9 de diciembre de 2011 10:50 AM
Imprimir

“Pampa del Pedernal” señala el 103% de sus corderos

URUGUAY : Organizada por el Plan Estratégico del Rubro Ovino, se presentó en el establecimiento “Pampa del Pedernal”, ubicado en el paraje Pampa, de Tacuarembó, Ruta 5 kilómetro 322 (entrando al oeste) a 5 kilómetros por camino a Piedra Sola, las claves que se han utilizado en el predio para incrementar los ingresos, y que han determinado que actualmente se señale el 103% de la majada.

La actividad, que contó con una muy buena concurrencia y la presencia de técnicos de la industria frigorífica, permitió conocer el alcance del negocio ovino implementado por el predio que administra Pablo Capurro desde hace más de 30 años, y en el que la utilización de ovejas melliceras y la alimentación, han sido claves para mejorar permanentemente su producción ovina.
“Todos los años tratamos de mejorar el procreo, mejorando nuestros propios índices”, dijo a EL TELEGRAFO, Pablo Capurro. “Las herramientas son las tecnologías que se convalidan año a año a nivel nacional, tanto las que impulsa el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), desde el paquete tecnológico que puede significar el atraso en la encarnerada, la esquila preparto, el control de las ovejas gestando mediante la ecografía, y posterior a la ecografía, separar los animales que están gestando mellizos de los que están gestando únicos”. Especial mención merece la alimentación en la producción de corderos.
“Pampa del Pedernal”, cuenta con una dotación de animales ovinos de más de 8.000 animales, que incluye los corderos nacidos. Parte de esta cantidad ya se comienza a preparar como cordero pesado. “El estock es estable, bastante en equilibrio con los vacunos”, explicó.
Entre 1.200 y 1.500 corderos por año se dirigen al mercado como cordero pesado. Son alimentados en verdeos o praderas; temprano en el otoño se van realizando los diferentes lotes, y se va armando la escalera, hasta eliminar aquellas corderas que serán seleccionadas como futuras madres, como reemplazo de la majada general”.
La base de la majada del establecimiento es el Corriedale, pero en las últimos años con la aparición del cordero pesado, “comenzamos a cruzar en la fase terminal con Poll Dorset. Esto se enfoca con ovejas adultas, animales en el que la producción de lana es demasiado gruesa y está fuera de lo que buscamos”. Acotó que “ese cordero y cordera que nace, al siguiente año se prepara como cordero pesado y se largan al mercado”.
“También procuramos dirigirnos a una producción de lana más fina –23 a 24 micras sería lo ideal–, que ha bajado 6 micras en los últimos 7 años, utilizando carneros Merino con ovejas Corriedale que no son tan gruesas, logrando una buena cosecha de lana que nos permite obtener en su casi totalidad grifa verde”, dijo el productor.
“Nos obliga remitirnos al detalle para lograr un buen producto final, tanto en la carne como lana”, subrayó.
Melliceras
Lograr un porcentaje de señalada superior al 100% “es un trabajo de muchos años y recabar gran cantidad de información”, sostiene Capurro, quien entiende que “esos datos nos permiten sacar conclusiones para después tomar decisiones”.
El atraso en la encarnerada y la alimentación preencarnerada son las claves. “Después viene el momento del parto, que es cuando buscamos que esa oveja que va a parir mellizos llegue en las mejores condiciones”. En la charla quedó en evidencia que hay nuevas tecnologías en el mercado, nuevas experiencias a través del INIA, que “nos permite disminuir la mortandad de corderos, pero sobre todo, aumentar el índice lo que va de la mano de una buena alimentación”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *