17 de diciembre de 2011 11:46 AM
Imprimir

Hilton, con las demoras habituales

YA SE ha convertido en un clásico del comercio cárnico argentino la demora en el otorgamiento de los cupos de la cuota Hilton, los cortes más valiosos de la carne vacuna que se exportan a la Unión Europea, con precios altamente atractivos.

Los períodos anuales de esta operatoria van del 1 de julio al 30 de junio. Sin embargo, ya transcurridos cinco meses de la presente campaña, el gobierno nacional acaba de formular el llamado a concurso para los frigoríficos interesados en participar de los negocios. La convocatoria se realizó por intermedio de la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno, otro organismo de compleja denominación que vino a sustituir a la cuestionada Oficina Nacional de Control de Comercio Agropecuario (ONCCA).

     LAS presentaciones de las empresas podrán hacerse hasta el 4 de enero del año entrante. De todos modos, algunos frigoríficos alcanzaron a realizar envíos al Viejo Continente merced a adelantos concedidos por el gobierno, un recurso al que suele apelarse a fin de cubrir, al menos parcialmente, la brecha ocasionada por aquella mora. No se trata, por cierto, del procedimiento más efectivo, por cuanto las exigencias de la Unión Europea son claras y debiera responderse con precisión y seriedad, si es que quiere mantenerse un mercado donde se pagan valores excepcionales por los cortes traseros, requeridos con avidez por los consumidores, quienes siguen reconociendo la calidad de la carne argentina, a pesar de las informalidades en que nuestro país ha incurrido en los últimos tiempos.

     EN la presente campaña, la Argentina ha obtenido (pese a todo) que el cupo anual de 28.000 toneladas fuera elevado a 30.000. De este volumen, los mencionados adelantos representaron alrededor de una cuarta parte. Mientras tanto, las firmas frigoríficas preparan su documentación para presentarla ante la Uscesci, en busca de obtener la autorización a los efectos de intervenir en las futuras operaciones. Es obvio que el análisis de las diversas proposiciones llevará algunas semanas, estimándose que hasta fines de enero se prolongará esa etapa. A partir de entonces, apenas quedarán cinco meses para dar cumplimiento a los envíos que sean autorizados.

     DE ELLO se desprende (tal cual lo admiten en círculos de la industria) que, una vez más, será virtualmente imposible que la Argentina pueda cumplir de manera satisfactoria la referida cuota de 30 mil toneladas que le concedió la Unión Europea. Se trata, indudablemente, de desaciertos que en nada cooperan a sostener la calificación que nuestra carne vacuna todavía mantiene en los mercados internacionales.

     FUERA de la cuota Hilton, asimismo, el país ha perdido terreno, a tal punto que resignó negocios nada despreciables, los cuales han sido conquistados por otros proveedores, incluidos algunos de menor jerarquía en este rubro, como Uruguay y Paraguay. Si no se modifican las pautas oficiales, es muy probable que esa negativa tendencia se acentúe en el futuro inmediato.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *