15 de diciembre de 2011 10:55 AM
Imprimir

Las exportaciones de trigo generarán menores divisas en 2012

El valor exportado se ubicaría entre un 33% y 38% por debajo que las ventas externas de la campaña 2010/11 por la caída de los precios internacionales y de la producción local

La campaña de trigo 2011/12, ya comenzó su etapa de recolección en nuestro país, y en algunas zonas, como el norte de la provincia de Buenos Aires y Sur de Santa Fe el porcentaje cosechado ya se encuentra cercano al 40% de la superficie sembrada.

En tales circunstancias, vale elaborar un panorama de los resultados esperados de esta campaña, ya sea en términos productivos como en generación de divisas, en un contexto de escasez de moneda extranjera en la plaza local, y dado que la cosecha de trigo se liquida mayormente (y si los ROE permiten) en el primer trimestre del año, previo a la esperada liquidación de la campaña gruesa de soja y maíz a mediados del 2012.

A fin de calcular el aporte en términos de divisas que dejará la campaña 2011/12 de trigo, cabe considerar dos aspectos fundamentales:

En primer lugar, los precios internacionales del trigo, que se espera se mantengan en niveles inferiores a los registrados durante el primer semestre del año. Por un lado, las turbulencias financieras y económicas vividas en Europa y EEUU se tradujeron en un desprendimiento de las posiciones en commodities hacia otros activos más estables como por ejemplo los bonos del tesoro estadounidense.

Por otra parte, el crecimiento de la producción mundial para esta campaña, impulsada por la recuperación de la producción en los países trigueros de la ex URSS (la Federación Rusa y Ucrania principalmente), es otro factor que actúa hacia la baja de los precios a nivel internacional. Pasada la primera semana de diciembre, el futuro a enero se encuentra en U$S 248 por tonelada, cuando en el mismo mes de 2010 se ubicaba en U$S 320 por tonelada, lo que implica una caída de 19,8%.

En segundo lugar y desde el punto de vista productivo, se verá el impacto de la merma en el área sembrada la cual alcanzó unas 4,6 millones de hectáreas para la campaña 2011/12, un 2,1% menos que en la campaña anterior. En este sentido, la regulación sobre la comercialización de trigo (permisos de exportación – ROE), constituye un elemento de desincentivo para los productores, ya que al liberarse el cupo de exportación de manera poco previsible, genera las condiciones para se vean en la posición de vender su cosecha a un importante descuento respecto al FAS teórico que podrían pagar los exportadores, disminuyendo el valor al que podrían colocar su producción.

Adicionalmente, durante la última temporada de siembra, las condiciones climáticas y de humedad del suelo no fueron las mejores para el cultivo, lo que indujo a muchos productores a implantar cebada en lugar de trigo, un cereal cuya fecha óptima de siembra se da unas semanas más tarde que la de trigo y que cuenta además con un mercado sin trabas para la comercialización.

Bajo este panorama, se estima que los niveles de producción de la campana 2011/12 alcancen unas 13 millones de toneladas (según la Bolsa de Cereales), un 17,2% menos que en 2010/11. Dados los stocks existentes, si se descuentan las 6,8 millones de toneladas que el Ministerio de Agricultura estima que se destinaran al uso interno, el saldo exportable podría alcanzar entre 7 y 7,5 millones de toneladas.

De esta forma, y si los permisos de exportación se relajasen, la capacidad de generación de divisas de la cosecha de trigo 2011/12 podría situarse entre U$S 1.730 millones y U$S 1.850 millones, si se tiene en cuenta el precio futuro de trigo a marzo de 2011. Estas cifras se encuentran entre un 33% y un 38% por debajo de la capacidad generadora de divisas del cultivo durante la campaña 2010/11 (alrededor de U$S 2.750 millones).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *