8 de enero de 2010 08:29 AM
Imprimir

Producción de Carne: Un Negocio que Engorda

A pesar de todo, los feedloteros argentinos despidieron el 2009 como un buen año. No es para menos, ya que se aprestan a terminar 2009 con un récord de encierre cercano a los 6 millones de animales, la hacienda gorda tiene los precios más altos de los últimos tres años en términos nominales, y las compensaciones retomaron su ritmo, después del parate de primavera. Además, y en los primeros meses de 2010, se abre la posibilidad de meterse más fuerte en el negocio de la exportación, gracias a una nueva cuota de hacienda de feedlot que dispuso la Unión Europea, para colmo con arancel cero.

El presidente de la Cámara de Engordadores de Hacienda Vacuna, Juan Carlos Eiras, se entusiasma con el récord de encierre de 2009, aunque reconoce que fueron vitales los más de 600 millones de pesos en compensaciones para la supervivencia del negocio, que permitió garantizar la oferta de carne en el país de los campeones mundiales del consumo: 73,9 kilos por habitante por año, según cálculos de la industria.La agricultura ocupa cada vez más espacio, la hacienda va a parar a los peores lotes o a las geografías menos hospitalarias y en ese contexto la terminación a corral se ha transformado en la solución, siempre y cuando se compense los gastos en maíz, un cultivo que sigue siendo escaso en la Argentina y que mantiene un precio firme, entre otros motivos gracias a la demanda interna compensada de feedloteros, avicultores y molinos.En 2001 se calculaba que el engorde a corral aportaba a la faena nacional 1,5 millón de cabezas y desde allí no dejó de avanzar, hasta este récord de encierre cercano a los 6 millones. Hoy, ese potencial está dado -según cifras del Senasa de septiembre 2009- por un colectivo de 2.189 establecimientos; más de la mitad de ellos de menos de 500 animales (pequeños) y sólo 15 de más de 10.000 mil animales.Al calor de la demanda interna de las amas de casa, que eligen la carne de feedlot en el mostrador (aunque no sepan su origen), más del 84 por ciento de los establecimientos están ubicados en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. El novillo terminado en feedlot conforma el 55 por ciento de la oferta de las carnicerías de las grandes ciudades y por eso va a seguir fuerte en la Zona Núcleo.Pero, según Eiras, el crecimiento sostenido de la nueva ganadería del Norte (Santiago del Estero, Chaco, norte de Santa Fe y Corrientes) va a impulsar los engordes a corral de esas zonas, alentados por los frigoríficos exportadores. Las perspectivas para el 2010 anticipan una falta de animales para engorde como consecuencia de la sequía de los últimos meses y la crítica situación de la cría.”El desafío es agregar entre 50 y 60 kilos más por animal terminado durante 2010 y para eso nos tenemos que poner las pilas los engordadores y el Gobierno”, sentencia Eiras, confiado en que se mantendrá el actual sistema de compensaciones o deberán recomponerse dramáticamente los precios.Los casi tres meses de paralización de los pagos (desde agosto a noviembre) hicieron mella en una gran cantidad de establecimientos, sobre todo en aquellos con menores espaldas financieras o aquellos que entran y salen según la rentabilidad del negocio.Para Eiras, existen dos tipos de feedloteros: los que él llama “profesionales”, que cuentan con una mayor inversión y que se dedican el año completo a la actividad y otro sector “sumamente volátil”, más permeable a la rentabilidad del negocio y que alcanza un 30 por ciento de los establecimientos. “A esa parte la veo retraída”, afirma Eiras. Por eso la hacienda gorda sigue firme, aunque las 150 empresas más estables no tienen una baja en la existencia.”Estamos lejos de la normalización de las compensaciones porque fue muy duro y largo el retraso. Sí, hubo un cambio de expectativas”, reconoce Eiras, con cierto alivio.La salida apurada de los animales de las islas compensó la caída de los ingresos de animales en noviembre y la merma de ingresos es histórica en diciembre, por eso todas las fichas de las apuestas de los empresarios feedloteros están puestas en 2010, donde la política necesita de carne abundante y a precio controlado para llegar tranquilos a un año electoral como el 2011.Hagan su apuesta señores, mientras aparecen tímidamente algunos terneros de la zafra nueva

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *