejemplo, que los frigoríficos de ciclo I (por cabeza de ganado bovino en pie) deberán contar con 1 trabajador cada 80 cabezas faenadas por mes las plantas de clase A; y con 1 trabajador cada 40 cabezas faenadas por mes en el caso de los frigoríficos B, C y Rurales.

La Resolución por su parte, estipula la cantidad de empleados que deben contratar las firmas dedicadas al desmonte de algodón con capacidad de producción de hasta 25 fardos por hora. Además, fija los trabajadores de molienda de harina y los divide en cuatro categorías, dependiendo de los kilogramos de trigo procesado por hora.

Desde la Afip, aseguran que esta medida es una herramienta eficaz para combatir el empleo informal. “Las presunciones laborales han sido una herramienta sumamente eficaz para combatir el empleo ilegal”, especificó su titular, Ricardo Echegaray.

Por su parte, algunas entidades productivas se manifestaron abiertamente en contra. El presidente de la Asociación de Productores de Leche (APL), Manuel Ocampo, criticó la nueva norma, puntualmente por su alcance en el tambo. “La cantidad de empleados que tienen los tambos hoy es mucho menor a los que establece la norma. Es un disparate, un error de apreciación, pareciera que estuviéramos hablando de tambos del siglo pasado”, disparó.

“Es lamentable”, explica José, amigo tambero del departamento Las Colonias. “Nadie te puede obligar a tener determinados empleados. Menos Echegaray, denunciado por entregar subsidios truchos en su paso por la ONCCA. Está sobrepasando las funciones de control del organismo que preside”, finalizó lacónicamente.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *