6 de diciembre de 2011 13:22 PM
Imprimir

Señalan que una propiedad de la soja combatiría a la obesidad

Científicos españoles demostraron las propiedades contra la obesidad y hepatoprotectoras de las isoflavonas, sustancias de origen vegetal que se encuentran sobre todo en la soja y que actúan como análogos de determinadas hormonas que segrega el organismo humano, como los estrógenos.

Científicos españoles demostraron las propiedades contra la obesidad y hepatoprotectoras de las isoflavonas, sustancias de origen vegetal que se encuentran sobre todo en la soja y que actúan como análogos de determinadas hormonas que segrega el organismo humano, como los estrógenos.

Además de las propiedades protectoras de las isoflavonas de la soja contra el aumento de peso, la investigación revela también su papel en la activación de la grasa parda termogénica o la reducción de la esteatosis hepática (hígado graso) asociada.

El estudio se probó en ratones y, de ser extrapolable a humanos, podría abrir una nueva vía terapéutica frente a la obesidad utilizando, en lugar de fármacos, este ingrediente activo de la soja.

Este hallazgo refuerza la teoría que señala los múltiples beneficios sobre la salud de estas sustancias naturales de origen vegetal a las que además se les atribuyen, por su poder antioxidante, propiedades anticancerígenas, protectoras del sistema óseo o coronario.

El ensayo identifica por vez primera las acciones de las isoflavonas de la soja sobre la obesidad inducida por dieta en un modelo animal. “Se comprueba la disminución de la ganancia de peso, la activación del tejido adiposo pardo termogénico, así como la reducción de la esteatosis hepática (también conocida como hígado graso) asociada”, según apuntó el doctor Fernando Rodríguez de Fonseca, jefe de grupo que lideró el trabajo.

La tarea de intervención nutricional fue realizado en 36 ratas macho a las que se les administró dos tipos diferentes de dieta, una rica en hidratos de carbono y otra muy rica en grasas, que indujo obesidad, diabetes e hígado graso. Posteriormente, se trató a los animales con daiceína (uno de los principales tipos de isoflavona) durante 14 días.

Los principales resultados demostraron que a mayor dosis de daiceína en dieta, menor fue la ganancia de peso y menor presencia de grasa hepática. Este hallazgo se asoció con niveles altos de leptina (conocida como la hormona de la delgadez, entre cuyas funciones se encuentra la de inhibir el apetito) y bajos contenidos de adiponectina, cuyos niveles circulantes son inversamente proporcionales al índice de masa corporal.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *