19 de diciembre de 2011 13:20 PM
Imprimir

7 tareas para los arándanos chilenos en china

CHILE : Se dio el vamos a las exportaciones con 1,7 toneladas despachadas por Vital Berry. Aunque hay entusiasmo por las oportunidades que representa China, también hay cautela, dado que falta fortalecer puntos clave.

Una bola de cristal y una pitonisa que anticipen cómo va a ir el negocio de los arándanos en China es con lo que sueñan productores y exportadores nacionales de este berry.

Saber cuánto se va a vender, cómo estarán los precios en el mediano plazo y qué países pueden representar una competencia real para Chile, son parte de las dudas que quisieran resolver.

Y es que la apertura de China para arándanos, materializada con la firma de un estricto protocolo en junio pasado, y el primer embarque enviado de 1.125 cajas -del orden de las 1,7 toneladas- por la exportadora Vital Berry, supone oportunidades, que se esperan muy grandes, pero también desafíos.

A continuación las claves necesarias para poder aprovechar bien lo que significa tener la autorización para vender arándanos al gigante asiático.

Ojo con el potencial productivo de China

Aunque Chile merece aplausos por ponerse las pilas, avanzar raudo en las negociaciones y transformarse en junio de este año en el primer país autorizado para exportar el berry a ese país, lo cierto es que le ha salido una posible competencia dura de roer: la misma China

Dado el interés de los consumidores asiáticos, la producción interna ha aumentado significativamente. Según cifras del Comité de Arándanos nacional, China alcanzó una producción de más de 5.000 toneladas el año 2010. De ahí que la recomendación es a estar atentos a cómo evoluciona eso y a qué productos podrían ser los más vulnerables a la competencia local.

“China podría ser un gran competidor para productos procesados porque para el fresco seríamos complementarios”, sostiene Isabel Quiroz, directora ejecutiva de IQonsulting.

Hambre por crecer en volúmenes

¿Le queda grande el gigante asiático a Chile?

La respuesta es no y ya quedó demostrado con los envíos al resto de Asia que, sólo la temporada pasada, alcanzaron las 1.900 toneladas.

Ahora, con las puertas de China abiertas de par en par, hay mayor potencial para crecer.

Claro que siendo este el primer año, se pondrán a prueba los procesos comerciales y se afinarán detalles técnicos para facilitar la comercialización de mayores volúmenes.

“Difícil proyectar, pero esta temporada para Hong-Kong y China al menos esperamos duplicar los envíos de la temporada pasada a Hong-Kong, que fueron 1.100 toneladas. En todo caso, a futuro se espera que este mercado juegue un rol de mayor relevancia en el mix de mercados de destino de los arándanos frescos”, sostiene Andrés Armstrong, gerente del Comité de Arándanos de la Asoex.

Fortalecer tecnologías y variedades

Pero para crecer en volúmenes y llegar así de lejos se necesita sacar el jugo a las tecnologías de conservación y variedades 2.0, más resistentes para los viajes.

“Es importante considerar y seleccionar las mejores variedades desde el punto de vista de la poscosecha y la implementación de tecnologías para el transporte refrigerado con atmósferas controladas que garanticen una perfecta condición de la fruta”, señala Armstrong.

Chile ha avanzado en tecnologías, tales como los contenedores de atmósfera controlada y las mangas de pallet de atmósfera modificada (tecnologías que intervienen en el ambiente de conservación de la fruta), o los más nuevos pads, una especie de bolsas con celdas que contienen anhídrido sulfuroso, SO2, que se libera al entrar en contacto con la humedad, inhibiendo así el desarrollo de pudriciones.

En variedades nuevas 2.0, destacan aurora, liberty y draper, de Hortifrut (desarrolladas con el programa con la Universidad de Michigan), y la rocío y corona, que fueron adquiridas de su socio español Atlantic Blue.

“Actualmente existen variedades de mejor vida de post cosecha y Chile se está preparando con colecciones nuevas que se prueban en el país para este propósito”, sostiene Isabel Quiroz.

Pero falta masificar todo eso en los campos para responder mejor a la necesidad de fruta más firme, dulce y que, pese a las distancias, llegue en buenas condiciones a los mercados. Ítem no menor teniendo en cuenta los volúmenes que van para allá por mar. De las 1.900 toneladas enviadas a Asia el 2010, 1.250 fueron por vía marítima.

Hacer frente a la competencia

El atractivo de China no sólo ha sido percibido por Chile. Actores relevantes que podrían entrar al ruedo son Australia y Nueva Zelandia que tienen una ventana productiva similar a la nacional y están significativamente más cerca de los mercados asiáticos del hemisferio norte.

Por ahora los productores pueden respirar con cierta calma porque ambos mercados están más bien enfocados en dar abasto al consumo interno que, especialmente en Australia ha ido viento en popa. Pero no hay que descuidarse.

También habría que poner atención a la competencia con Argentina y Uruguay, pese a que están más atrás que Chile en volumen y en la apertura de mercados.

Mirar para el lado

Dado que Chile ya se está moviendo con cierta soltura por Hong Kong y China, no es mala idea empezar a mirar para el lado. Entre los mercados vecinos que están en la lista de interés para Chile destacan Corea e India.

“El primero ha demostrado un dinamismo del consumo de congelado que hace prever un alto interés también en fresco. Estamos avanzando en establecer un protocolo con Corea. El caso de India presupone superar algunas barreras logísticas, pero también está en la mira”, revela Andrés Armstrong.

Empujar la promoción

Otro gran desafío sería ampliar las estrategias de promoción. Algo se está avanzando.

“Ahora que ya están llegando los primeros arándanos chilenos a China, esta temporada realizaremos algunas campañas de promoción que fomenten el conocimiento y el consumo. Es un primer esfuerzo para desarrollar este mercado”, sostiene Armstrong.

Entre las iniciativas se contemplan actividades de punto de venta y difusión de información a medios especializados.

Pero, falta por hacer.

“La apertura no implica que el consumo dará un salto sustancial. La única diferencia es que es posible acceder a este mercado en forma integral y no solamente por Hong Kong, pero el crecimiento será paulatino, y requiere de trabajo de marketing”, indica Quiroz.

No descuidar la calidad

Pese a que las puertas de China están abiertas, el llamado es a vivir el momento con cautela, en especial en lo referente a la calidad. Eso implica seleccionar la fruta que realmente podrá llegar en excelente condición.

“Debemos enviar fruta de variedades de buen calibre, pareja, firme, libre de machucones, con todos los cuidados necesarios para evitar pudriciones. Se debe cuidar la cosecha y pos cosecha de la fruta, con una buena cadena de frío, aplicando las tecnología validadas de conservación del arándano”, sostiene Julia Pinto, gerente de operaciones de la Fundación para el Desarrollo Frutícola.

Y es que es mucho lo que se juega enviando fruta que no cumpla altos estándares de calidad.

“Colocar fruta que no sea satisfactoria para el consumidor, pondría en riesgo el desarrollo de este mercado. Sería mucho más difícil tener que revertir una imagen negativa de nuestra fruta los próximos años”, remata Armstrong.

 Chinos, fanáticos de los arándanos de la noche a la mañana

Todo comenzó hace unos seis años en Hong Kong, ciudad cosmopolita y puerta de entrada a muchas importaciones de ese país. La fruta pronto agarró vuelo propio, en especial entre consumidores de mayores ingresos. Con una población que está acostumbrada a comer sano enfrentada a una fruta novedosa cargada de polifenoles, su introducción fue un éxito.

En paralelo, el desarrollo del retail ha abierto atractivas perspectivas a nivel de comercialización del producto en fresco. Cadenas como Walmart, Tesco, Metro y Carrefour, vienen fuerte trabajando el tema.

De los porcentajes consumidos, se estima que 50 por ciento son frescos y la otra mitad se vende como procesados para jugos, pastelería y otros productos.

Para Chile, ser el principal productor del hemisferio Sur, y por tanto el proveedor natural durante los meses de invierno, el tener oportunidades de crecer en un mercado como China es fundamental.

“¿Qué nos falta?… sólo que los chinos coman más arándanos”, remata Isabel Quiroz.

La visión del sector exportador”China ha crecido en forma importantísima para varias especies de fruta de Chile, como las uvas, los kiwis o las cerezas, transformándose en uno de los mercados de mayor crecimiento para el sector. Con el recién inaugurado protocolo fitosanitario, se abre un enorme mercado que cuenta con hábitos de consumo y salud muy favorables para el consumo de frutas frescas, así también con los adecuados canales de comercialización y una producción local que facilita el desarrollo del consumo de ésta. Será especialmente importante la implementación de campañas promocionales que promuevan el consumo del arándano”, sostiene Ronald Bown, presidente de la Asoex.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *