7 de diciembre de 2011 10:43 AM
Imprimir

Bayer y elm trigo no transgenico

La unidad CropScience de Bayer planea desarrollar en la próxima década nuevas variedades de trigo resistentes al calor y la sequía sin el uso de modificación genética, informó la presidenta ejecutiva de la división, Sandra Peterson, durante una entrevista concedida a la agencia Reuters.

Como parte de su programa para desarrollar variedades mejoradas de trigo, la compañía alemana anunció una serie de acuerdos y asociaciones para incrementar su acceso a eventos de las semillas de trigo o germoplasma. “Mediante el uso de técnicas de selección asistidas por marcadores, que permiten a los mejoradores examinar un gran número de semillas para características deseadas tales como la resistencia a la sequía, la compañía podrá desarrollar nuevas variedades mucho más rápido”, dijo Peterson. Según la funcionaria, “se trata de dar un gran impulso al sistema de mejoramiento tradicional del cultivo. Los primeros ocho a diez años no requerirán el uso de transgénicos. Sin embargo, la Unión Europea debe superar su temor a la innovación agrícola, como los cultivos modificados genéticamente, o se arriesga a socavar su propia seguridad alimentaria”.
Francia
El pasado martes fue ratificada por el Consejo de Estado francés la ilegalidad de la prohibición de cultivos transgénicos, declarada desde 2008 en Francia. Este órgano consultivo supremo del gobierno ratifica la declaración en el mismo sentido realizada en el mes de setiembre por el Tribunal de Justicia Europeo (TJE), que denominaba esta restricción como ilícita.
La base de la resolución, tanto del Consejo de Estado francés como del TJE, se basa en la falta de presentación por parte del gobierno francés de evidencias científicas que manifiesten el riesgo para la salud o para el medio ambiente derivado de estos cultivos. Según las declaraciones del abogado Paolo Mengozzi, principal asesor legal del TJE, el gobierno francés no tiene autoridad para la prohibición del cultivo en base a posibles riesgos no demostrados científicamente. Además, únicamente la Unión Europea tiene las competencias para poder realizar esta prohibición del cultivo de transgénicos. Antes de la prohibición, en Francia se estaban sembrando más de 20.000 hectáreas de maíz transgénico, siendo el segundo país europeo –después de España– con mayor número de hectáreas de cultivo con estas semillas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *