14 de diciembre de 2011 10:38 AM
Imprimir

La caída del precio de la soja pone en riesgo de quiebra a los productores

Los precios futuros cotizan hasta 45 dólares menos de lo presupuestado por los empresarios agrícolas. Muchos de los que arrendaron campos y pagaron el 100% del alquiler por adelantado sin tomar coberturas están en una situación muy comprometida. La indefinición de la crisis europea y la visión de los especialistas

La caída en los precios de la soja está generando un alto grado de preocupación no sólo en el Gobierno nacional –que verá afectada su recaudación por retenciones- sino también en los productores que ya ingresaron en un terreno de extrema peligrosidad.

Es que si bien todavía los valores del producto estrella de la economía argentina cierran en los presupuestos que elaboraron los empresarios agrícolas, cada vez se está más cerca de que todo esto cambie en caso de que las cotizaciones continúen cayendo.

Así, en la jornada de este martes la soja cotizó en la zona de Rosario a unos 1170 pesos con fuertes rumores de que por lotes de consideración el precio ofrecido por las fábricas locales podía mejorar considerablemente hasta niveles de 1.200 pesos.

En el mercado de Chicago, en tanto, el cierre del martes fue alcista luego del derrumbe del último viernes cuando la soja cayó a su valor más bajo en 14 meses (durante este año la oleaginosa tuvo picos de 530 dólares y terminó ese día en 408 dólares).

La suba del martes se explicó ya que algunos operadores prevén que el fenómeno climático “La Niña” podría reducir las lluvias en la principal región agrícola argentina (lo que impactaría de manera negativa en los rindes finales del cultivo).

Por su parte, los precios de la soja mayo 2012 se encuentran en 276 dólares (con retenciones incluidas), un valor entre 35 y 45 dólares inferior al presupuestado por la mayor parte de los empresarios agrícolas al planificar la campaña gruesa 2011/12.

Esto porque entre mayo y junio pasado, momento en el cual se cerraron el grueso de los alquileres agrícolas, el valor de la soja disponible se ubicó entre 310 y 320 dólares y en ese momento las perspectivas de mercado eran diferentes al actual panorama.

De esta manera, los arrendatarios que pagaron el cien por ciento del monto del alquiler por adelantado sin tomar coberturas de precios en ese período se encuentran en una situación comprometida e imprevista hasta por los propios analistas.

En otro orden, según datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), a la fecha se sembraron unas 13 millones de hectáreas, cifra que representa casi un 70 por ciento del área estimada por la entidad porteña en 18,85 millones de hectáreas.

La opinión de los especialistas

En diálogo con La Política Online, el titular de Agripac Consultores, Pablo Adreani, dijo que “hoy por hoy hay una indefinición de la crisis europea que empieza a generar una corrida de fondos que afecta inevitablemente al mercado de granos”.

“El mercado sojero argentino empieza a ver un comportamiento con cierto divorcio del extranjero por la sintonía fina que implementa el Gobierno. Hay un escenario que marca las necesidades de las fábricas para completar planes de molienda en marzo”, agregó.

Para el presidente del Centro de Corredores, Mario Marincovich, “los mercados están a la espera de lo que ocurra con las reuniones políticas en Europa, que si bien se fueron arreglando parcialmente algunos objetivos, los sectores financieros todavía no lo interpretan así”.

“En la medida que pueda recuperarse el sector financiero mundial, tenemos expectativas de que podemos estar muy cerca del piso de precios agrícolas”, indicó Marincovich, y añadió que “las bajas están dadas principalmente por el debilitamiento del euro”.

El dirigente y productor agropecuario Roberto Campi opinó que “el escenario es muy complicado: precios en baja, costos de producción, de vida e impositivos en alza, y un Ministro de Agricultura al que se le ve poca cintura para aportar soluciones”.

“Estamos mal, y si a eso le sumamos las señales de seguir profundizando el modelo de transferir recursos del campo a la agroindustria, y al gasto público, vemos que nos espera una campaña 2011/12 muy complicada”, disparó Campi a LPO.

Por último, el banco de inversión estadounidense Morgan Stanley redujo su pronóstico de precios para el maíz y soja, citando suministros globales mayores a lo esperado y una confianza negativa del mercado con respecto a los productos agrícolas.

“Los precios agrícolas se han debilitado significativamente, debido a una serie de datos bajistas de EE.UU., las expectativas de una mejor producción mundial en 2011/12 y el peso de las preocupaciones de deuda de la UE”, afirmó el banco en una nota a clientes.

“Los commodities en general han caído en desgracia desde septiembre”, dijo el banco, citando datos de la Comisión de Operaciones de Materias Primas, que muestran que las especulaciones sobre un alza de precios se situaron en su nivel más bajo desde julio

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *