7 de enero de 2010 00:10 AM
Imprimir

Macri le pidió a Cristina que “no nos conduzca a una crisis como en el conflicto del campo”

El jefe comunal le solicitó a la presidenta, tras el pedido de renuncia a Redrado, "que respete la autonomía del Banco Central". Anunció que "si la presidenta no cambia vamos a pedir urgentemente una sesión especial" en el Congreso. El ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, dijo que "lamentablemente se trata de otro papelón mundial" y que "es evidente que el gobierno nacional tocó fondo". También el jefe del bloque porteño, Cristian Ritondo, lanzó que "los K quieren hacer con el Central lo mismo que hicieron con los fondos de Santa Cruz".

El macrismo en su conjunto salió a repudiar el pedido de renuncia de Cristina Kirchner a Martín Redrado. El jefe de Gobierno de la Ciudad de buenos Aires, Mauricio Macri, pidió a la presenta que respete la autonomía del Banco Central y no nos conduzca a una crisis institucional como se originó con el conflicto del campo”.

Macri sostuvo que las razones del pedido de renuncia al presidente de ese entidad se originaron en “un decreto de necesidad y urgencia que es ilegal”.

Advirtió que el Gobierno nacional está “usando todos los mecanismos de presión que tiene a mano” para forzar la renuncia de Redrado.

Recalcó en ese sentido que PRO, el partido que preside, “seguirá trabajando junto a otros bloques para que la Argentina vuelva a tener independencia y que funcione lo que se votó el 28 de junio”.

Anunció que “si la presidenta no cambia” desde la oposición “vamos a pedir urgentemente una sesión especial” para tratar el tema en el Congreso de la Nación.

“No se pueden utilizar reservas para contener los gastos que han realizado”, enfatizó y agregó que “estamos todos atentos porque si nos volvemos a descapitalizar, ya sabemos lo que pasa”.

“Papelón mundial”

Por su lado, el ministro de Hacienda del Gobierno porteño, Néstor Grindetti, criticó también la decisión: “lamentablemente se trata de otro papelón mundial. Es evidente que el gobierno nacional tocó fondo. No le hace bien a la Argentina que no se respeten las instituciones, ya que de esta manera seguimos perdiendo credibilidad en el mundo. Las reservas son de los argentinos y no del Gobierno nacional. Este accionar sólo significa retroceder, como en el juego de la Oca”.

El funcionario porteño aseguró que “el Gobierno nacional esta acostumbrado a no respetar las instituciones. Así como hicieron desaparecer a las AFJP y luego obligaron a la Anses a invertir en donde se le ocurría al Ejecutivo, ahora vuelven a dar manotazos de ahogados queriendo utilizar las reservas del país como fondos de garantías. Para colmo, lo quieren hacer además de manera avasallante e intempestiva, queriendo hacer renunciar al presidente del Banco Central”.

“Nosotros defendemos las instituciones. El presidente del Banco Central se designa con acuerdo del Congreso y la remoción debería ser por los mecanismos legales previstos. Y en caso que el presidente del BCRA renunciase, debería ser el Congreso de la Nación el que deberá confirmar la asunción su reemplazante”, finalizó el ministro Grindetti.

Igual que los fondos de Santa Cruz

Por su lado, el titular del bloque del PRO de la Legislatura porteña, Cristian Ritondo, cuestionó don dureza la decisión. Ritondo se manifestó preocupado por “el atropello del gobierno nacional contra el pueblo argentino, que sigue actuando como caudillista, destruyendo y debilitando notablemente las instituciones económicas y democráticas de nuestro país, contribuyendo e imposibilitando el desarrollo de la seguridad juridica”.

El desprecio por las instituciones afectará, a la larga, la confianza de los inversionistas en el país quienes creemos en la importancia de las reglas económicas y de las instituciones democráticas debemos hacer un frente común y ponerle freno al kirchnerismo que esta nocaut y tira piñas a todos lados.

Ritondo recordó que el Banco Central es un ente autárquico y con independencia del Poder Ejecutivo. “Los K no entienden la independencia del Banco Central. Esto es parte de la desesperación, de un Gobierno se queda sin caja y que va contra todo y contras todos”.

Ritondo cuestionó el pago de deuda con reservas porque después no se sabe "quién le devuelve al Central esos 6.000 millones”.

Finalmente Ritondo fijo que los Kirchner quieren hacer con las reservas del Banco Central, lo mismo que hicieron con 530 millones de dólares de la provincia de Santa Cruz que siguen siendo un instrumento político clave para el ex presidente, que ya fantasea con volver a la presidencia en el 2011, sin darse cuenta que la gente ya le dio la espalda.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *