12 de diciembre de 2011 12:58 PM
Imprimir

Frigorífico Toba dejó de faenar y el personal entraría de licencia desde mitad de este mes

Desde mitad de noviembre la industria cárnica en la Argentina comenzó a atravesar serias dificultades y esto llevó a que muchas firmas suspendieran la faena e inicien el adelantamiento de las licencias para tratar de asimilar las dificultades económicas como consecuencia de las trabas a la exportación.

Esto sentirá en el Chaco a partir de que el grupo Vicentín (Friar) empiece a hacer cumplir el régimen de garantía horaria para los más de 250 trabajadores del frigorífico Toba, ubicado en Puerto Tirol. Ya se habla de que el 15 de diciembre comenzarán las vacaciones de la mayoría del personal, esperando saber las perspectivas para los primeros días del año entrante.
Cabe destacar que los empleados están con “garantía horaria”, lo que constituye una prestación en dinero sustitutiva del salario, de monto reducido, que garantiza un ingreso determinado en base a la diferencia entre un número convencional de horas por quincena y el tiempo efectivo de trabajo. Su naturaleza no es remuneratoria en sentido estricto, ya que no constituye la contraprestación del trabajo realizado ni de la puesta a disposición del empleador de la fuerza de trabajo. Lo es en sentido amplio, según la misma norma, en cuanto parte de lo que el trabajador debe percibir “como consecuencia del contrato de trabajo”.
Los trabajadores del Frigorífico Toba desconocen cuándo comenzarán nuevamente a faenar, aunque saben que el gobernador ya está al tanto de esta situación. Por el momento no existe despido alguno y hay quienes dicen que esta es una manera de presionar al Estado por porcentaje mayor de cuota Hilton.

El panorama

Cabe destacar que desde el mismo Frigorífico Friar informaron durante noviembre que habían iniciado un proceso de suspensiones a más de 40 operarios que realizaban tareas de ampliación y remodelación de la planta ubicada en la localidad santafesina de Reconquista, y en esa oportunidad se hizo saber que la empresa del grupo Vicentín también suspendería sus actividades en la planta de Nelson y El Toba (Chaco), una decisión que afectaría a más de 400 trabajadores del sector.
En esa oportunidad el titular del Sindicato de la Carne, Leonardo Escobar, señaló que “desde hace mucho tiempo se vienen produciendo volúmenes altos pero con muchas pérdidas y la situación es muy complicada. La actual crisis no nos afecta pero si la situación sigue profundizándose, no sé que puede suceder más adelante. Hoy trabajan cerca de 700 obreros, con una faena diaria de 850 cabezas por día” en la planta de Reconquista.
El sector frigorífico justifica las medidas amparándose en la situación crítica de la industria cárnica. Un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes de la República Argentina (Ciccra) reveló que “el consumo de carne en los primeros nueve meses del año se ubicó en 53,3 kilogramos promedio, lo que implica una baja de 7,7 por ciento respecto de igual período de 2010”.
“La caída de la oferta en el mercado interno y el aumento de la población total hicieron que el promedio móvil de los últimos doce meses del consumo por habitante de carne vacuna alcanzara un nivel de 53,8 kilogramos/ habitante/ año en septiembre pasado, guarismo que resultó 10,9 por ciento inferior al de un año atrás y 22,5 por ciento menor al récord de septiembre de 2008”, indicó.
El documento precisó que en septiembre se faenaron casi 950 mil cabezas de ganado vacuno, lo que significa una merma levemente inferior al 5 por ciento anual, en tanto que en los primeros nueve meses se ubicó en 8.075 millones de cabezas, una disminución de 11,3 por ciento interanual.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *