28 de noviembre de 2011 10:45 AM
Imprimir

Nubarrones avisan sobre dificultades en la industria para 2012

URUGUAY : La revista Economía y Mercado informa que preocupa a la industria manufacturera el escenario que se presenta para 2012, pues hay sectores que ya han recurrido al seguro de paro y otros observan como las exportaciones disminuyen afectadas por la crisis financiera que sufren los países desarrollados, además de las barreras proteccionistas de Argentina y Brasil.

DOS ANGULOS. El artículo publicado hoy señala que por un lado, “el atraso cambiario abre las puertas a los productos importados y reduce el valor de los exportados que solo se salvan si los precios internacionales son extraordinarios”

Pero por otro “los acuerdos salariales aprobados en 2010 son un lastre muy pesado para encarar las turbulencias que se esperan en el 2012 por la fuerte indexación al comportamiento macroeconómico, que nada tiene que ver con cada realidad sectorial”.

Recuerda la nota que la última semana el equipo económico dijo que hay que centrarse en la productividad, en particular de la mano de obra, pero lo que se haga al respecto será a largo plazo y el “mientras tanto” se presenta como algo muy grave. “Se abre, por lo tanto, un paréntesis de expectativa sobre posibles medidas que mitiguen los impactos que se comienzan a sentir en el sector real de nuestra economía”.

DATOS. El artículo citado agrega los datos que se leen a continuación y que transcribimos casi textualmente para su mejor entendimiento.

La producción total de la industria manufacturera creció en el tercer trimestre del año 4,5%, pero si se excluye la refinería de petróleo que justo detuvo su actividad por refacciones en dicho trimestre, el aumento es muy alto (8,8%) contradiciendo las preocupaciones reseñadas.

Si se toma como referencia el período de 12 meses terminados en septiembre de 2011 y se compara con un período similar inmediato anterior. La producción industrial sin refinería registra una tasa de crecimiento del 5,3% en el último año y sobre esta referencia es que se analizarán los principales sectores.

ALIMENTOS Y BEBIDAS. El principal agregado de producción es el de alimentos y bebidas. En este conjunto se observa un comportamiento por debajo de la media (solo 2,2%) a pesar del repunte que se constata en el tercer trimestre (6,2%).

Esta evolución es el resultado de dos puntales en el crecimiento, la producción de lácteos y de molinos de arroz con variaciones del 15,7% y del 7,2% respectivamente. A la buena disponibilidad de materia prima se suma una creciente demanda externa que provoca que, medidas en dólares, las exportaciones hayan aumentado 42% en leche y natas concentradas y 18% en arroz.

Los frigoríficos en cambio, en la preparación de carnes de animales y aves, la caída en el último año fue del 3,7%. El problema es de disponibilidad de materia prima ya que los precios han sido excelentes.

En el mercado externo la venta en toneladas equivalentes bajó 18% en los primeros ocho meses del año mientras que los dólares que ingresaron fueron 12% superiores a los acumulados en el mismo período del 2010. Por lo tanto, la preocupación a futuro radica en la recuperación del stock bovino para faena y que se pueda satisfacer la capacidad instalada en la industria.

TEXTILES. El segundo agrupamiento de sectores es el vinculado a los textiles y la vestimenta. Este es uno de los motivos de preocupación para la política industrial. La caída en la producción de hilados y tejidos es abrupta y llega al 23,3%, los tops de lana registran una merma en la producción del 6,8% y la vestimenta, que había caído abruptamente desde 2008, se frena en un nivel bajo.

En las exportaciones cada vez es más difícil incorporar valor agregado a la materia prima y sostener la competitividad internacional.

PRODUCCIÓN FORESTAL. Hay una producción creciente de materia prima pero la realidad de los mercados internacionales, los crecientes costos internos y el atraso del tipo de cambio hacen insostenible el agregado de valor a la materia prima para aserrados.

A los elementos negativos por el lado de los precios para los productos de madera aserrada, se suma un cambio en las reglas de juego en contra de la producción real que se viene produciendo gradualmente en los últimos siete años. Estas inversiones industriales requieren una escala grande y un nivel de exigencia de calidad mundial. Para justificar tales proyectos hay una condición necesaria: el control sobre la disponibilidad de materia prima. Este último acontecimiento entra en conflicto con el deseo del gobierno de gravar las grandes concentraciones de tierras que en este caso son una necesidad para viabilizar los proyectos de industrialización y no un sinónimo de mala distribución de la riqueza, asegura Economía y Mercado.

La producción de pasta de celulosa también está afectada por el cambio en las reglas de juego. Sin embargo, en este caso, una vez iniciada la producción la misma debe continuar. Hace varios trimestres la rama alcanzó un nivel de producción con la entrada en funcionamiento de Botnia que sigue relativamente estable en lo que va de 2011.

Los sectores de producción de productos de papel, cartón, imprentas y otros están orientados al mercado interno y muestran un leve crecimiento. Esta variación, por debajo de lo que aumentó la demanda interna, es reflejo de importaciones crecientes de productos finales que le restan mercado a la producción nacional.

QUIMICOS Y PLASTICOS. En este caso, la producción es creciente por el lado de la demanda interna y algunos casos de exportación. Sobresale la demanda interna de abonos y plaguicidas para la producción agrícola, pinturas para la construcción y refacción de hogares y medicamento.

La producción de insumos para la construcción también está teniendo un empuje de demanda y responde con cantidades crecientes en cerámicas, cemento, vidrios, hierro y sus derivados.

INDUSTRIA AUTOMOTRIZ. La contribución al crecimiento de la industria por parte de la producción de automóviles más que ha compensado la caída observada en la producción de bicicletas y otros medios de transporte. La producción de autos en nuestro país lleva siete trimestres consecutivos de crecimiento y la tasa en el último año es del 62%. El gran problema con este crecimiento es que tiene algo de artificial y siempre pueden aparecer trabas para exportar a los países vecinos.

A pesar de la baja ponderación en el total, la fuerte variación en este sector genera una incidencia en la tasa de crecimiento total de 0,6 puntos porcentuales.

EXPECTATIVAS NEGATIVAS. El análisis efectuado por la revista especializada en asuntos económicos y que se distribuye cada lunes con El País, concluye que “el comportamiento con luces y sombras a nivel de sectores y la sumatoria de amenazas para el año 2012 empeoraron las expectativas de los empresarios. El relevamiento que realiza la Cámara de Industrias del Uruguay es muy claro al respecto y existe una muy fuerte similitud con lo observado previo a la crisis de 2008”

“La expectativa sobre la economía pasó a registrar un saldo negativo de respuestas de 1% en el tercer trimestre contra el saldo positivo de 15% que predominó en los cinco trimestres anteriores”. “Los problemas de demanda se vislumbran por el lado externo donde el saldo de respuestas favorables bajó al 3% y todavía no se observa un corte en el flujo crediticio como ocurriera en 2008”.

Por último debe tenerse en cuenta que “el indicador anticipado que elabora la gremial empresarial del sector muestra el primer resultado negativo en varios trimestres”, lo cual “no es señal suficiente de cambio de tendencia, para lo cual deberían ocurrir dos mediciones más en el mismo sentido negativo” No obstante ello “las nubes en el horizonte señalan que es altamente probable que esto se cumpla y ya hay sectores como los textiles y los de madera aserrable que están requiriendo de medidas específicas”, finaliza el completo informe.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *