14 de diciembre de 2011 18:20 PM
Imprimir

Las personas como origen de la infección por Mycobacterium tuberculosis en vacuno

Estudio en tres granjas de vacuno españolas.

Un equipo de investigadores español ha demostrado la transmisión de esta bacteria entre personas y animales, y la necesidad de mejorar la cooperación entre ambos sistemas de salud para minimizar el riesgo de infección.

A pesar de que Mycobacterium tuberculosis es el principal agente causante de la tuberculosis en humanos, se ha prestado poca atención a su transmisión de las personas a los animales. Una reciente investigación epidemiológica en tres explotaciones apunta a los seres humanos como origen de la infección.

En Europa, desde la implementación de programas de control de la tuberculosis, sólo se han descrito 14 casos de infección por Mycobacterium tuberculosis en tres países del este. El último caso de infección por M. tuberculosis en un país de Europa occidental data de los años 50 en Gran Bretaña.

Sin embargo, entre 2007 y 2009, se detectaron tres casos de tuberculosis causada por Mycobacterium tuberculosis en tres explotaciones no relacionadas, según se publica en la revista Emerging Infectious Diseases . Como parte de un sistema de seguimiento de tuberculosis bovina, se tomaron muestras de tejidos de cada vaca (nódulos linfáticos respiratorios y pulmones). En el laboratorio, se identificaron y genotiparon miembros del complejo de Mycobacterium tuberculosis. Los tres animales afectados eran mayores de 9 meses, y dos de ellos se detectaron por la prueba de la tuberculina intradérmica, mientras que el que no tenía respuesta inmune se detectó porque se confirmó infección por M. bovis en la granja y se sacrificaron todos los animales. Ninguno de estos tres animales tenía lesiones compatibles con la tuberculosis. La coinfección con otra micobacteria se encontró en uno de los animales, lo que sugiere que esta vaca estaba inmunocomprometida y tenía elevada sensibilidad a padecer la infección por M. tuberculosis.

Los servicios veterinarios informaron de estos hechos al Sistema de Salud Pública Nacional y se llevó a cabo una investigación epidemiológica de las granjas de vacuno para determinar la fuente de infección. En todos los casos, el personal de las granjas tenía tuberculosis activa. Se caracterizaron tres cepas, una de ellas con resistencia a rifampicina, isoniazida y etionamida. Se estudiaron aislados de vacuno y de humanos,y los genes asociados con resistencia a la rifampicina y la isoniazida, confirmándose la resistencia a la primera. En una de las granjas, el trabajador era de Europa del Este, y el vacuno aislado mostró un perfil encontrado en aislados humanos de Polonia, Bulgaria y Rusia. En otra de las explotaciones, los aislados humanos y vacunos compartían modelos idénticos, con un perfil frecuente en España y otros países relacionados, principalmente de Suramérica.

Un programa bien diseñado para erradicar la tuberculosis bovina ayuda a detectar la infección por M. tuberculosis, bien por respuesta inmune o por cultivo bacteriológico. El uso de sistemas líquidos y los resultados de estudios epidemiológicos se recomiendan para la confirmación temprana de la infección. Además, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino insiste en la necesidad de mejorar la cooperación entre los sistemas de salud humanos y animales para minimizar el riesgo de transmisión del complejo de Mycobacterium tuberculosis de animales a personas y viceversa, y para controlar la infección en todas las especies animales susceptibles.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *