2 de diciembre de 2011 13:19 PM
Imprimir

El campo habla . . .

... que no se sabe si es porque ya llegó el último mes del año o porque se está a días de la inauguración de un ...

… que no se sabe si es porque ya llegó el último mes del año o porque se está a días de la inauguración de un tercer período de administración K en el que, al menos para el campo, no se esperan mayores correcciones a la cuestionada política oficial respecto del sector, más allá de las «forzadas» por las circunstancias (ejemplo, la previsible liberación de los cupos de trigo guardados de varias campañas). Lo cierto es que la cantidad de reuniones que se acumularon durante esta semana no dieron lugar para el respiro, dejaron toneladas de versiones y rumores, y pusieron nuevamente de manifiesto la factura profunda de la Mesa de Enlace, básicamente en su relación con la jaqueada Federación Agraria Argentina (FAA) que lidera Eduardo Buzzi, quien, otra vez, no encuentra el equilibrio entre su acercamiento personal al Gobierno (¿la tercera es la vencida?), y lo que pretenden sus bases. El tema quedó inocultablemente en evidencia durante la presentación del crítico documento sobre los últimos 10 años de la lechería, en el que la representación de los federados quedó en la cabeza de apenas un cuarta línea, mientras Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la Sociedad Rural y Coninagro estuvieron representadas por sus presidentes. Como para compensar en parte, y mostrar que los «tamberos» K no pertenecen verticalmente a la entidad, la FAA organizó una asamblea lechera en Alicia, Córdoba, donde sí estuvo Buzzi como para desconcertar un poco más.

… que las alertas siguen siendo las mismas: la cantidad de tambos que continúan desapareciendo, el estancamiento de la producción en alrededor de 10.000 millones de litros (recién este año tal vez se superen los 10.600 millones de 1997), mientras en Brasil en igual lapso se creció más del 35 por ciento (lo mismo en Uruguay) y cuando, además, se enfrenta por un lado el problema del doble discurso del Gobierno que dice «defender» la producción, mientras por otro lado pretende que absorba más mano de obra de la necesaria, lo que le encarecería artificialmente los costos (como en otras actividades, el Gobierno pretende fijar la cantidad mínima de empleados en la empresa. ¿Habrá temor a un aumento inminente de los índices de desempleo?). Como si fuera poco, la amenaza cada vez más cercana de una recesión económica internacional o, al menos, de un fuerte enfriamiento de la economía global, hacen temer por la caída de las importaciones de leche desde China, cuyas compras eran las que venían sosteniendo buena parte del mercado hasta ahora. Eso tendría un efecto desastroso sobre los precios internos en la Argentina, especialmente si hay un aumento relativo de la producción láctea y cierta caída en la demanda local de lácteos.

… que no fue lo único que ocurrió. También hubo algunas alarmantes caídas de piedra, un inesperado tractorazo de los fruteros en Villa Regina, la mencionada asamblea lechera, otra por el trigo en Benito Juárez, la última reunión anual del Consenso Agroindustrial en el Anexo del Congreso, un encuentro técnico organizado por la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA) sobre «las ventajas de las nuevas sojas», con la presencia de Lorenzo Basso, con su «toque» académico (y sus ganas de seguir, al menos, como viceministro), y varios festejos (se supone que por «llegar» a fin de año). Por caso, las cuatro cadenas agrícolas realizaron su conmemoración en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, igual que el MatBA (el Mercado a Término de Buenos Aires) o el ya tradicional premio a la Excelencia Agropecuaria en la Rural, entre otros varios encuentros que dieron lugar a numerosos comentarios. Un ejemplo, que ya no debería sorprender, es el del tercer «testimonial» de la provincia de Buenos Aires: el reelecto intendente de Cañuelas, Justo Arrieta, que, finalmente, declinó la asunción municipal para optar por la más «glamorosa» de ministro de Asuntos Agrarios de Daniel Scioli, en reemplazo del inocuo Ariel Franetovich, en la mayor provincia agropecuaria del país (aunque no fue para esto que lo votó la gente). Mientras, la subsecretaria de Agricultura de la Nación, Carla Campos, que deseaba desesperadamente ese lugar, se deberá resignar, tal vez, para la próxima vuelta.

… que en todos lados se cuecen habas. El dicho, en este caso, se aplica al vecino Paraguay, donde un escándalo de magnitud amenaza a más de un funcionario. Es que también allí los manejos con tierras vienen siendo frecuentes, aunque el caso de las 300.000 hectáreas «re-mensuradas» de Santa Rita, una de las mejores zonas productivas del país (con hasta tres cosechas anuales), superó todo lo anterior, al punto de que aparentemente y por ahora, se habría parado el proceso. Lo que no para, al contrario, son las crecientes pretensiones del gremio de los camioneros que, previsiblemente al comenzar la cosecha, comienzan con las presiones. En este caso, el problema se está dando en Entre Ríos, donde varias plantas y cooperativas están bloqueadas ya que los sindicalistas de Moyano pretenden incorporar a esos trabajadores a su gremio y así ampliar su base de ingresos por cuotas sindicales y sociales. Este tema, junto con la nueva autorización para hacer maíz transgénico en Francia, fueron algunos de los temas sobre el tapete en las reuniones, aunque, en este último caso, el presidente Sarkozy adelantó que sus país podría seguir «resistiendo» la nueva decisión que adoptó la Corte francesa de liberar el cultivo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *