5 de diciembre de 2011 02:53 AM
Imprimir

Casilda, Santa Fe: El Frente para la Victoria le birla una concejalía a la Federación Agraria

Concejales del Frente Santa Fe para Todos (Frente para la Victoria) impugaron el pliego del concejal electo del Frente Santa Fe para Todos (Frente para la Victoria-Unidad y Progreso), Germán Zarantonello, vinculado a los autoconvocados del campo de esa región. Y se sumaron los ediles de la UCR y el socialismo.

El concejal electo y futuro presidente del Concejo Deliberante de Casilda, Roberto Melli, con la complicidad del senador departamental, Eduardo Rosconi, y el actual intendente reelecto, Juan Carlos Bacalini, decidieron impugnar al concejal electo por el Frente Santa Fe para Todos, Germán Zarantonello.

 
La impugnación sería por “inhabilidad moral por juicios sobre deudas”. Según se explicó a Urgente24, se presentaría como prueba contra Zarantonello un pagaré impago de dudosa procedencia.
 
Zarantonello fue durante años un militante de la Federación Agraria Argentina, aunque también fue director de Inspecciones Municipales, hasta 2007.
 
Evidentemente de ese paso por la municipalidad arrastra algunas diferencias importantes con algunos de quienes deben votar sobre su pliego.
 
Le reprochan, por ejemplo, que durante el conflicto por la Resolución 125 protagonizó acciones de protesta junto a los autoconvocados, afirma él.
 
Luego, Germán Zarantonello difundió un texto respondiendo a las irregularidades con que se lo pretende vetar del Concejo Deliberante de Casilda.  
 
La carta:
 
Bastó que hace unos sesenta días atrás hiciera públicos los ingresos del Señor Roberto Melli, Asesor del Senador provincial Eduardo Rosconi para que en forma inmediata recibiera llamadas telefónicas del primero, en una de las cuales profiriera amenazas y coacciones para obligarme a callar la boca y a no mencionarlo más en mis comentarios por radio y televisión.  En una síntesis apretada de sus dichos me manifestó: “A vos que te importa si gano 12.000 y voy a cobrar 4.000. Esta es la ültima que te dejo pasar…tengo elementos para hacerte trizas a vos….tomalo como una amenaza, tomalo como vos quieras….vos me hacés una, yo te hago 38, vos me harás sesenta, yo te hago quinientas…no voy a descansar hasta hacerte trizas totalmente …si te seguís metiendo conmigo te voy a hacer mierda”…

Por supuesto que debí denunciar el hecho a la justicia ya que su tono, sus palabras, su forma de actuar me infundieron mucho temor. Después de la denuncia guardé un respetuoso silencio al respecto por varias semanas para dejar actuar a la justicia y buscando que se logre una verdadera pacificación pero sin perder mi temor, invadido por un sentimiento de hallarme bajo un estado de amenaza permanente.

Todo pareció desarrollarse con bastante normalidad hasta hace unos diez días cuando recibo la cédula de convocatoria a la reunión preparatoria que determinaría como serían distribuidos los cargos del nuevo Honorable Concejo Deliberante de Casilda. Allí comenzó a circular toda una andanada de rumores y de información que fueron empañando todo. Llegó a mis oídos que el Señor Concejal electo  Roberto Melli impugnaría mi diploma por atribuirme inhabilidad moral. Ante la posibilidad de que ello ocurra, reuní los antecedentes que podían determinar tal vez una condición similar en el Licenciado Melli y con ello me dispuse a asistir a la reunión preparatoria.

Pero iba a pasar algo muy puntual…Un miembro del Honorable Concejo, cuyo nombre por ahora me reservo se comunica telefónicamente conmigo para preguntarme si yo pensaba impugnar algún diploma, y le dije que si yo era impugnado, iba a hacer lo mismo con otro miembro. 

Bajo la presidencia de la Concejal Electa, Profesora Antonia Pierucci se inicia la preparatoria obviando la creación de la Comisión de Poderes que es la que por reglamento tiene facultades para separar de la elección de autoridades a los concejales electos cuyos diplomas ofrezcan alguna dificultad. Los suspendidos momentáneamente pueden permanecer en la reunión, opinar pero no tienen ni voz ni voto para elegir autoridades y por ende quedan relegados y en espera hasta que su habilitación se confirme al solo efecto de prestar juramento posteriormente.

Es evidente que el Señor Melli que aspiraba sin más a la presidencia del Concejo, decidió coaccionar sobre el cuerpo para saltar el paso de Comisión de Poderes, puesto que ello le haría perder en forma irreversible la presidencia. Se cae de maduro que si en esa llamada  sondeando si yo impugnaría a alguien hubiera dicho que no, la comisión de poderes se habría conformado con un único observado, o sea yo.

Pese a todo se sigue adelante con la reunión, yo no salía de mi asombro porque a esta altura creo que era el único que había leído el reglamento. Se eligen autoridades, voto en todos los casos afirmativamente y solicito permiso para abstenerme en cuanto al voto por la presidencia, pero me dicen luego que el voto se toma como negativo, bueno en realidad no se como quedó al final porque el acta no se hizo en el momento y no se si está hecha, yo no la he firmado aún. 

Hasta allí todo estaba mal si se quiere pero en fin, lo fui aceptando porque pensé que ese sería el estilo de la municipalidad local. Pero en retirada, el Señor Presidente electo, cargo concedido mediante votación en la que participé sin ser observado por nadie, decide hacer constar en acta que haría presentaciones impugnando mi diploma por diversas razones. Fue entonces que yo hice constar que lo haría también para dar curso a lo que había pensado hacer desde antes de la reunión preparatoria. 

Y en un arranque de impotencia frente a tanto cinismo, y anteponiendo un breve discurso refiriendo a que si mi presencia en el cuerpo era considerado un atentado a la democracia, yo presentaba en ese mismo momento mi renuncia, el cuerpo se manifestó unánime negando tal posibilidad. Me pregunté que querrían entonces, y la respuesta me llegaría varias horas más tarde al comprender que el momento de la humillación, el del escarnio era otro, lo peor iba a ocurrir en el acto de toma de juramentos.-

Nadie que no esté allí puede imaginarse la sensación de vacuidad que ofrece un área institucional conformada por gente dirigida, donde  no existen ni el consenso ni la discusión, solo voladuras erráticas de pensamientos escapados sin raigambre en las conciencias. NO hay solidaridad y mucho menos presencia del otro…¡Cómo quiere Ud. que se acuerden de la gente?….Navega en el aire esa sensación de mediocridad y un tufillo a corrupción que lo hacen difícilmente respirable. Es evidente que hay mucho trabajo por hacer, mucho que cambiar.

Así y todo,  frente a un escenario solo puesto al servicio de las ambiciones de poder, persistí en mi intención de permanecer firme respetando la voluntad popular que allí no fue tenida en cuenta por ninguno de los miembros, y  con gusto a fósforos en la boca me retiré para buscar aire, aire de verdad. 

Aún sabiendo que todo estaba fuera de término, que todo el procedimiento administrativo preparatorio estaba mal nacido, acondicioné mi impugnación y las pruebas en la que solicitaba la nulidad de todo lo hecho por el nuevo Honorable Concejo puesto que de movida nunca se ajustó a la normativa (basta con agregar que el reglamento dice que la convocatoria debe hacerse por lo menos con quince días de anticipación y esta se hizo con escasos cinco días).                                                                      
Fue después de todo esto que empecé a tomar conciencia de que Melli estaba cumpliendo con una parte de sus amenazas. Por eso, con mi carpeta bajo el brazo me presenté ante la presidencia del actual Concejo para pedir la impugnación, pero a instancias de su Señor Presidente, regresé sin efectivizarlo, siempre tratando de evitar un desorden mayor, y con el compromiso de su parte de que me avisaría si Melli presentaba algo en mi contra.  

Desde hace una semana me vienen llegando noticias de acciones que Melli iba a desplegar en mi contra, por ejemplo juicios sobre deudas inexistentes, denuncias por apología del delito y otras más que lamentablemente se fueron cumpliendo casi sin error comparando con los datos previos.

Las mismas fuentes que me dieron la información oportuna de primera calidad, hoy me marcan la nueva jugada que planea realizar (quizás la más audaz de todas) y que por los aciertos anteriores, debo considerar como de muy probable materialización. 

Según esta información, Melli, con acuerdo de otros miembros del nuevo y viejo Concejo y por gentilezas políticas que se brindan mutuamente se le tomaría juramento en primer término a Ël para ser así ungido con la presidencia y después de ese paso, se le cedería la potestad para continuar el procedimiento y sería el mismo quién tomaría juramento al resto hasta llegar a mi turno en el que me dejaría “pagando” con mi mano posada sobre la Biblia o lo que pongan allí sin expresar fórmula alguna para que no pueda jurar,  como le hicieran a represores de una época en la que yo ni siquiera había nacido, basando su accionar en un par de denuncias sin asidero y que les devolverán serias consecuencias, denuncias que todavía ni siquiera fueron evaluadas por los juzgados intervinientes…-

Dicen, yo no lo creo, que habría repartido además una buena suma de dinero a puntuales medios periodísticos para que no se pierdan detalles de ese momento y que detengan sobre mi las cámaras….si esto no es vivir bajo un estado de amenaza permanente….

Detrás de mí hay casi diez mil personas mayores que confiaron, que me dieron su aval para cambiar esto que ya no desean. Se burlan, se ríen de la voluntad popular, justamente aquel que fue el gran perdedor en las internas, aquel que sin opción debió montarse sobre mis  espaldas para cruzar el charco, aquel que como el alacrán aguijonea al llegar al otro lado…Toman en joda a la democracia. Hay en las sombras un ejército de corruptos que temen ser descubiertos y puestos a la luz pública. Haaa….no?….a que le temen entonces?….si todo está bien por que no disfrutan de la compañía de los que venimos a trabajar para la gente?… 

Cualquiera que no arregle y no sea funcional a sus “enroques” ya es un enemigo. Desde el comienzo, desde el primer día Rosconi se manifestó en contra de mi presencia en el Concejo y hoy vemos como sus perfiles decadentes revelan las huellas de un pasado cargado de secretos inconfesables.

Rosconi, actual senador provincial, asociado con Melli, su “asesor” (ambos unidos por vínculos de intereses y alineados a la figura del Ingeniero Jorge Obeid, ex gobernador de Santa Fe), aunaron esfuerzos en una actitud desesperada para dejarme sin banca utilizando modos reñidos con las Constitución, poniendo en evidencia por lo menos el escasísimo conocimiento de la misma, de sus leyes y textos reglamentarios (esto pensado benignamente y descartando de plano toda intencionalidad delictiva).

Obviamente que no habrá de resultarles muy fácil. Por más que burlar las normas esté de moda, que a la traición la llamen política, que crean que son todopoderosos aún cuando el creador marca sus límites. Por más que se escondan detrás del plumaje del poder o de abultadas billeteras cargadas de necesidades ajenas, yo sigo dando la cara, lo hago por la gente, por los casi diez mil que me sonríen, porque porto la bandera del esfuerzo personal, porque llegué solo y lo disfruto y eso es algo que estos muchachos y chicas no conocen. Tengo en mi boca la miel del reconocimiento  de la gente y sobre mis espaldas llevo la responsabilidad por la esperanza de miles. Vivo una vida intensa porque me siento parte de esa gente, y en el fondo creo que es eso lo que me envidian.

El próximo martes (06/12) invito a todos a participar de mi juramento.  Cuando lo exprese, cada uno de los que me votaran o no sabrán que el reloj de su esperanza comenzó a girar. Sepan que la importancia no me la doy yo, me la están dando los que me temen. Que cada uno saque sus propias conclusiones.-

GERMAN ZARANTONELLO
Concejal Concejal Electo
Frente Santa Fe para Todos    
DNI. 23.399.229  
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *