28 de noviembre de 2011 19:58 PM
Imprimir

Wageningen, el centro holandés que quiere a Chile como potencia agroalimentaria

La organización está postulando a un programa de InnovaChile para establecerse en Chile.

Hacer de la industria de alimentos chilena un sector más competitivo a nivel mundial es la razón por la que Wageningen UR (Universidad y Centro de Investigación) quiere arribar al país en los próximos meses, gracias al programa de InnovaChile de Corfo que incentiva la llegada de entidades extranjeras para crear focos de innovación.

El plan de Wageningen, que se especializa además en materias medioambientales, incluye un presupuesto para 10 años de US$ 39 millones, financiado por ellos (23%), Corfo (38,4%), y centros de investigación, universidades y empresas privadas chilenas participantes.

“Llegar a Chile es parte de nuestra estrategia de internacionalización. Con nuestro expertise nos consideramos un socio interesante, sobre todo para ayudar al país a convertirse en potencia agroalimentaria”, explica Peter Zuurbier, director Wageningen UR Latin America Office, y quien lideraría el centro de excelencia en Chile que recibiría el nombre de “ICEFood”.

Hasta la fecha, esta entidad mantiene una oficina en Brasil, pero es un proyecto mucho menor al que pretende instalar en nuestro país. De recibir la aprobación de InnovaChile, en los primeros tres años de funcionamiento, trabajarían unos 80 investigadores (50% chilenos, 50% holandeses), además de doce compañías en los cinco proyectos que incluye la iniciativa. Subsole, SalmonChile, Nestlé Chile y Cox&Cox, son algunas de ellas.

“Es parte de la filosofía de Wagengingen vincular inmediatamente la universidad con las empresas para las actividades de investigación. No queremos hacer ciencia por ciencia, sino que ciencia para impactar al mundo”, afirma Zuurbier.

Centro virtual


De los proyectos que están en la carpeta para Chile, se destacan el que busca nuevas variedades de quínoa para alimentos para bebés, consumo de productos saludables, y el desarrollo de tecnologías para mantener por más tiempo la calidad de productos como la palta y los mariscos.

“Los primeros tres años serían para trabajar en estos proyectos, con US$ 12 millones financiados para ese período, en el que además deberemos generar nuevas líneas de investigación”, explica Zuurbier.

El modelo de trabajo sería a través de un “centro virtual”, ya que no se contempla construir nueva infraestructura, y las investigaciones serían ejecutadas en los laboratorios o centros chilenos asociados al plan y de Wageningen. “La idea es crear sólo una oficina para organizar los procesos de investigación y valorizar el conocimiento que ayudará a avanzar a la industria de alimentos chilena”, afirma.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *