12 de diciembre de 2011 11:20 AM
Imprimir

FNE investiga de oficio a Soprole y Nestlé por eventuales conductas anticompetitivas

CHILE : Ya pidió antecedentes a diversas agrupaciones de productores de leche en todo Chile

Una nueva investigación de oficio inició la Fiscalía Nacional Económica (FNE) , esta vez en torno a las empresas lácteas Nestlé y Soprole. Para recabar más información, el ente investigador envió escuetas cartas a diversas asociaciones de productores lácteos solicitándoles que entreguen “todos los antecedentes graves y precisos con que cuenten referente a la posibilidad de que Soprole y Nestlé estén actuando, o bien hayan actuado coordinadamente en el mercado de la compra de leche a productores lecheros”, señala la carta, en la cual se indica brevemente que hay una investigación de oficio por eventuales conductas anticompetitivas de Soprole y Nestlé.

Para la entrega de información les dio un plazo cercano a los 20 días a cada una de las requeridas. En el caso de Fedeleche, que fue la primera en recibir la misiva, éste vencía el pasado viernes 2 de diciembre, sin embargo, habría pedido una prórroga.

Si bien al interior del sector lechero aún se desconoce el origen de la investigación, cuentan que la Unidad Agrícola al interior de la FNE se reunió con productores hace cerca de dos meses. En dicha cita éstos últimos plantearon una serie de aprehensiones y problemáticas.

Y es que, desde que Soprole y Nestlé desistieran voluntariamente de su intento de fusión, en abril pasado, habría un “ambiente enrarecido” al interior del sector lácteo.

Recepción de leche


Una de las causas del clima de incertidumbre, señalan fuentes de los productores, es que, tras el fracaso del DPA (como se habría llamado la operación conjunta de Nestlé y Soprole), la filial de Fonterra perdió gran parte de sus productores en las regiones VIII y IX. Ello le significó una merma en su recepción de leche cercana al 8%.

Como solución a ello, Soprole habría llegado a un acuerdo con la principal empresa productora de leche del país, Agrícola Ancali, controlada por el grupo Bethia, ligada a Liliana Solari. Y pese a que las plantas están obligadas a publicar sus precios de recepción de leche, de acuerdo a fuentes de la industria se desconocen las condiciones del pacto. Esto último ha dado pie al rumor de que el monto pagado es más alto que los que sí informan. Lo cual, además, no estaría impactando en las utilidades de la firma.

Por otro lado, los productores que desistieron de su relación comercial con Soprole habrían sido captados en parte por Nestlé, que busca abastecer una planta que está a la espera de echar a andar, y por industrias lácteas de menor tamaño. Lo curioso, indican, es que estas últimas están pagando mejores precios que sus competidoras mayores.

Riesgos


Otra de las hipótesis es que la FNE, a partir de los estudios que realizó para oponerse a la fusión Soprole -Nestlé, detectó una serie de riesgos en la industria (ver recuadro), por lo que ahora estaría investigando cuáles de ellos persisten aún cuando las empresas continúan como entes independientes.

Como ambas compañías desistieron, la investigación quedó en cero. Pero, de acuerdo a fuentes del sector, aún hay imperfecciones en el mercado.

Cabe destacar además que en el último tiempo varios productores de leche, especialmente en la zona del Bio Bío, se han salido del negocio en busca de nuevas opciones, motivados principalmete por el bajo margen que obtenían.

Unidad Agrícola FNE


El 26 de agosto del año pasado el ministro de Agricultura, José Antonio Galilea, y el fiscal nacional económico, Felipe Irarrázabal, firmaron un convenio de colaboración entre ambas instituciones que tiene como objeto mejorar las investigaciones y análisis de los mercados agrícolas, con miras a prevenir y perseguir las conductas que impidan, restrinjan o entorpezcan la libre competencia en los mercados silvoagropecuarios.

El organismo fiscalizador comenzó sus actividades justamente con una gira por la zona lechera del sur del país, la cual tenía por objeto evaluar la situación de este sector, determinando sus riesgos.

En aquella ocasión, el recorrido lo realizaron Gustavo Rojas, director de la Odepa, y el abogado de la Unidad Agrícola de la FNE, Francisco Bravo, quienes visitaron lecherías y algunas industrias en Osorno y Puerto Montt. La idea era realizar un diagnóstico del sistema de comercialización y evaluar los conflictos generados en torno a la baja de precios de la leche pagada a productor.

Las dudas de la Fiscalía

El 8 de marzo de 2011, la Fiscalía Nacional Económica entregó un informe al Tdlc con una serie de argumentos por los que se oponía a la alianza que querían formar en el negocio de lácteos Nestlé y Soprole.

 Entre los riesgos que menciona consignaba que “una eventual materialización del joint venture traería asociados riesgos unilaterales en los mercados de la leche líquida, yogur y postres refrigerados, así como riesgos de carácter coordinado en los mercados de la crema y el manjar”.

En cuanto al aprovisionamiento de leche cruda, el informe de la fiscalía advirtió al Tribunal de la Libre Competencia acerca de los efectos asociados a la alianza estratégica de los dos principales compradores no cooperados de leche cruda en el país, específicamente, de “cómo el poder de compra que hoy exhiben se vería reforzado de aprobarse la operación de concentración”.

Además la FNE dijo que temía que la DPA utilizara su poder de mercado, “con miras a minimizar la presencia de sus actuales competidores en los distintos canales de distribución.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *