9 de enero de 2010 03:29 AM
Imprimir

En Lincoln, un productor logró un pico de casi 10.000 kilos

Se trata de Roberto Riera, que obtuvo 96,6 quintales en una parte de un lote de 33 ha

Roberto Riera es productor de la zona de Lincoln. En diálogo con LA NACION no puede ocultar su alegría. Obtuvo un máximo de 9660 kilos por hectárea en una parte de su establecimiento. La historia sobre cómo llegó a ese pico tiene sus ribetes. El rinde espectacular se logró en una parte de un lote de 33 hectáreas que antes solía inundarse. "La parte donde se dio el rinde espectacular fue prácticamente una laguna en los años lluviosos -1993, 1994, 1997, 2001 y 2002, según aclara-; tenía siempre más de medio metro de agua y unos juncos de tres metros de altura", comentó el productor. La situación empezó a cambiar desde 2004/2005, cuando se empezaron a registrar menos precipitaciones. El año pasado, allí ya había hecho soja y en esa parte donde antes había juncos le rindió el doble que en otros lugares. "Fue un presagio de lo que iba a ocurrir en el trigo", señaló Riera. En el caso del trigo, esta campaña allí sembró la variedad Baguette 9, con 150 kilos por hectárea. La implantación se hizo el 20 de junio pasado. Al margen de los 9660 kilos, su promedio fue de 4500 kilos, un nivel nada despreciable para esta región bonaerense. Con respecto a la fertilización, no tuvo misterios: 80 kilos de monoamónico a la siembra y 110 kilos de urea al voleo al macollaje. ¿Cómo se explica parte del pico de rinde? Riera tiene una explicación propia. "El tema del rinde tan alto lo explico porque en esa laguna siempre hubo agua y, posiblemente, se fueron acumulando nutrientes que escurrían de los campos más altos. Además, allí el suelo es de tierra negra y sin sal. Este año que pasó, como hubo tan pocas lluvias, nunca se llenó de agua y por eso salió a relucir todo el potencial que estaba escondido ahí", comentó. Además de esta explicación, está el tema del uso de la genética de alto potencial y la fertilización. En líneas generales, en la zona los suelos son clase II y parte de clase III. "En ese bajo donde rindió tanto yo conté 140 espigas por metro lineal, en promedio, y, como estaba sembrado a 21 cm entre líneas, me daba como 660 espigas por metro cuadrado. Con un promedio de 42/45 granos por espiga y poniéndole un peso aproximado de 38 gramos los mil granos, me daba un rinde de más de 10.000 kilos por hectárea", comentó el productor. Según Riera, a la hora de cosechar esa parte el monitor de la cosechadora indicaba 9660 kilos. "Me emocioné bastante y hasta se me cayeron algunas lágrimas; nunca había sacado un rinde ni parecido a eso", relató el productor. Lluvias En líneas generales, más allá de la explicación del productor, lo cierto es que durante su ciclo el trigo no desbordó de agua. Según Riera, desde la siembra al 30 de agosto el cereal recibió 100 milímetros y desde esa fecha a fines de noviembre acumuló 300 milímetros más. Roberto Riera    Productor de Lincoln "La parte donde se dio el rinde espectacular fue prácticamente una laguna en los años lluviosos; posiblemente allí se acumularon nutrientes que escurrían de los campos más altos"

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *