30 de noviembre de 2011 00:34 AM
Imprimir

Posición de los veterinarios ante el uso de antimicrobianos

El papel de la profesión.

Tras la reciente jornada celebrada en Bruselas sobre la utilización apropiada de antibióticos con el fin de evitar resistencias, la Federación de Veterinarios Europeos emite una serie de conclusiones que espera compartir con el resto de partes implicadas en este importante asunto de salud pública.

“El uso correcto de antimicrobianos es la clave para mitigar el riesgo de resistencias antimicrobianas”. Ésta es la principal conclusión del presidente de la Federación de Veterinarios Europeos (FVE) reunida la pasada semana en Bruselas con motivo del Día de Concienciación Europea sobre los Antibióticos 2011. El evento atrajo a más de 40 países, instituciones europeas, autoridades nacionales, asociaciones de veterinarios, científicos, etc.

A pesar de las grandes diferencias entre países, principalmente relacionadas con el uso actual de antimicrobianos, la resistencia existe en todas partes y siempre. Viaja rápido, no respeta fronteras y compromete la salud y el bienestar de personas y animales. Se trata de un problema en aumento, y para lograr resultados claros hay que asegurarse de que puede medirse y definirse el problema y establecer objetivos claros para su control. Para este propósito, la recogida de datos es esencial y todos los socios deben contribuir. Hace falta, así mismo, más investigación de los mecanismos de desarrollo y expansión de la resistencia antimicrobiana, además de la producción de nuevas sustancias con propósitos médicos y veterinarios.

Por el momento, lo que se sabe es que el uso apropiado de antimicrobianos es fundamental. La profesión veterinaria quiere trabajar junto con otras partes interesadas para buscar una solución por medio de acciones tales como:

  • Implementación de buenas prácticas de manejo y desarrollo de planes sanitarios en rebaños basados en medidas de bioseguridad y programas vacunales y bajo la cercana colaboración de veterinarios y ganaderos.
  • Mayor énfasis en la prescripción veterinaria.
  • Desarrollo de guías, protocolos y formularios.
  • Desarrollo de alternativos.
  • Eliminación de incentivos sobre la compra/venta de grandes cantidades de antimicrobianos.
  • Mayor concienciación, educación y entrenamiento.
  • Condiciones más estrictas y justificación clara para el uso de antibióticos importantes y el uso fuera de etiqueta, incluida la cascada.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *