16 de diciembre de 2011 01:18 AM
Imprimir

El tipo de cambio no es competitivo

Su valor real para el agro es menor que el registrado en la convertibilidad. Impacto de las trabas comerciales.

Las diversas actividades a las que se dedican los empresarios rurales, a lo largo y a lo ancho del país, han afrontado durante el presente año distintos factores que han impulsado su productividad.

Pero el crecimiento se dio con mucha racionalidad y cautela, frente a un escenario internacional difícil, con características de alta volatilidad en precios y un escenario interno minado de una gran incertidumbre, política, económica y comercial. Estos condicionantes han limitado la inversión, por la por la falta de una visión de largo plazo que inspire confianza y previsibilidad.

Dentro de la gran diversidad de actividades, la producción de ganado vacuno, despide un año con precios del kilo vivo por arriba de lo histórico, como consecuencia de la caída de oferta que impulsaron sus precios; razón por la cual, se podría decir que la producción de ganado comienza una lenta recuperación, luego de años de enfrentar quebrantos por la continua intervención del gobierno nacional, tanto en el mercado interno como en las exportaciones.

 

Por otra parte, la producción de granos, especialmente la de soja y de girasol, mostraron precios sostenidos y atractivos hasta la primavera; a partir de ese momento, los principales commodities agrícolas mostraron un caída pronunciada, lo que comenzó a afectar el ingreso de divisas.

En la vereda de enfrente se encuentra, por ejemplo, la producción de lana en la región patagónica; a pesar de que sus precios eran interesantes, sufrieron las adversidades del volcán Puyehue que afectó a todo el norte de la Patagonia y generó la pérdida de más de un millón de cabezas de ganado ovino, generó desempleo y cierre de empresas.

Hoy esta región se encuentra en situación de desastre y emergencia agropecuaria.

Pérdida de competitividad. En función de lo que viene, la agroindustria en general y el sector agropecuario en particular han perdido mucha competitividad.

Hay que tener en cuenta que a la persistencia de los derechos de exportación se ha sumado un continuo y relevante aumentos de costos internos, que está reduciendo la rentabilidad. Hoy el tipo de cambio real efectivo para el sector se encuentra por debajo de la época de la competitividad. La importante carga fiscal que recae sobre las empresas rurales ha impulsado a la búsqueda de escala y la desaparición de miles de productores pequeños.

Las continuas trabas a las exportaciones e importaciones están generando importantes pérdidas de ingresos y aumentos de costos a las empresas.

La intervención oficial hace que se pierda la oportunidad de generar mayor cantidad de divisas, en el caso de las exportaciones, y la obtención de insumos estratégicos fundamentales para mantener la productividad.

El nuevo año se avizora con una gran incertidumbre, especialmente sobre el accionar del Gobierno en estas políticas que afectan los ingresos del sector. Más aun teniendo en cuenta que se han deteriorado los tres pilares del presente “modelo”, que son el tipo de cambio, el superávit fiscal y el saldo de la balanza comercial, presentándose una fuerte caída de recursos con un aumento del gasto sobredimensionado.

Todos estos factores disminuirán la inversión en los diversos sectores de la economía, que actualmente enfrenta un aumento relevante de la tasa de interés y con ello el costo de realizar nuevas inversiones.

El crecimiento sostenido de la economía se encuentra comprometido dentro de un escenario complejo, que requerirá un esfuerzo relevante para brindarle confianza y competitividad a la economía.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *