8 de diciembre de 2011 10:42 AM
Imprimir

Hallan vacas de Tucumán de dudoso origen

En localidades catamarqueñas limítrofes con Tucumán, la Policía de esa provincia decomisó varios vacunos enviados allí desde La Cocha y Aguilares para ser faenados. En principio, los transportistas de los animales no llevaban la documentación exigida por el SENASA, pero en forma paralela se inició una investigación por presunto hurto de ganado mayor.

En localidades catamarqueñas limítrofes con Tucumán, la Policía de esa provincia decomisó varios vacunos enviados allí desde La Cocha y Aguilares para ser faenados. En principio, los transportistas de los animales no llevaban la documentación exigida por el SENASA, pero en forma paralela se inició una investigación por presunto hurto de ganado mayor.
Los procedimientos fueron realizados por la División Abigeato de la Policía de Catamarca. Los escenarios fueron las localidades de San Francisco, Yerba Buena, La Majada, La Paz, El Alto, Capayán y La Candelaria.
Como resultado de esos procedimientos, se incautaron media docena de vacunos (cinco de éstos novillos) de la raza holando argentina. Tenían como destino a Aguilares, ciudad cabecera del departamento tucumano de Río Chico y provenían de Santiago del Estero.
Fuentes policiales citadas por el diario La Unión indicaron que estos ejemplares pertenecen a un hombre domiciliado en La Cocha, quien no contaba con la documentación necesaria para el transporte de hacienda.
En consecuencia, inspectores del SENASA Delegación Catamarca -quienes acompañaban a los policías- labraron actas de infracción y decomisaron los animales.
En otro tramo de los operativos, la División Abigeato realizó una inspección en el Matadero Municipal de Bañado de Ovanta (departamento Santa Rosa). Allí, los efectivos secuestraron tres vacunos faenados, por lo que se dio participación al bromatólogo de la zona para el decomiso de la mercadería.
Esta hacienda habría sido llevada desde La Cocha hacia esa localidad catamarqueña, indicaron fuentes policiales.
En ambos episodios, la unidad especial de la Policía investiga si las vacas y novillos -tanto en pie como faenados- fueron producto de actividades delictivas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *