17 de diciembre de 2011 11:02 AM
Imprimir

Barajar y dar de nuevo

Condicionado por la intervención oficial y la crisis europea, el campo enfrenta un año con alta volatilidad y números muy ajustados.

Una vez delineado el nuevo organigrama político y con Norberto Yauhar como nueva cabeza del Ministerio de Agricultura, los interrogantes han superado ampliamente a las certezas sobre lo qué se puede esperar para 2012 para cada uno de los sectores de la producción. Y en este punto, con un gobierno con amplio apoyo electoral, un Congreso dominado por la mayoría kirchnerista, aumento de costos, márgenes de renta ajustados y un panorama de precios aún confuso y atado a la crisis europea, los expertos consultados por La Nacion coinciden en que para la mayoría de los sectores el panorama no es precisamente prometedor.

“Un cambio de ministro de Agricultura no significa necesariamente un cambio de política. Hay reclamos acumulados desde hace años del sector, y siguen sin solucionarse. Si la actitud del Gobierno no cambia, y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sigue digitando como lo hace la política agropecuaria, va a ser un año complicado productiva y políticamente”, sintetizó Julio Currás, vicepresidente primero de la Federación Agraria Argentina (FAA).

En tanto, en los pasillos del Ministerio de Agricultura pronostican que habrá una política de puertas abiertas y diálogo con el sector rural, un fuerte acento en el cumplimiento del Plan Estratégico Agropecuario (PEA) y que continuará la intervención estatal en los mercados. Sin embargo, el propio Yauhar y algunas voces oficiales deslizaron que, para poder cumplir con los objetivos de aumento de la producción del PEA, tal vez haya cambio en el esquema de control de trigo y maíz, aunque sin llegar al nivel de apertura total de las exportaciones de granos.

“Se está trabajando para generar un proyecto alternativo para los granos, hay un desnivel que se produce y es lo que vamos a tender a corregir”, dijo Yauhar.

Yendo al panorama sector por sector, los diagnósticos para cada rubro son diferentes. Así, la lechería y la carne podrían tener un año normal, y las cosas serían más difíciles para el maíz, el trigo, la soja, las economías regionales y la maquinaria agrícola. Sumado a esto, los expertos pronostican dificultades en la obtención de financiamiento y valores de las commodi ties muy atados a la crisis económica internacional.

Más bajas

En cuanto a los precios de los granos, para los expertos el mercado aún no llegó a su piso. “A nivel mundial, creo que el precio de la soja aún puede bajar un poco y el maíz podría tener una baja más fuerte aún”, destacó el corredor Javier Buján, presidente de Kimei Cereales. Por su lado para Ricardo Baccarin, vicepresidente de Panagrícola, la soja se movería en una franja entre los US$ 400 y 470, y podría aún perforar el piso de los US$ 400.

Ambos expertos coincidieron en que el desarrollo de la crisis europea, y una posible desaceleración en China, van a seguir influyendo fuertemente en los precios de Chicago. “Se va a necesitar una solución concreta y contundente a la crisis del euro, o una situación de sequía muy fuerte para revertir este panorama de precios y volver a ver subas”, señaló Baccarin.

Productivamente hablando, el panorama del trigo y el maíz para 2012 es negro. “El productor arranca 2012 en la situación de no poder vender lo que produce y tratando de buscar alternativas, porque no puede seguir almacenando el maíz y el trigo que no puede vender”, dijo Santiago Del Solar, referente del Movimiento CREA.

“Esto va a afectar el área sembrada a futuro. Por ejemplo, en Salta, que arranca el cultivo de maíz en enero, según un sondeo de Prograno, la intención de siembra sería del 10% de la superficie total cultivable de la provincia, versus el 21,57% de la campaña pasada”, destacó Del Solar.

Respecto del financiamiento, Buján prevé panoramas diferentes para los tres cultivos principales. “En trigo sólo se va a pagar US$ 140 por el cereal de muy buena calidad, y los normales van a ser muy difíciles de colocar. En maíz, con una cosecha de 28 millones de toneladas, soy más optimista, porque hay margen como para abrir un saldo exportable grande y hasta tal vez se pueda aplicar el nuevo esquema de AFA. En soja, por la baja de precios y los costos, podrían verse quebrantos de productores”, dijo.

En cuanto a la carne, el sector tiene esperanzas en que la llegada del nuevo ministro de Agricultura permita iniciar un nuevo camino de promoción de la ganadería. “Toda la producción y la industria estamos dispuestos a hacer borrón y cuenta nueva, para trabajar en sostener la rentabilidad del sector y apoyar la recuperación del stock”, indicó Miguel Schiariti, vicepresidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva).

Para 2012, Schiariti cree que el desafío será la actualización de los valores de la hacienda y la carne, ya que la inflación deteriora el valor real del producto, afecta la productividad del sector y podría hacer más lenta la recuperación del stock.

En cuanto a las exportaciones, Schiariti cree que, en un contexto de preocupación por el ingreso de divisas, puede haber una flexibilización en las exportaciones cárnicas. En cuanto a la cuota Hilton, el vicepresidente del Ipcva estima que este ciclo habrá un nuevo incumplimiento. “Lo peor es que estamos exportando a Europa carne que podría entrar como cuota y no lo hace, así que le regalamos 20 millones de dólares por mes a la aduana europea por esto”, dijo Schiariti.

La lechería parece ser el sector que menos golpes recibirá en 2012. “Desde lo productivo, en la medida en que el precio del maíz siga como está, el sector va a seguir estando bien”, destacó el consultor José Quintana.

“A futuro, creo que la política va a seguir siendo mantener el maíz barato regulando las exportaciones. El resto de los costos va a depender de cómo evolucione la inflación. En un contexto de inflación y precio definido por el mercado internacional en el orden de US$ 0,35 por litro, no hay margen para muchas subas”, explicó Quintana. “Por otro lado, hay un rumor que para el otoño alguna de las industrias podría pagar $ 1,70 por litro, lo que sería un aumento del 12%, lo que dentro de todo es un aumento bueno”, dijo Quintana.

Por otro lado, el experto señaló que, a un ritmo de crecimiento de la producción interesante en el país es vital crecer en capacidad instalada de secado. “Hay un problema de sobreoferta en la primavera, y en la medida en que no aumente la capacidad instalada de secado esto va a ser un problema cada vez mayor, ya que el mercado interno termina inundado de lácteos y los precios se derrumban”, dijo Quintana.

Efectos colaterales

Afectado por las bajas en los mercados internacionales y la suba en dólares, en el sector de la maquinaria agrícola se arremangan para enfrentar un 2012 menos próspero que 2011. “Los precios internacionales bajaron y los números en muchos cultivos son de quebranto. Esta situación económica complicada lógicamente afecta mucho nuestras expectativas de venta”, explicó Reinaldo Postacchini, vicepresidente de Claas.

Sumado a esto, los fabricantes tienen la presión para sustituir importaciones, una demanda insistente del Gobierno. Aunque si bien en el sector creen que este objetivo es bueno, argumentan que los plazos marcados por el Gobierno son demasiado ajustados.

“Lleva mucho esfuerzo poner en marcha un proceso industrial. Y nosotros estamos enfrentando la presión para sustituir importaciones rápido y tenemos del otro lado a los productores con problemas y menores intenciones de invertir en maquinaria. Estamos tironeados por todos lados”, explicó otro ejecutivo de la industria que prefirió mantener su nombre en reserva.

Las economías regionales también son, como la maquinaria, víctimas no deseadas de la baja de los precios, la política de intervención y los aumentos de costos de producción. “Las economías regionales terminan sufriendo los mismos desmanejos y políticas intervencionistas que el trigo y el maíz, con la agravante de que al estar en zonas marginales enfrentan costos extra, como un flete alto”, destacó Juan Pablo Karnatz, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

“Ni siquiera la soja, que suele servir para apalancar a otros productos de las economías regionales en planteos mixtos, dio buenas noticias en el Norte, ya que el rinde de indiferencia hoy es de 2000 kg y en la zona cuando sacás 2500 kg de rinde ya es para hacer una fiesta”, destacó Karnatz.

LAS ENTIDADES BUSCAN RECUPERAR TERRENO

Ante la victoria abrumadora del oficialismo en octubre, un Congreso dominado por el kirchnerismo y la llegada de un nuevo ministro a la cartera agrícola, el camino de la Mesa de Enlace de las entidades parece ser uno solo: reiniciar el diálogo y recuperar terreno como interlocutores válidos de la producción.

En este contexto, el flamante ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, dejó en claro que recibirá a las entidades. Y de hecho, lo hará el martes. Pero hubo condiciones. “Los voy a recibir a todos, los problemas del campo no son exclusivos de la Mesa de Enlace, pero hay problemas que tienen que ser tratados en forma puntual, no podemos mezclar lechería con trigo”, dijo Yauhar.

“Espero que podamos tener un diálogo con el ministro y que podamos contribuir a solucionar los problemas de la producción, pero me parece que hubo errores de concepto en los dichos de Yauhar”, dijo Hugo Luis Biolcati, presidente de la Sociedad Rural Argentina. “El ministro dice que recibirá a la Mesa de Enlace, pero que los temas específicos de cada actividad prefiere tratarlos con la cadena y sólo los temas políticos con nosotros. Lo que no está teniendo en cuenta que hay muchos productores que nosotros representamos que tienen en un mismo campo leche, maíz, trigo y carne. Por eso nosotros debemos ser interlocutores en estos temas”, explicó Biolcati.

“Además, las cadenas de valor también integran a otros actores, no sólo a los productores, sino a aquellos eslabones que, como pasa con el trigo, nos están esquilmando parte de las ganancias. Así que no creo que haya que hablar de los problemas de la producción con la cadena, sino con las entidades”, destacó el ruralista.

El ruralista expresó que cree que los actuales niveles de intervención de los mercados, permanente motivo de reclamo de las entidades, tenderán a atenuarse en 2012. “Me parece que la intención será atenuar la intervención, porque hay un daño tal que ya es evidente hasta para el Gobierno. Y si lo hacen, no creo que sea por una cuestión de cambio de ideología, sino porque es obvio que el sistema no funciona”, acotó.

Para el vicepresidente primero de Federación Agraria Argentina (FAA), Julio Currás, si bien el ruralismo tiene voluntad para dialogar, las soluciones deben llegar rápidamente. “Si no hay rápido una salida para miles de productores que están en situación de asfixia económica, nos vamos a volver a juntar y va a haber mucho enojo. No digo que vaya a ser lo mismo que 2008, pero va a haber mucha gente muy enojada y con ganas de protestar”, destacó Currás.

En este contexto, Currás se imagina a una Mesa de Enlace más protagonista y más unida que este año. “Si siguen los problemas y no hay soluciones, la Mesa de Enlace va a estar más vigente y activa que nunca”, destacó.

DIXIT

“Un cambio de ministro de Agricultura no significa un cambio de política. Si la actitud del Gobierno no cambia, va a ser un año complicado productiva y políticamente”. Julio Curras. Vicepresidente de FAA.

“Voy a recibir a todos; los problemas no son exclusivos de la Mesa de Enlace, pero hay problemas que deben ser tratados en forma puntual, no podemos mezclar lechería con trigo”. Norberto Yauhar. Ministro de Agricultura.

“Hay que hacer borrón y cuenta nueva, para trabajar en conjunto el sector privado y el Gobierno, para sostener la rentabilidad del sector y apoyar una rápida recuperación del stock vacuno”. Miguel Schiariti. Vicepresidente del IPCVA.

“En trigo se va a pagar US$ 140 por trigo de muy buena calidad, y los trigos normales van a ser difíciles de colocar. En maíz, con una cosecha de 28 millones de toneladas, soy más optimista”. Javier Bujan. Presidente de Kimei Cereales.

“En el Congreso, el kirchnerismo va a imponer número y agenda. Vamos a tener que hacer un esfuerzo enorme para trabajar y sólo van a avanzar los proyectos rurales que no toquen la caja”. Juan Casañas. Diputado Comisión de Agricultura.

“Los precios internacionales bajaron y los números en muchos cultivos son de quebranto. Esta situación económica complicada lógicamente afecta mucho nuestras expectativas de venta”. Reinaldo Postacchini. Vicepresidente de Claas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *