12 de diciembre de 2011 10:42 AM
Imprimir

A la espera del diálogo con el nuevo ministro

Los primeros pronunciamientos sobre la asunción de Norberto Yahuar frente al Ministerio de Agricultura en reemplazo de Julián Domínguez tienen un denominador común: la búsqueda del diálogo.

Al funcionario chubutense, ex subsecretario de Pesca y Acuicultura, lo precede la fama de buscador de acuerdos y dialoguista, por lo tanto están fundadas las esperanzas del agro en una etapa de conversaciones que podrían ser fructíferas.

El gran escollo es Guillermo Moreno, el secretario de Comercio Interior, con una enorme injerencia en las decisiones y temas de campo.

Según analizan las entidades su sombra podría alcanzar al agro allí donde fuera el nuevo destino que le tocara eventualmente en la renovación de mandato de Cristina Kirchner.

Respecto de Yahuar, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y la Pampa (CARBAP) ha tomado la decisión que su rol es dialogar y gestionar con las nuevas autoridades.

Así lo confirmó a Noticias Argentinas, Norma Urruty, vicepresidenta de CARBAP quien agregó que “se lo considere (a Yahuar) dialoguista para nosotros es sumamente interesante, hay un montón de temas por tratar”.

“Sin embargo entendemos que es difícil que se modifiquen las políticas, con el trigo han hecho desastres, están los lecheros con sus problemas de costos, el maíz está intervenido”.

La dirigente ratificó que apuestan a “poder conversar”.

Por su parte, Alejandro Delfino, vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina, manifestó que “no es cuestión de desafíos” para el nuevo ministro y también apostó al diálogo.

“Se trata en cambio de que la economía agropecuaria ha de haber acusado recibo del camino que le impuso el secretario de Comercio Interior”, analizó.

Para Delfino, “hoy comienza una nueva etapa, tenemos la ilusión de que se modifiquen políticas del sector como es la comercialización que si bien en los últimos tiempos hubo una cierta apertura continúan los cupos para el maíz y el trigo”, declaró a NA.

A Delfino le preocupa que “no se hayan modificado algunas cosas que le han hecho daño a la economía agropecuaria, que es la del país”.

Además estimó que faltan señales claras de inversión en el campo: “no hay interés como debiera, la gente está actuando siguiendo por inercia”, pero no tienden “a aumentar la capacidad de la Argentina de posicionarse en los mercados del mundo”.

Le preocupa que se “han perdido miles de millones de dólares por las políticas” y ahora “peligra la demanda por los saltos que sufren Estados Unidos y Europa”.

Otra entidad, la Confederación Intercooperativa Agropecuaria, Coninagro, que dirige Carlos Garetto, expresó que “si bien no tiene conocimiento de la acción del nuevo ministro en la implementación de políticas agropecuarias, espera que dado su participación en el equipo de Julián Domínguez pueda continuar el camino del diálogo”.

Aguarda que de este modo, resuelva “los temas pendientes como comercialización de trigo, maíz y economías regionales, llevando así solución a los productores agropecuarios de todo el país”.

El Comité de Acción Gremial de Federación Agraria Argentina, tiene esperanzas de que “el flamante ministro de Agricultura logre avanzar hacia un cambio de paradigma, en el cuál no sólo importe el volumen productivo de nuestro país, sino también cuántos son los productores que lo hacen realidad”.

Yahuar introdujo dos cambios, su reemplazo frente a la Subsecretaría de Pesca que ocupó el marplatense Miguel Bustamante y cambió a la secretaria de Relaciones Institucionales, Andrea García por Haroldo Lebed, quien se ocupaba de las emergencias agropecuarias.

Frente al equipo de prensa, estará como había anunciado NA, Julián Mandriotti, también con la consigna de no cambiar el ritmo de prensa de Domínguez que era intenso.

La continuidad del equipo de Agricultura, con Lorenzo Basso como viceministro es un punto a favor en los análisis.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *