29 de noviembre de 2011 15:18 PM
Imprimir

Productos forestales no maderables, una alternativa innovadora para La Araucanía

CHILE : A través del Programa de Innovación Territorial (PTI) se fortaleció la cadena productiva-comercial de productos derivados del piñón, el hongo morchella y la rosa mosqueta, aportando valor y mejorando las gestión de las empresas y el acceso comercial de los productos.

Los productos forestales no maderables derivados del piñón, el hongo morchella y la rosa mosqueta tienen un alto potencial económico. Es una de las conclusiones a las que llegó el Programa de Innovación Territorial (PIT) “Desarrollo, diversificación y encadenamiento productivo de tres Productos Forestales no Maderables (PFNMs) que se desarrolla en la región de La Araucanía. 

El programa es ejecutado por la organización Bosque Modelo Araucarias del Alto Malleco y cofinanciado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y surgió para aprovechar mejor la cadena que funciona en Lonquimay alrededor de los PFNM. Ésta comienza con las familias recolectoras pehuenches de la zona que venden sus productos a comerciantes, intermediarios y procesadores artesanales y éstos, se vinculan con acopiadores y exportadoras.

La iniciativa –que tiene un costo de $ 656,8 millones de los cuales FIA portó el 50%– tuvo como objetivo fortalecer esa cadena productiva-comercial y dar valor tanto a nivel organizacional como de gestión y acceso comercial para todos quienes la integran.

El trabajo se inició el 2008 y entre los asociados estaban las universidades de La Frontera (UFRO) y de Chile, el  municipio de Lonquimay junto a la empresa Asemafor Ltda. También participaron la Asociación Indígena Qümque Wentru (Hostería Follil Pehuenche), la Sociedad Comercial Meliñir Ltda.,  y la Sociedad Pezarte Ltda., más  tres beneficiarias directas individuales.

Morchella y rosa mosqueta

En el programa se realizó un estudio para establecer el potencial del hongo morchella y la rosa mosqueta en el extranjero. En el primer caso, es un producto que tiene interés gastronómico, lo que explica la exportación del 95% de la producción a Francia, Italia y Alemania, en forma congelada fresca o deshidratada.

En la comuna de Lonquimay, un kilo de morchella fresco puede llegar a $ 5.000 ó $ 6.000, mientras que un recolector puede recibir del intermediario entre $ 60.000 y $ 80.000 por un kilo de morchella seca.

Respecto de rosa mosqueta, el interés proviene de empresas del sector medicinal, cosmética, alimentos y exportadoras, que exportan entre el 95% y 99% de la oferta nacional. El precio promedio pagado en el exterior aumentó debido al producto final más elaborado.

A nivel del trabajo con los recolectores, el PIT organizó a los participantes formalmente para que recibieran un precio justo por su oferta y los ayudó a establecer convenios comerciales. Asimismo, se capacitaron en técnicas de selección, manejo y almacenamiento de la materia prima para su venta posterior.

Estructura de negocio y capacitación de los productores

El trabajo con los emprendedores, se centró en ayudarlos a constituirse legalmente y entregar la resolución sanitaria a las fábricas. También se definió su especialización para desarrollar alimentos a partir de determinados PFNM y se capacitaron en manipulación de alimentos. Lo anterior, implicó definir tanto los  estándares de calidad  de los alimentos fabricados a partir de los PFNM, como sus características y propiedades naturales más importantes. La idea fue transformar esos atributos en un valor agregado, para asignarles diferentes precios.

Además, los socios aprendieron cómo planificar un negocio y crearon alianzas comerciales. Todo lo anterior se tradujo en productos innovadores, ya presentes en tiendas especializadas en los mercados de Lonquimay, Curacautín, Temuco, Concepción y Santiago.

Después de tres años de la ejecución del PIT, la empresa Bosque Modelo concluyó la factibilidad de desarrollar una nueva actividad económica a partir de los bosques de la zona, ligados con productos no madereros. Sin embargo, se enfatizó la necesidad de realizar actividades de manejo y de conservación de los bosques y suelos para preservar los ecosistemas. Por lo mismo, se destacó que la capacitación de las personas que vivan de los PFNM es esencial para el emprendimiento y la innovación en este rubro.

Planes de negocio

Para el coordinador del programa, Washington Alvarado, uno de los principales logros fue el establecimiento de siete planes de negocios. Uno de ellos, explicó,  se desarrolla actualmente a través de cinco emprendedores que se dedican sólo a la elaboración y comercialización de alimentos derivados del piñón. A ellos se suma la hostería Folil Pehuenche que incorporó servicios de gastronomía innovadora en torno a esta semilla. En tanto, la empresa PezArte Ltda. agregará valor y comercializará los tres PFNM.

De esta manera, la oferta incluye una amplia variedad de productos como cous-cous, galleta,  galletón y alfajor de piñón. También el piñón en conserva; la morchella seca y envasada y rosa mosqueta deshidratada limpia, en cascarilla y pulpa.

El segundo plan de negocio, se orienta a la venta –bajo la marca  común “Antumahuida”– de los productos y servicios de los seis emprendimientos nacidos del PIT.

El ejecutivo de innovación de FIA, Fernando Arancibia, señaló que el programa ha sido muy exitoso, superando todas las expectativas  en cuanto a sus resultados. “Valoro, además, la importancia estratégica que tiene esta encadenamiento innovador, liderado por emprendedores pehuenches, que asumen el enorme desafío de agregar valor a sus recursos naturales para insertarse a los exigentes  mercados gourmet con productos de calidad”, dijo el supervisor de la iniciativa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *