28 de noviembre de 2011 22:22 PM
Imprimir

El derrumbe del precio de la soja le pondrá más presión al mercado cambiario

Su cotización cayó el 26% frente a los máximos alcanzados este año. Su importancia es tal que 1 de cada 4 dólares provienen de sus exportaciones.

La marcha atrás que evidenció el precio de la soja en los últimos 90 días encendió luces amarillas en el Gobierno.

Es que con la fuga de capitales en un nivel sostenido y las crecientes dificultades para contener la avalancha de importaciones, la posibilidad de un enfriamiento en las exportaciones agropecuarias anticipa un 2012 con creciente escasez de dólares. Justo en momentos en que la mini crisis cambiaria parece haber amainado.

“Las cotizaciones de los commodities sufrieron un importante recorte, producto de las turbulencias derivadas de la crisis internacional. Los precios del maíz, el trigo y la soja cayeron 24%, 35% y 26%, respectivamente, con respecto a los máximos alcanzados en el año”, advirtió en su último informe semanal la consultora Ecolatina.

“Esta baja en las cotizaciones resulta relevante dada la creciente importancia de estos productos y sus derivados en las exportaciones de nuestro país. En particular, 1 de cada 4 dólares exportados lo aporta el complejo sojero“, agregó.

Un cálculo que realizó Ecolatina refleja la importancia del valor de la soja, trigo y maíz para el valor del dólar en la Argentina: si los precios de las exportaciones e importaciones se hubiesen mantenido en los niveles de 2006, en el período 2007-2011 se habría acumulado un excedente externo de apenas u$s 16.700 millones en lugar de los u$s 60.500 millones registrados.

Para contrarrestar este faltante de dólares comerciales, el Gobierno tiene dos opciones: mejorar el saldo comercial y/o frenar la salida de capitales.

Se estima que este año la dolarización de portafolios bordeará los u$s 22.000 millones. Y en los últimos meses se fueron fondos a razón de u$s 3.000 millones por mes, agrega El Cronista.

En lo que se refiere al saldo comercial, ha resultado difícil poner más restricciones a las importaciones. Por eso, los especialistas apuntan a incentivar más exportaciones o ajustar paulatinamente el tipo de cambio (erosionado por la inflación), de manera de apuntalar el superávit comercial.

“La favorable dinámica de los términos de intercambio ayudó a sostener la principal fuente de divisas en los últimos años. Dado que no se espera que los precios registren una caída mucho mayor ni un fuerte repunte en 2012, el desempeño del comercio exterior se regirá más por la dinámica de las cantidades. En los últimos años las importaciones, medidas en volumen físico, fueron mucho más dinámicas que las exportaciones”, indicó Ecolatina.

Según la consultora, “para que la actividad siga pujante en 2012 será clave aumentar la oferta neta de divisas. La mejor opción para aumentar la disponibilidad de dólares pasa por atacar las causas del deterioro del saldo de la cuenta corriente y la cuenta capital que tienen un rasgo en común: la inconsistencia entre el ritmo de suba de los precios y el deslizamiento del tipo de cambio nominal“.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *