9 de enero de 2010 07:25 AM
Imprimir

Trigo: los rindes apenas conformaron

Hubo disparidad de resultados a nivel país: si bien la recolección en el sudeste bonaerense está concluyendo con elevados rindes, fueron bajos en gran parte del Sudoeste, Córdoba y La Pampa, por ejemplo.

En la campaña con la peor siembra de trigo en 111 años, la cosecha del cereal transita por sus últimos tramos con un balance que en materia de rendimientos arroja resultados muy dispares. Si bien se estima que, cuando concluya la cosecha en el sudeste bonaerense, el rinde final a nivel país rondará un promedio de 26,9 quintales por hectárea, una marca superior a los 21,3 quintales del ciclo anterior de fuerte sequía, el registro de esta campaña seguirá lejos del promedio máximo. En rigor, fue en la campaña 2007/2008 cuando se dio récord de 28,7qq/ha. En esa campaña, el sudeste bonaerense sufrió una fuerte helada, pero se compensó con altos rindes en otras zonas, como Córdoba. Cosechada al jueves pasado el 93,1% de la superficie apta, de casi 2,8 millones de ha, la recolección de este ciclo arrojaría un total de 7,5 millones de toneladas, el registro más bajo desde 1980. Como apunta Eduardo Anchubidart, de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, las productividades físicas unitarias fueron extremadamente bajas en las provincias del Norte (Salta y Tucumán), en Córdoba, La Pampa, el norte de Santa Fe y en el sudoeste y extremo sur de Buenos Aires. Córdoba, por ejemplo, tuvo en 2009 un fuerte retroceso. En esa provincia, la Bolsa local estimó una cosecha de sólo 284.912 toneladas, con un rinde promedio de 13,7 quintales. En materia de siembra, allí se hicieron 335.785 hectáreas, pero se perdieron 115 mil hectáreas por diversos factores. Hace sólo tres años, en esa provincia se implantaron 920.000 hectáreas. En cambio, según Anchubidart, el impulso que permitiría alcanzar el rinde medio de 26,9 quintales proviene de una mejor performance en el sur de Santa Fe, Entre Ríos, centro-este de Buenos Aires y en el sudeste bonaerense, que este ciclo concentró el 40% de la superficie nacional. En esta última región, está a punto de culminar la cosecha. Según los especialistas, allí los rindes podrían haber sido más altos que los actuales de no haber sufrido déficit hídrico en momentos de espigazón. A modo de ejemplo, se estima que la falta de agua en la fase reproductiva redujo entre 500 y 1000 kilos por ha los rindes potenciales. Por todo esto, fue una cosecha a la que se le puede poner seis puntos, si se considera la foto a nivel país. Encima, los productores tienen problemas para vender la cosecha, por la intervención oficial en el mercado, y los márgenes del cultivo no arrojan números alentadores (ver aparte), sobre todo en tierras alquiladas. Características Si la falta de agua fue una característica que marcó la campaña en varias regiones, salvo, por ejemplo, en Entre Ríos, otro rasgo fue el menor uso de tecnología. Esto en parte por la seca. Así, según Luis Calvo, director de Agros Soluciones, en Córdoba se vendió un 70% menos de fungicidas y hubo una baja de 50 por ciento en fertilizantes y herbicidas. En tanto, Guillermo Otamendi, también de Agros Soluciones, contabilizó una merma del 22% en herbicidas, 50% en fungicidas y 9% en curasemillas en las provincias de Buenos Aires y La Pampa. Otro dato: según Carlos Calvo, de Red Surcos, en las últimas dos campañas la menor venta de insumos en todo el país ya da un 50 por ciento. Al margen de estos datos del mercado, una docena de técnicos y productores de diversas zonas productivas comentaron las situaciones de los rindes en sus zonas. Para comenzar, el Sudeste tiene un mosaico de rindes. En Buenos Aires, según Javier Latorre, técnico de Nidera, en el Sudeste y parte de la Cuenca del Salado hay zonas muy buenas y buenas. Entre las primeras ubica al partido de General Madariaga, Las Armas, Mar Chiquita, parte del norte de Ayacucho (Solanet, por ejemplo) y Rauch. Allí se habla de un rango de 5500 a 6500 kilos, cuando el año pasado iban de 4500 a 5500 kilos. Si bien no es una subzona de gran superficie, sorprenden los rindes. Para Latorre, la zona de buenos rindes está comprendida por la banda costera de General Pueyrredón, Alvarado, parte de la costa de Lobería y Necochea. Allí afirma que el rango va a ubicarse entre 4000 y 5500 kilos. Faltó agua, con lo cual los rindes podrían haber sido más altos. Mientras tanto, en las zonas de Tandil, Azul y parte de Balcarce y Lobería, agrupadas en la región Mar y Sierras, los rindes van de 4000 a 5500 kilos. Según Guillermo Cavalleri, responsable de MSU en el Sudeste, los rendimientos obtenidos en las distintas zonas han reflejado la disponibilidad de agua en los momentos críticos. Cavalleri relevó rindes de entre 48 y 55 quintales en Tandil y Azul. Otro dato: sobre Tandil, en la zona de la Estación Vela, Santiago Rodríguez Ribas estimó un rendimiento de casi 4100 kilos, similar a la última campaña. Panorama José Bariffi, técnico del INTA Balcarce, brindó otro panorama de la región. En este sentido, dijo que contrariamente a lo que ocurre en años normales, el gradiente de lluvias de mayor a menor desde la costa hacia el oeste en esta campaña fue inverso. "Las precipitaciones fueron mayores en Olavarría, Azul, Tandil que en Balcarce, Alvarado y Pueyrredón", afirmó. Para Bariffi, el agua fue el principal factor limitante (150 mm menos durante el ciclo) y en algunos lugares donde llovió más se pudo alcanzar el 80% del potencial. A todo esto, Gustavo Almassio, señaló que en la zona continental de Necochea, San Cayetano, Tres Arroyos hubo trigos de 2000 a 3200 kilos. En cambio, para la costa de Necochea informó rindes de 4000 y 5000 kilos, con un caso puntual de 7900 kilos. "Le van a faltar 500-800 kilos al promedio"; apuntó. Según Agustín Bilbao, en Pieres los rindes van de 3500 a 4500 kilos. Juan Julianelli, gerente general de Estanar SA, una empresa integrante del CREA Nicanor Otamendi, contó que en la región sudeste lograron un rinde promedio de 55 quintales. "En la zona de La Dulce fue de unos 40 quintales, mientras que en Lobería el rango fue de 45 a 50 y en las áreas costeras de 55 quintales", indicó Julianelli. Para Benito Juárez, Alejandro Erasun reportó un promedio de 2000 kilos, cuando se esperaban 500 kilos más. Altas temperaturas y un período de fuertes vientos complicaron al cultivo. En otras zonas, desde Rojas, Santiago del Solar dijo que allí los rindes van de 40 a 50 quintales, versus 15/30 del ciclo anterior, muy afectado por la sequía. Según Leonardo Zino, de Red Surcos, en la región de Chivilcoy hubo promedios de 3800 kilos, contra 3000 del último ciclo. Allí, desde septiembre se recuperaron las lluvias y hasta hubo lotes que superaron los 5500 kilos. Para la zona de Pergamino, donde se sembró 30% menos, este técnico ubicó un promedio de 4000 kilos, versus 2000 kilos de 2008. En Bolívar, en tanto, el promedio fue de 2500 kilos, contra un promedio de 3800 de la anterior, según contó Manuel Montes de Oca. Para la zona de Saladillo, Ignacio Negri, de El Tejar, observó un promedio de 45 quintales, un 10% arriba del promedio del último ciclo. Pero también hubo 51 quintales al este de la región. Donde el mapa de rindes cambió completamente es en el sudoeste bonaerense. Según Latorre, se habla de un rango de 1500 a 2500 kilos, pero con muchos lugares donde no se cosechó, como parte de Pigüé. En Coronel Suárez hubo 800/1000 kilos. En este contexto, Gonzalo Rossetti, de Agros Soluciones, brindó este panorama en el partido de Lamadrid. "En toda la zona al sudoeste del partido, en el límite con Coronel Pringles, fueron muy pocos los lotes cosechados con rindes de entre 800 y 1500 kilos; a muchos se les echó la hacienda", comentó. Para completar la foto, en un radio de 70 a 100 km alrededor de América, en el Oeste, Gustavo Duarte reportó rindes de 550 a 600 kilos. A su juicio, allí la característica agronómica del cultivo fue la siguiente: baja reserva de agua al inicio del ciclo, temperaturas máximas de fines de agosto, que aceleraron el desarrollo, bajas temperaturas de septiembre que helaron los macollos y finalmente heladas en espigazón. "No fue el agua lo que explicó el magro rinde; sí las temperaturas en el ciclo", dijo. Según Rodríguez Ribas, en General Villegas hay productores que cosecharon entre 300 y 1000 kilos. Por Fernando Bertello

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *